Spotify responde a Taylor Swift y manda mensaje a la industria

Daniel Ek, presidente de Spotify, aclara en un comunicado que su compañía busca el beneficio de los artistas, y como prueba revela que Taylor Swift ganó en un año US$6 millones por el servicio.

Close
Drag


Daniel Ek, director ejecutivo de Spotify, publicó un segundo comunicado en el marco del pleito que tiene su servicio con la cantante Taylor Swift. La publicación, -- con un mensaje más serio que el anterior -- se titula US$2,000 millones y contando, y Ek hace énfasis en varios temas, aunque principalmente deja claro algo: Spotify no está en contra de los artistas y que estos reciban ganancias por sus creaciones, sino todo lo contrario.

Ek escribió:

Taylor Swift tiene toda la razón: la música es arte, el arte tiene un valor verdadero y los artistas merecen obtener un pago por ello. Comenzamos Spotify porque amamos la música y la piratería la estaba matando. Y todo lo que se dice últimamente de que Spotify está ganando dinero a costa de los artistas, me molesta bastante. Nuestra razón de existir es para ayudar a los fans a encontrar la música y ayudar a los artistas a conectar con sus fans a través de una plataforma que los protege de la piratería y les paga por su excelente trabajo.
El catálogo de Spotify ya no cuenta con la música de Taylor Swift Spotify

El título de la publicación, US$2,000 millones y contando, fue elegido porque, según Ek, eso es lo que aporta Spotify a la industria musical.

Según Ek, Spotify ha dado a los artistas que colocan su catálogo en el servicio, más de US$2,000 millones en pagos desde que el servicio comenzó en 2008. Asimismo, la piratería no ha aportado nada a los artistas. "La piratería no paga ni un centavo a los artistas. Nada de nada, cero", comenta Ek.


Por otra parte, y quizá el punto más importante en el comunicado de Ek, hace énfasis en lo que pueden llegar a ganar los artistas que tienen su música en Spotify. Un ejemplo es la propia Taylor Swift. Con base en las reproducciones registradas hasta el momento en el que Swift retiró su música, la cantante estaba en camino de ganar US$6 millones en 2014, e incluso pudo duplicar esa cifra en 2015.

Sin embargo, Taylor Swift demostró que no necesita de Spotify o algún servicio similar para generar ingresos. Su nuevo álbum 1989 logró vender 1.2 millones de copias físicas durante la primer semana de ventas en Estados Unidos -- desde 2002, ningún álbum había podido vender más de un millón de copias físicas.

Pero los casos de este tipo son aislados. Como dice Ek en su comunicado, los hábitos de la gente para escuchar música han cambiado, y no van a volver a ser como eran antes. La evidencia está ahí, al ver que la mayoría de los músicos ya no pueden vender millones de copias de sus álbumes físicos como lo hacían antes.


Y no sólo la música física está cambiando por servicios como Spotify. También la venta de música digital se ve afectada. Según The Wall Street Journal,algunos artistas reciben mayores regalías por Spotify que por la venta de su música en iTunes.

Para finalizar, Ek quiso dejar claro que los intereses de Spotify están alineados con los de los artistas: "Nuestro negocio es maximizar el valor de la música de los artistas. No utilizamos la música para aumentar ventas de hardware o software. Usamos la música para que los usuarios paguen por la música. Entre más crecemos, más pagaremos al artista".