Sprint deberá pagar multa de US$1.2 millones por fallos en las llamadas al 911

La Comisión Federal de Comunicaciones encontró que la operadora manejó mal las llamadas de emergencia y sometió información incorrecta de llamadas por personas con incapacidades.

Mike Blake/Reuters/Corbis

Durante seis meses la telefónica Sprint falló en la administración del servicio de llamadas de emergencia perjudicando en particular a los consumidores con incapacidades, declaró el viernes la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés).

Como consecuencia, la FCC multó a Sprint un total de US$1.175 millones tras la admisión por la operadora de su culpabilidad en cómo aceptaba y administraba las llamadas al 911, por su fallo al detectar el problema y por no avisarle a la FCC acerca del asunto.

La FCC encontró que Sprint no ofreció el servicio de emergencias entre el 28 de marzo de 2014 y el 18 de septiembre de 2014, y que los afectados fueron personas con problemas auditivos y que se comunican con el servicio de 911 usando una pantalla con subtítulos electrónicos. Además, la FCC halló que Sprint obtuvo reembolsos inapropiados durante este periodo porque no estaba proveyendo el servicio requerido por ley.

Entre los fallos de Sprint estaba que la operadora no le dio prioridad a las llamadas al 911 en su red y, en cambio, dejaba entrar llamadas que no eran de emergencia.

Además de la multa y como parte de la penalización de Sprint, la FCC ahora le requiere crear un puesto para un funcionario especial en cumplimento que desarrolle un plan para que la operadora pueda seguir. Dicho plan aseguraría que Sprint siga las normas de la FCC relacionadas a las llamadas de emergencia.

Nota del editor: CNET en Español contactó a Sprint para solicitar un comentario. Actualizaremos esta noticia cuando tengamos una respuesta.

Close
Drag