CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Los Oscar 2020: Predicciones y deseos El iPad cumple diez años Cómo revisar el estatus de tu reembolso de impuestos Tus dispositivos sexuales podrían espiarte Lo que trae Huawei para MWC 2020 Huawei EMUI 10 vs. Android 10

Star Wars: Así ha cambiado la franquicia bajo la mano de Disney

El universo de Star Wars está marcado por dos visiones: la de su creador, George Lucas y la de su nuevo dueño, Disney. ¿Ha cambiado la historia en ese proceso? Creemos que sí.

Con el estreno de The Rise of Skywalker, la franquicia de Star Wars llega a 12 películas (incluyendo la animada The Clone Wars). Varias generaciones han crecido con el eco de las espadas láser de fondo y el deseo de ver a la Fuerza imponerse sobre la Oscuridad. Pero después de tantas cintas, es un momento para detenerse a revisar la evolución de la saga.

La historia que se desarrolla en una galaxia muy, muy lejana comenzó en 1977 con la austera y creativa visión de George Lucas y continuó con el brazo comercial de Disney, cuando la empresa del ratoncito Mickey Mouse compró a la productora Lucasfilm en 2012 por US$4,000 millones.

¿Ha sido positiva esta transición? Depende de qué lado de la Fuerza te ubiques, porque en esta historia hay más grises que blancos y negros.

Bajo el protectorado de Lucas, reconocemos las primeras dos trilogías, que van de Star Wars (1977) a Revenge of the Sith (2005). "Las primeras seis películas respondían a la visión única de Lucas. Hubo otros guionistas (Lawrence Kasdan, Leigh Brackett)  y otros directores (Irvin Kershner, Richard Marquand), pero siempre Lucas tuvo el control. Con Disney la saga está bajo el control de un comité, que no tiene claro hacia dónde quiere dirigir la saga", analiza Gonzalo Jiménez, experto en cine y cultura pop de CNET en Español.

Jiménez establece como principal diferencia entre una productora y otra, la originalidad: "Lucas tomó las teorías de Joseph Campbell sobre los mitos y las referencias cinematográficas que lo apasionaban (los seriales de los años 30, la space opera, 'The Hidden Fortress' de Kurosawa, las dog fights o combates aéreos de la Segunda Guerra Mundial) y con ello construyó su historia de un joven Luke Skywalker enfrentado al Imperio galáctico. Disney tomó la nostalgia por ese concepto de Lucas y lo replicó".

Sin embargo, no todo fue luz con Lucas y oscuridad con Disney. El propio padre de la criatura tuvo muchos problemas cuando se entregó a los efectos digitales y recreó mundos y personajes, como el conocido y maltratado Jar Jar Binks, en la segunda trilogía que inicia con The Phantom Menace (1999) y finaliza con Revenge of the Sith (2005).

"Para mí hay una diferencia entre las que dirigió, produjo y supervisó George Lucas cuando todavía era un joven cineasta y no tenía tantos recursos y la tecnología no permitía los niveles de digitalización de hoy y luego las de Lucas al principio del siglo XXI, en las que se le fue la mano con los efectos y supongo que tenía mucha más libertad con el presupuesto. En ese sentido, Lucas es mejor cuando tiene que ser más creativo en lugar de abusar de efectos visuales", afirma Patricia Puentes, editora de contenidos de entretenimiento en CNET en Español y encargada de reseñas de películas y series de TV.

En la página web producciónaudiovisual.com se observa claramente cómo los presupuestos de cada cinta de Star Wars se fueron inflando, hasta llegar a montos de otra galaxia, como podemos ver a abajo.

grafico-star-wars
Producciónaudiovisual.com

"La gráfica nos hace analizar que la saga de Star Wars ha vivido 3 etapas bien distintas: La idea de George Lucas y bajos presupuestos amoldados a los presupuestos del cine en el final del siglo XX; el avance de la tecnología y el desarrollo de los efectos visuales obligan a Lucas Film tener que hacer un mayor desembolso económico y la escalofriante apuesta de Disney que no se queda tranquilo con comprar Lucas Film por US$4,000 millones de dólares, sino que, además, llega a duplicar y triplicar los presupuestos de producción de Star Wars I, II y III", se lee en el análisis del presupuesto de las producciones. 

Sin embargo, a Puentes, a pesar del incremento en el gasto, no le parece que Disney haya estropeado el legado de Lucas: "No me molesta ninguna, excepto Star Wars: Han Solo que me puso de los nervios, tanto como me pueda molestar Jar Jar Binks. Pero no ha acabado de haber ninguna que me gustara tanto como los episodios VI o V. Dicho esto, Rogue One es de las que no me importa volver a ver".

