Sprint aumenta base de clientes, pero a un costo importante

La operadora perdió US$2,380 millones en el tercer trimestre, en gran parte debido a cargos relacionados con el cableado y su marca.

La misión de Sprint de recortar la factura de sus clientes a la mitad ha resultado en el doble de pérdidas para la operadora.

El presidente ejecutivo, Marcelo Claure, le ha inyectado nueva vida a la operadora. Sprint

La tercera mayor operadora de telefonía móvil del país, que ha sufrido a través de varios trimestres la deserción de clientes, finalmente volvió a crecer, añadiendo cerca de 900,000 clientes. Más notablemente, añadió 30,000 suscriptores al servicio núcleo de Sprint, que ha luchado en particular debido a la percepción de que su red va a la zaga de sus competidores.

La compañía con sede en Overland Park, Kansas lanzó una serie de agresivas promociones en los últimos meses, incluyendo una oferta para duplicar la cantidad de datos que ofrecen sus competidores. La oferta principal de Sprint fue "reducir tu factura por la mitad", que se comprometió a reducir significativamente las facturas de los clientes con teléfonos inteligentes si se cambiaban desde AT&T o Verizon. El programa se vio reforzado por una campaña publicitaria ofreciendo a los clientes una espada, motosierra o algún otro instrumento afilado para acabar con su vieja factura de AT&T o Verizon.

La nueva actitud de Sprint es cortesía del presidente ejecutivo Marcelo Claure, un ejecutivo de origen boliviano que se unió a la compañía en agosto con la misión de impulsar el potencial de la empresa. El resultado: mejores descuentos y más datos disponibles para los consumidores, y el posicionamiento de la propia Sprint como un proveedor de servicios inalámbricos viable. Para las operadoras, esto ha significado un periodo de intensificación de la competencia, y tanto AT&T como Verizon han reportado pérdidas de clientes.

"Estamos progresando en todos los frentes", dijo Claure durante una llamada con inversionistas el jueves.

Los cargos relacionados con sus activos de cableado y otros relacionados con la marca Sprint pasaron factura a los resultados de la compañía.

Durante el tercer trimestre de 2014, la compañía registró una pérdida de US$2,380 millones, o 60 centavos por acción, frente a una pérdida de US$1,040 millones, o 26 centavos por acción.

Los ingresos cayeron un 1.8 por ciento a US$8,970 millones.

Los analistas, en promedio, habían pronosticado una pérdida de 24 centavos por acción e ingresos de US$8,680 millones, según Thomson Reuters.

Si bien Sprint ha logrado invertir su trayectoria, tiene un largo camino por recorrer para ponerse al día con T-Mobile en términos de crecimiento. T-Mobile, dijo el mes pasado que añadió 2.1 millones de clientes en el periodo.

Sin embargo, el crecimiento de clientes de Sprint fue lo suficientemente fuerte como para mantener a T-Mobile en su posición como el operador de telefonía móvil número 4 del país. El presidente ejecutivo de T-Mobile, John Legere, había dicho que esperaba que su compañía superara a Sprint a finales de año.

La rivalidad entre Sprint y T-Mobile se ha intensificado en las últimas semanas. A fines del mes pasado, Sprint lanzó un crédito de un teléfono inteligente de US$200 garantizado a cualquier cliente de T-Mobile dispuesto a cambiarse. Claure y Legere hace unos días se "pelearon" públicamente en Twitter con un intercambio de tuits durante el Super Bowl.

También en Twitter, la cuenta en español de Sprint, @SprintLatino, gusta de presumir de quitarle clientes a Verizon y T-Mobile, como con este tuit lanzado esta misma semana.

Sprint añadió 892,000 nuevos clientes netos en el período, con un crecimiento en la plataforma de Sprint, que incluye sus negocios de prepago y mayorista, compensado por las pérdidas en su servicio de Nextel, que ha sido desmantelado. Una gran parte de su crecimiento se produjo en el área de prepago, donde Sprint vende el servicio a través de las marcas Virgin Mobile y Boost Mobile, y en el comercio mayorista, donde revende el servicio a empresas como Republic Wireless.

Al igual que AT&T y Verizon, el volumen de negocios sigue siendo un problema para Sprint. La tasa de cancelaciones de clientes en el área de postpago al por menor, o clientes que pagan su factura al final del mes, subió a un 2.33 por ciento, frente al 2.15 por ciento. Su tasa de rotación de clientes en el área de prepago también aumentó.

Con la colaboración de Laura Martínez.

Close
Drag