Steve Jobs: rivales del iPod y iTunes fueron 'daño colateral'

En un deposición grabada en el juicio antimonopolio contra Apple, el fundador de Apple dijo que los contratos con las disqueras y los problemas de seguridad eran la mayor preocupación de la empresa.

"Éramos la única compañía grande involucrada en esto en ese momento, la que tenía la mayor cantidad de dinero", dijo el ex presidente ejecutivo de Apple en una depsición grabada, frente a la corte en un caso antimonopolio el viernes.Foto de Dibujo por Vicki Behringer

OAKLAND, California - En una corte de esta ciudad el viernes el rostro de Steve Jobs, quien murió en 2011, apareció en un monitor de video contestando preguntas cuando aún era presidente ejecutivo de Apple para determinar si la empresa infringió las leyes antimonopolio en los inicios de la industria de la música digital.

El video, que fue grabado seis meses antes de su muerte pero no había sido mostrado antes, es parte de los argumentos de los demandantes en el juicio contra Apple por una demanda colectiva. Presentado en 2005, el caso ha estado rebotando en las cortes hasta que comenzó este juicio el martes. Los demandantes dicen que Apple usó las actualizaciones a su software iTunes en 2006 y 2007 para afectar a tiendas de música rivales. Los demandantes exigen US$350 millones en daños para los más de 8 millones de clientes que compraron ciertos modelos de iPod entre septiembre de 2006 y marzo de 2009.

Debido a que Apple impidió que los archivos de las canciones digitales de las tiendas de música rivales pudiesen ser subidas a los iPods de los consumidores, mantuvo un monopolio sobre la música digital y atrapó a los consumidores dentro de su ecosistema de software y hardware, alegaron los demandantes. Eso obstaculizó la habilidad de los reproductores MP3 y de las tiendas de música rivales de poder competir y mantuvo los precios de los iPods artificialmente altos, dijeron los demandantes.

La respuesta de Jobs hace tres años es similar a lo que han repetido en la corte esta semana los ejecutivos de Apple: que Apple no bloqueó a su competencia ni dañó a los consumidores, pero que estaba protegiendo sus contratos con las disqueras y cerrando los huecos de seguridad.

"Teníamos contratos muy claros con las disqueras", dijo Jobs en la deposición. Esos contratos estipulaban que si las personas violaban el sistema de administración de derechos digitales FairPlay de Apple, una tecnología que detectaría las canciones de otras tiendas de música y le impediría a los usuarios subirlas a un iPod (...) eso sería una clara violación de las licencias que teníamos con las disqueras y ellas podrían dejar de pasarnos su música en cualquier momento".

A Jobs también se le preguntó sobre los esfuerzos de las tiendas rivales de música digital, como RealNetworks, una compañía que desarrollaba un software llamado Harmony que manipulaba la ingeniería detrás de Apple FairPlay para darle la habilidad a los usuarios de los iPods de poder subir música de RealNetwork a sus dispositivos. Con las actualizaciones de iTunes, Apple continuamente desactivó Harmony, una acción anticompetitiva, segú los demandantes declararon, porque afecta la experiencia del consumidor. Para ellos, este es un ejemplo de cómo Apple ejercía una posición monopolística en el mercado. ¿Qué respondió Jobs? Harmony estaba interfiriendo con el ecosistema del producto de Apple.

"Estábamos preocupados de que alguien como Real [Networks] prometiera a los clientes que tendrían compatibilidad, cuando en el futuro podrían no tenerla", dijo. "Eso no es algo que podíamos garantizar. Entonces, todas esas personas nos podrían demandar". RealNetworks no está incluida en la demanda y ninguno de sus ejecutivos aparecerá en la corte.

Jobs se refirió al detrimento del software de la competencia como "daño colateral", y en repetidas ocasiones dijo que las disqueras le pidieron cosas a Apple que se contradecían -- por un lado, le pidieron que abriera su sistema a la competencia para incrementar las ventas de música, mientras que por otra parte le solicitaron a Apple que continuara mejorando su tecnología DRM para evitar hackeos.

Según Jobs, había una gran posibilidad de que que un hackeo pusiera a Apple "en una situación de incumplimiento ante los contratos que tenemos con las empresas de música", dijo Jobs. "Teníamos mucho miedo de que eso ocurriera". En un email a su personal ejecutivo presentado en la corte, Jobs sugirió a Apple que se refiriera a RealNetworks como si fuera un hacker. Apple estaba redactando un comunicado de prensa en ese momento sobre el servicio Harmony de RealNetworks, el cual prometía tener compatibilidad con el iPod. Los demandantes alegan que las actualizaciones de iTunes, específicamente las 7.0 y 7.4, fueron diseñadas intencionalmente para perjudicar a empresas como RealNetworks.

El comportamiento y las respuestas de Jobs en el video dan la impresión que Apple no veía a ninguna compañía como una amenaza legítima y el propio Jobs no parece haber tomado con mucha seriedad el caso antimonopolio relacionado al iPod.

"Éramos la única compañía grande en estar involucrada en esta clase de cosas, la única con el dinero suficiente", dijo Jobs. Ese comentario puede ser usado contra Apple, cuyos testigos hasta el momento han argumentado que Apple no buscaba aplastar a la competencia, no tenía un monopolio en la industria musical y en ese momento se enfrentaban a la competencia de los llamados "iPod killers" -- primordialmente Microsoft y su plataforma Zune --en el mercado de los reproductores MP3.

"Ese es un clásico problema con los casos antimonopolio: definir el mercado", dijo David Olson, un profesor asistente en la Boston College Law School y experto en casos antimonopolio. "Apple no era percibida en esos momentos tan dominante como lo era Microsoft a finales de los 90, que tenía un 90 por ciento del mercado de computadoras personales y estaba en camino a tener el 100 por ciento".

En muchas ocasiones dentro de su testimonio, Jobs respondió a las preguntas diciendo que no se acordaba o que no sabía. El abogado principal de los demandantes, Bonny Sweeny, le preguntó a Jobs al inicio de su deposición aún se acordaba de RealNetworks, a lo que Jobs respondió: "¿Todavía existen?".