CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cómo 'Star Wars' tuvo éxito al romper las reglas de Hollywood

George Lucas desafió muchas de las convenciones que existen al escribir la trama de una película. Un experto en guiones explica por qué la saga 'Star Wars' tuvo tanto éxito.

Krause, Johansen, Lucasfilm

En 1973, el cineasta George Lucas se sentó a escribir el guión que lo volvería famoso. El título fue The Star Wars y contaba la historia del heroico Luke Starkiller en el siglo 33 con su espada láser.

Sí, no es exactamente lo que terminó apareciendo en pantalla.

Retitulada simplemente Star Wars, el guión final de Lucas seguía teniendo problemas. Una de las estrellas de la película, Harrison Ford, le dijo a Lucas una frase que luego se hizo famosa: "¡George, tú podrás escribir esta mierda, pero de seguro nadie es capaz de pronunciarla!" Pero lo más significativo es que el guión rompió varios de los mandatos clásicos de la escritura cinematográfica.

No obstante, Lucas fue nominado al premio Oscar de 1978 a mejor guión original, compitiendo contra dramaturgos como Neil Simon y el eventual ganador de ese año, Woody Allen. Lo más importante: la historia de Lucas introdujo a algunos de los personajes más perdurables de la historia del cine. Pero ¿cómo logró Star Wars derribar estas convenciones y salirse con la suya?

"Star Wars rompe más reglas que las que acata", explicó Carson Reeves, consultor de guiones y fundador de la página Web de escritura cinematográfica Scriptshadow.

Por ejemplo, "Star Wars introduce a su personaje principal, Luke Skywalker, cuando han trascurrido 15 minutos de la película", apunta Reeves. Esto derriba el precepto de que debes introducir temprano al personaje principal para que las audiencias puedan identificarse con la persona que van a seguir por las próximas dos horas.

"Fue un gran riesgo", reconoce Reeves.

Curiosamente, el primer borrador introducía a Skywalker al inicio. Pero el cineasta decidió cambiar el orden para brindarle a la audiencia un panorama más completo del universo en el que se desarrolla la historia.

"Decidieron que seguir a un muchacho aburrido por el desierto durante los primeros 10 minutos de una épica espacial llena de acción fijaría un tono incorrecto, de allí que la película empieza con el abordaje a la fuerza de una nave", explica Reeves. "Creo que tomaron la decisión correcta".

George Lucas (segundo desde la izquierda) con las estrellas Mark Hamill, Carrie Fisher y Harrison Ford en el set de The Empire Strikes Back.

Lucasfilm

La aventura de Luke Skywalker reproduce elementos del llamado Viaje del héroe, una estructura narrativa arquetipal identificada por el escritor Joseph Campbell como la base de muchos mitos y relatos. Los héroes míticos parten en una búsqueda, encontrando obstáculos en el camino.

La búsqueda se encuentra en el corazón del viaje del héroe arquetípico. Esto conduce a otra máxima de la escritura de guiones en Hollywood: el personaje principal debe anhelar intensamente algo, y todo en la historia debe ser impulsado por la búsqueda activa de ese deseo. Indiana Jones quiere encontrar el Arca perdida. Rocky quiere ganar el título de campeón de boxeo. Marty McFly quiere regresar al futuro.

Star Wars doblega la regla que obliga al protagonista a tener un único objetivo. Al principio, Luke quiere irse de Tatooine. R2-D2 desea entregarle un mensaje a Obi-Wan Kenobi. Han quiere ganarse un dinerillo. Y entonces sus objetivos cambian: todos quieren rescatar a la Princesa Leia. A medida que el filme avanza, sus metas crecen en tamaño y conducen al objetivo final de destruir a la Estrella de la Muerte.

"Star Wars se asegura de que todos los personajes quieran algo desesperadamente, lo que es una de las razones por las que todos los caracteres son tan memorables", dijo Reeves.

Mientras tanto, Darth Vader desea recapturar los planos de la Estrella de la Muerte, persiguiendo sin pausa a nuestros héroes. Reeves resalta la importancia de este sentido de urgencia en la trama.

"El mayor éxito del guión -- expresa Reeves -- es que cada escena hace avanzar la historia hacia adelante. No hay una película que lo haga mejor. Incluso las escenas lentas, como aquella en la que Luke y Obi-Wan hablan sobre el padre de Luke, introducen elementos esenciales como el mensaje de Leia. Nunca se pierde el tiempo".

La secuela de 1980, The Empire Strikes Back, rompe las reglas más todavía con su estructura poco convencional. Escrita por Leigh Brackett y Lawrence Kasdan sobre una historia original de Lucas, envía a los personajes principales en aventuras separadas y sin un objetivo central claro. "Esta película no debió haber funcionado", reconoce Reeves.

Sin embargo, es altamente valorada por los fanáticos, muchos de los cuales la consideran la mejor de la saga y fue nominada a mejor guión adaptado por la Writers Guild of America.

"Lo que sostiene el guión es Vader", sugiere Reeves. "Vader siempre está tras la pista, siempre está a punto de atrapar a alguien, como en el filme original. Así que pese a que tenemos esta estructura singular, los guionistas se dan el lujo de apelar a Vader, quien desesperadamente intentan encontrar a Luke. He visto películas que intentan hacer lo que Empire logra sin ese objetivo unificador sobre el que apoyarse, y resultan ser un desastre".

El elemento de la persecución otorga a ambas películas su urgencia y momento, algo que Reeves cree que brilla por su ausencia en el resto de la saga. "Las precuelas son los blockbusters menos urgentes de la historia", afirma. "Todos tienen tiempo para relajarse y hablar sobre la arena".

Avancemos ahora a 2015, año en que se estrenó The Force Awakens. El director y productor J.J. Abrams reclutó al guionista de The Empire Strikes Back, Lawrence Kasdan, para que escribiera el argumento del nuevo filme, con la misión de evocar el espíritu de las dos primeras películas.

"Una de las razones por las que la audiencia disfrutó The Force Awakens es que J.J. Abrams rescató el elemento de persecución urgente", explica Reeves. "Podrás argumentar que él copió la estructura de la Star Wars original, pero también podrías afirmar que esa es la razón por la que la película recaudó US$1,000 millones: porque J.J. reconoció que las películas de Star Wars giran en torno de una persecución".

Con nuevas películas como The Last Jedi y spin-offs como Rogue One devolviendo la saga al favor de los fanáticos, hay varias lecciones que pueden aprenderse de estas historias. Por ejemplo, una habilidad importante al escribir guiones consiste en equilibrar el tono o estado anímico de la historia.

Return of the Jedi, por ejemplo, se esfuerza por encontrar un balance entre la comedia de los Ewoks con el serio drama de la lucha entre Luke y Vader. Reeves siente que el primer spin-off, Rogue One, también tiene un problema con el tono.

"Rogue One aprendió una dura lección de escritura guionística", asegura Reeves. "Una película de Star Wars requiere un faro de luz, un personaje al estilo Luke Skywalker. Cuando todos son manipuladores o criminales, se proyecta una larga sombra sobre la historia, dejando cierta pesadumbre en el espectador. Eso no es lo que se supone que sea una película de Star Wars".


¿Quieres seguir toda nuestra cobertura de cine, televisión y entretenimiento? Dale "Me Gusta" a nuestra página especial en Facebook.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO