CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Spider-Man: Far from Home: hormonas, acción, monumentos europeos y humor a partes iguales

[Reseña] Tom Holland repite como héroe arácnido y reparte carisma y telarañas por medio Europa mientras trata de ser un chico normal y pasar tiempo con la chica que le gusta. Mientras Jake Gyllenhaal demuestra nuevamente su mucho rango interpretativo.

Tom Holland (Finalized)

Tom Holland en Spider-Man: Far from Home.

Jay Maidment/Columbia Pictures

Si hay un tema entretejido entre las telarañas de Spider-Man: Far from Home es que las apariencias engañan. También que a veces te dan la oportunidad de hacer algo y en realidad a ti lo que te apetece es otra cosa completamente distinta. Y sí, claro, que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

La película que cierra la fase 3 del Universo cinematográfico de Marvel (MCU, por sus siglas en inglés) ata algunos cabos sueltos sobre las consecuencias de vivir en un mundo que todavía trata de recuperarse por el chasquido de dedos de Thanos y lo sucedido al final de Avengers: Endgame. Pero básicamente Spider-Man: Lejos de casa se centra en su protagonista Peter Parker (Tom Holland) y sus muchos dilemas personales cuando trata de tener una vida privada a la vez que honra la responsabilidad que conllevan sus poderes.

Después de pasearnos por las ruinas de Ixtenco, en México, sacudido por un supuesto ciclón que Nick Fury (Samuel L. Jackson) sabe que no es tal cosa, la película arranca a ritmo de "I Will Always Love You" versión Whitney Houston con los créditos de Marvel seguidos por unas letras (¡en Comic Sans!) donde pone "in memoriam". De ahí pasamos a unas fotos de Tony Stark, Capitán América, Black Widow y Vision. Pronto nos damos cuenta de que lo que estamos viendo es un video producido por los alumnos de la escuela Midtown Technical High School, a la que acude Peter, y donde nos explicarán de una forma ciertamente cómica (a la vez que solemne) cómo están las cosas unos meses después de que media humanidad resucitara. Oh, y se refieren a la desaparición de media humanidad por culpa de Thanos como "the blip" (la irregularidad).

spider-man-far-from-home-mcu-mysterio-20

Peter (Tom Holland) y MJ (Zendaya) en Spider-Man: Far from Home.

Jay Maidment/Columbia Pictures

Peter lo único que quiere es irse ya de vacaciones. Necesita tomarse un respiro de sus muchas responsabilidades como superhéroe. Y, como el buen adolescente que es (no sé hasta qué punto es convincente esto de Holland como chaval de 16 años, pero bueno) quiere aprovechar el viaje a Europa con sus compañeros de clase para tratar de decirle a MJ (Zendaya) lo mucho que le gusta; ver unas películas juntos en el avión de camino a Venecia; y hacerle el regalo perfecto en la torre Eiffel. Ned (Jacob Batalon), el mejor amigo de Peter, no lo ve nada claro. Cree que ambos deberían tratar de ligar mucho en Europa. Su argumento es que a los europeos les encantan los estadounidenses y la mitad de los europeos son mujeres. Por suerte, pronto cambiará de opinión.

Pero el deber reclama y Happy Hogan (Jon Favreau), después de flirtear patosamente con la tía May (Marisa Tomei con una peluca innecesaria), le traerá a Peter noticias de Fury, que quiere ponerse en contacto con él. A pesar de que Happy le diga a Peter que no se puede enviar a Fury al buzón de voz, ni se puede pasar de él, el adolescente no hace ni caso. Y es que a veces, hace falta tomarse las cosas con calma y dejar el trabajo a un lado. ¿No?

Bueno, tal vez no. Sobre todo cuando tu trabajo puede acabar consistiendo en salvar el mundo y no hay disponible literalmente ni un solo Avenger (Thor está perdido en el espacio, Dr. Strange no está disponible y a Captain Marvel mejor ni nombrarla porque tiene cosas más importantes que la mantienen muy ocupada). Así que aunque Peter insista que él solo es un adolescente de Queens (con necesidades de adolescente) el deber llama.

