CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cómo hacer tu declaración de impuestos 2020 por Internet El mejor software para la declaración de impuestos Eternals Fraude por intercambio de SIM Sex Education temporada 2 Dispositivos que quieren leer tu mente

Star Wars: Así evolucionaron los efectos especiales en 20 años

La saga Star Wars fue pionera en hacer de los efectos especiales una razón para que los fanáticos asistieran en masa a los cines. En esta nota revisamos cómo se han usado en los últimos 20 años.

Si tuviéramos que ponerle una escena a la evolución de los los efectos especiales en Star Wars, la elegida sería una protagonizada por Yoda. El pequeño filósofo pasó de repartir frases motivacionales en 1980 a competir cuerpo a cuerpo contra el Lado Oscuro en 2002 gracias al avance de la tecnología digital. 

Y obviamente, Yoda no es el único que evolucionó. Desde 1977, cuando se usaron maquetas a escala, al presente, los guionistas se han vuelto más ambiciosos, planteándole nuevos retos a los equipos creativos de efectos especiales. Algunos de esos retos se resolvieron de manera satisfactoria y otros no tanto. 

En esta nota nos concentraremos en algunos hitos que sucedieron desde The Phantom Menace (1999) hasta The Last Jedi (2017) y que dejan en evidencia cómo el avance de los recursos digitales ha influenciado directamente en el desarrollo de historia que empezó hace años en una galaxia muy, muy lejana.

De las marionetas al CGI

En las primeras películas de la saga, Yoda era una marioneta manejada con la mano. Aunque fue creada por Stuart Freeborn, era Frank Oz quien la maniobraba y le daba la voz.

Oz, que se convirtió en la mano derecha del maestro titiritero Jim Henson en shows como Sesame Street The Muppets, podía manipular a Yoda gracias a la construcción de escenarios con al menos un metro de altura, que le permitían esconderse durante las grabaciones. Pero todo cambió a partir de 1999. 

Giphy.com

George Lucas decidió lanzar otra trilogía, apostando por la tecnología CGI (Computer-generated imagery). Tal apuesta convirtió a Yoda en un maestro Jedi que repartía sablazos en Attack of the Clones y Revenge of the Sith. Puede que los brincos de gimnasta nos resultaran extraños a los fanáticos de la primera trilogía, pero en general el personaje ganó realismo en sus expresiones faciales. Lo podemos comprobar en el siguiente video de YouTube, publicado por un fanático, en el que se comparan escenas de la versión marioneta y la digitalizada.

No se trata solo de un capricho técnico. En una entrevista con el portal IGN, Oz afirmó que para una sola línea de Yoda en Star Wars, se necesitaban tres personas trabajando con la marioneta y al menos media hora de grabación. Por lo tanto, para aligerar los costos y el tiempo frente a la pantalla de todo el grupo actoral, la mejor solución fue echar mano del CGI.

Jabba The Hut, el famoso alienígena que tiene a la princesa Leia como esclava, es igualmente un gran ejemplo de cómo la tecnología puede errar o acertar. Apareció por primera vez digitalizado en la edición especial de A New Hope, lanzada al mercado en 1997, donde lucía un poco extraño, aunque mejoró su aspecto en la primera película de la precuela, The Phantom Menace, estrenada en 1999, porque estaba pensado así desde un principio.

En Rogue One (2016), el famoso C-3P0 continuó con la tendencia y fue generado por computadora. En este caso, hay una razón muy especial. El traje que se enfundaba el actor Anthony Daniels le impedía realizar algunas acciones sencillas previstas en el guión, como correr detrás de otros personajes. Por lo tanto se eliminaron muchas escenas pautadas, Así lo contó el equipo de guionistas en una reunión para hablar del desarrollo de los efectos especiales. 

Escenarios generados por computadora

Hay consenso sobre que a George Lucas se le pasó la mano cuando exprimió los efectos de digitalización en las precuelas entre 1999 y 2005. Aún hoy es objeto de bromas el torpe comandante de los Gungan, Jar Jar Binks. Pero este personaje, de orejas largas y lengua trabada, fue el primero creado completamente con CGI para The Phantom Menace, después de él llegó el Gollum, personaje central en la trilogía de The Lord of the Rings.

Giphy.com

En A New Hope (1977), nos maravillamos con el planeta Tatooine, la tierra natal de Luke Skywalker. El secreto para que luciera tan real tenía que ver precisamente con el hecho de que se traba de una locación existente, ubicada en Túnez. Sin embargo, la fiebre por lo digital llevó a Lucas a tomar un camino diferente cuando creó Naboo, la tierra de Binks. Este planeta aparece en los episodios I, II y III. El resultado, lamentablemente no fue óptimo. 

En This Nerd, un canal de YouTube, se aprecian las diferencias entre trabajar con escenarios reales, que pueden ser retocados digitalmente y la composición gráfica de planetas completamente digitales. 

Los actores 2.0

El spin-off Rogue One fue reconocido por la Academia Cinematográfica al recibir dos nominaciones: Mejor Sonido y Mejores Efectos Visuales. Esos efectos incluían la recreación de dos personajes clave en la historia de la película y la franquicia: la princesa Leia (Carrie Fisher) y el comandante de la Estrella de la Muerte, Moff Tarkin (Peter Cushing).

Fisher estaba viva, pero dio su aprobación para que su imagen fuera recreada para aparecer 15 segundos en la película. La actriz que la interpretó y sobre la que se trabajó digitalmente fue la noruega Ingvild Deila, mientras que Cushing había fallecido en 1994 y su papel fue interpretado por Guy Henry. Ambos actores fueron escaneados por la empresa que se encargara de los efectos especiales: Industrial Light and Magic.

"Fue muy extraño. Podría decir que era yo, pero definitivamente, a la vez no lo era. Es difícil describir ese sentimiento", declaró Deila a la revista MIT Technology Review

En el siguiente video de ABC podemos conocer el proceso complejo, que incluye hasta una prótesis para estudiar los rasgos de Cushing y el resultado:

Sin estos avances es posible que cada vez más actores sean rejuvenecidos digitalmente o que incluso se preparen películas con artistas fallecidos, como James Dean, para los próximos años.

El futuro: el equilibrio de la fuerza

J. J. Abrams dirigirá el episodio que veremos el 20 de diciembre,The Rise of Skywalker. Es un admirador confeso de Lucas, no obstante, en su trabajo ha demostrado que está más cerca de la primera trilogía que de la segunda, es decir, de la filmada entre 1977 y 1983. Por eso es probable que en la nueva entrega, mantenga esa tendencia.

Star Wars necesita precisamente eso: el equilibrio en el uso de escenarios y personajes reales, con imágenes generadas por CGI. Abrams presentó The Force Awakens en 201510 años después del estreno del último episodio de la segunda trilogía, Revenge of the Sith (2005) y 32 años después del final de la primera trilogía Return of the Jedi (1983). Su aporte fue centrar de nuevo la historia entre dos bandos claramente opuestos: la Fuerza, que representa Rey (Daisy Ridley) y el Lado Oscuro, represantado por Kylo Ren (Adam Driver). Los efectos especiales fueron un complemento y no opacaron el guión.

En el siguiente video se puede ver cómo algunos escenarios y coreografías fueron moldeados a través de retoques por CGI sobre maquetas y modelos reales. El equipo de Abrams también construyó partes del Halcón Milenario, como Lucas en su etapa más creativa. Una esperanza para quienes esperan más respeto por la saga y menos saltos de Yoda.