Efectos vs. historia

El problema de Star Wars como saga se relaciona con la necesidad de combinar dos aspectos clave: tecnología y trama. Es obvio que ser pioneros en el avance de los efectos especiales plantea un reto, debido a que la audiencia siempre va querer algo nuevo después de la primera experiencia. Por eso, Gabriel Sama, director de CNET en Español, resalta la importancia del contexto en el estreno de cada largometraje.

"Los tres grupos de trilogías están tan definidos por la época en que se hicieron como por quiénes tuvieron el control creativo. Las primeras tres (Episodios 4 a 6) son películas que sorprendieron a todo mundo por lo novedosas e inesperadas. Sobre todo, la primera (A New Hope) rebasó todas las expectativas e innovó y cambió la forma de hacer cine, en particular con los efectos especiales que se beneficiaron inmensamente por la manualidad y el detalle físico en las maquetas. Aunque las actuaciones en esas tres primeras cintas no son grandiosas, los directores y Lucas lograron crear personajes prototípicos que trascendieron en el tiempo", explica Sama.

Sama pone el foco sobre la poca trascendencia de algunos personajes que entraron y salieron de la franquicia, a pesar de ser interpretados por actores consagrados, como Mace Windu (Samuel L. Jackson) o Qui-Gon Jinn (Liam Neeson): "El mayor problema en la segunda trilogía del inicio del siglo es que no funcionan en dos aspectos muy importantes en que las primeras se destacaron: la actuación y los efectos especiales. Se ha escrito mucho de Jar Jar Binks, pero pocos de los actores y personajes logran el impacto esperado, con la excepción de Obi Wan Kenobi (Ewan McGregor) y Darth Maul (Ray Park)".

Es probable que la obsesión por de la novedad, los efectos por CGI, fueran el árbol que le impidió a Lucas ver el bosque completo. "Lucas decidió aprovechar todos los efectos digitales disponibles, los cuales entorpecieron la narrativa y ocultaron una de las mayores cualidades de la franquicia: la sensación de veracidad y realidad que ofrece la estética del futuro usado y oxidado que inventó Lucas en las primeras. Empero, Lucas trató de innovar e inventar elementos nuevos en las precuelas, con un éxito mixto", acota Sama.

"Disney, por su parte, intentó olvidar esa segunda trilogía y volver a la esencia de las primeras. Sin embargo, aunque funcionan en muchos aspectos y logran conmover con la presencia de nuevos y viejos personajes como Rey (Daisy Ridley), Poe Dameron (Oscar Isaac), Leia (Carrie Fisher) y Han Solo (Harrison Ford), muchos fans se sintieron decepcionados de no ver mayores novedades, aunque reconocen el respeto por la tradición, concluye Sama.

Pareciera, a la luz de los estrenos, que la gran diferencia entre la visión de Lucas y Disney, es el tiempo que se tomaron para desarrollar cada historia. Obligatoriamente eso no significa que una apuesta u otra sea mejor, pero sí deja en en el ambiente una obvia necesidad de sacarle mayor provecho a la compra del universo Star Wars. "Lucas hizo la primera trilogía en seis años. Luego hizo las precuelas en seis años. Hay 20 años de diferencia entre ambas. Disney quiso aplicar el modelo del Universo Cinematográfico Marvel sacando una película de Star Wars cada año. Eso saturó al mercado", apunta al respecto Jiménez.

Bloomberg Business aseveró que Robert Iger, presidente ejecutivo de Disney, revisó las primeras seis películas para conocer cuán explotable era el mundo de Star Wars. A eso se le añade que, según Pablo Hidalgo, creativo-ejecutivo de Lucasfilm, existe una base de datos con 17,000 personajes de la saga, los planetas en los que aparecen y 20,000 años de historia de todo ese universo, a la que llaman el Holocrón. ¿Pueden coexistir estas dos versiones? Lucas dijo en 2015 que sentía como si hubiera "vendido a esclavistas blancos" a sus hijos (las películas). Pues ya existe un nombre para dirigir y una fecha para la nueva película de la saga: Jon Favreau y 2022. El éxito de The Mandalorian en el servicio de streaming de Disney abrió el camino, lo cual demuestra cómo se está exprimiendo hasta el último centavo de lo que Disney invirtió en la franquicia.

Reproduciendo: Mira esto: Visita con nosotros Galaxy's Edge, la expansión de Star...
4:01