Reproduciendo: Mira esto: Avengers: Endgame: Las claves de 3 horas de película...
8:54

Fury no aceptará su no como respuesta y secuestra encubiertamente el viaje de su clase para asegurarse de contar con los servicios de Spider-Man. El hombre araña (pero con traje negro de camuflaje) se enfrentará a unas criaturas llamadas Elementals a base de agua, tierra, aire y fuego. Por suerte no está solo. Cuenta con la ayuda de Quentin Beck (Jake Gyllenhaal), que acabará adoptando el nombre de Mysterio y que es de la Tierra, pero de una dimensión diferente (aunque los guiños a Spider-Man: Into the Spider-Verse terminan ahí). Y bueno, ya se sabe que cualquier lucha (o película o lo que sea) con Gyllenhaal es siempre mejor.

Por suerte entre tanto embrollo y urgencia por salvar el mundo hay muchos momentos para el humor. Spider-Man: Far from Home está plagada de bromas, en su mayoría graciosas. Fury y Peter tienen un duelo interesante por ver cuál le arranca más carcajadas al público. De normal me quedaría con el humor ácido del exjefe de S.H.I.E.L.D. pero la absoluta inocencia y juventud con la que Peter se enfrenta a la vida es casi contagiosa. Incluso cuando se confunde a AC/DC con Led Zeppelin. Holland está perfecto en un papel a partes iguales tierno, heroico, inseguro y divertido.

Tom Holland (Finalized);Jake Gyllenhaal (Finalized)

Jake Gyllenhaal y Tom Holland en Spider-Man: Far from Home.

Jay Maidment/Columbia Pictures

También hay momentos para el crecimiento personal de Peter y sus cuestionamientos vitales. El joven todavía no se ha repuesto por la pérdida de Tony Stark y encuentra un nuevo mentor en Beck. No lo culpamos por haberse dejado encandilar por su sonrisa perfecta y su voz melosa. ¿Quién podría resistirse?

Más allá de las historias personales, Far from Home te va a llevar de paseo por Venecia, Praga, Berlín, Londres, los rascacielos de Nueva York (no, no es buena idea saltar de un rascacielos al otro mientras envías mensajes de texto) y hasta un pueblito de nombre impronunciable en Holanda que no tenemos idea de cómo encuentra Happy Hogan.

La película también tiene sus problemas. Mysterio le queda pequeño a Gyllenhaal, que se nota que se lo pasa bien con el personaje pero podría haber hecho mucho más que simplemente lucir dientes, peinado, barba y mandíbula perfectos. Y bueno, meter tanta cosa en apenas dos horas de metraje hace que algunas tramas sean un poco precipitadas. Me hubiera gustado (y sospecho que a Peter también) verlo más en pantalla flirteando inseguramente con MJ.

Tom Holland (Finalized)

Spider-Man en su traje de camuflaje en Europa.

Jay Maidment/Columbia Pictures

Pero sí, básicamente puedes quedarte tranquilo. Marvel ha vuelto a hacerlo. El guión de Spider-Man: Lejos de casa es sólido. La historia funciona. Vas a reírte, vas a emocionarte y (si te van ese tipo de cosas) vas a poder disfrutar de escenas de lucha con monstruos grandilocuentes sin ningún tipo de pudor al destruir edificios centenarios.

Como con toda película de Marvel que se precie, no se te ocurra irte del cine hasta ver los títulos de crédito completos. Hay dos secuencias post-créditos que apuntan (tímidamente) hacia dónde irían las cosas en la fase 4 del MCU. Al menos una de ellas te hará reír. Solo diremos que no vemos a Nick Fury escuchando "A Message to You Rudy" de The Specials. ¿O tal vez sí? En todo caso, cuando hayas visto la película o si no te importan los spoilers, puedes leer nuestro artículo sobre las dos secuencias postcrédito en Spider-Man: Far from Home.

Spider-Man: Far from Home se estrena en Estados Unidos el 2 de julio. Spider-Man: Lejos de casa se estrena en México el 4 de julio y en España el 5 de julio.