Snapchat, la campeona de lo efímero, apuesta por el futuro

La creación de Evan Spiegel no es cualquier otra red social — es la nueva MTV para la generación de 'millennials'.

Oscar Gutiérrez/CNET
Evan Spiegel (left) and Bobby Murphy started Snapchat as Stanford classmates.

Evan Spiegel (izquierda) y Bobby Murphy iniciaron Snapchat cuando eran compañeros en la universidad de Stanford.

J. Emilio Flores/Getty Images

Cuando el canal de televisión de videos musicales MTV se lanzó el 1 de agosto de 1981, el mundo fue testigo de una video ahora clásico: un cohete está listo para despegar a medida que una voz del centro de control de la NASA realiza la cuenta regresiva. La voz se disipa, el cohete despega y luego vemos un astronauta enterrando el asta de un bandera que porta el logo de la televisora sobre la superficie lunar. "Damas y caballeros, rock and roll", dice una nueva voz.

Unos momentos después, el plano cambia para mostrar a un chico de pelo rizado sentado en una banca frente a una gran pantalla de televisor. "Atención, un nuevo concepto ha nacido", dice Mark Goodman, uno de los VJs del nuevo canal.

Fue un momento emblemático en la historia de la cultura joven.

¿Te acuerdas? Lo que es seguro es que tus hijos definitivamente no. Mucho ha cambiado en los pasados 35 años. En lugar de pantallas de televisión por cable, los adolescentes están dirigiendo su vista a pantallas más pequeñas que portan en sus bolsillos. Estamos sumergidos profundamente en la era de los medios sociales. Y, mientras que Facebook fue la responsable de hacer de esto un fenómeno global, es otra la empresa que ha incursionado en la arena para determinar lo que es cool -- tal y como lo hizo MTV hace tres décadas.

El nuevo rey de lo cool es Snapchat, el app móvil cofundado hace cinco años por un chico que no terminó la universidad llamado Evan Spiegel. Se trata de una red social para publicar fotos y videos que se autodestruyen después de un corto período de tiempo. Una vez se le tachó como app para hacer sexting, pero ahora, claramente, es algo más que eso.

Pero este app tampoco es para todo el mundo. El diseño confuso de la aplicación parece querer excluir a cualquiera que pretende poner en peligro su factor cool y de moda.

Pero, si inviertes el tiempo y la energía para entender el app, verás que es la mejor manera en el mundo de llegar a los adultos jóvenes. Mientras que 1,200 millones ingresan a Facebook todos los días, Snapchat es dueña y señora del grupo demográfico más deseado de los anunciantes. "En un día cualquiera, Snapchat llega al 41 por ciento de todas las personas entre las edades de 18 a 34 años en Estados Unidos", presume la empresa en su sitio Web. Y casi el 70 por ciento de los que tienen entre 18 y 34 años de edad en EE.UU. utilizan el app, de acuerdo con ComScore.

Snapchat, entonces, es esencialmente la MTV de esta generación.

"Puedes garantizar que estos chicos siempre están en el app a través de sus teléfonos", dice Grace Segundo, directora de mercadotecnia digital de Capitol Records quien utiliza Snapchat como una de las plataformas principales para promocionar a los artistas de la disquera. "Es como estar en la fiesta, en lugar de seleccionar lo que la gente ve de la fiesta".

La empresa, que ha cambiado su nombre a Snap, se rehusó a comentar sobre este artículo.

La opción de las celebridades

Los usuarios más asiduos del app son las celebridades, como Kim Kardashian, Lady Gaga y John Mayer. DJ Khaled, un productor de música y personalidad de la radio, se popularizó gracias a sus snaps públicos.

En julio, Kardashian publicó una grabación de una conversación que se llevó a cabo entre Taylor Swift y Kanye West en que la cantante de pop le daba el visto bueno al rapero respecto a la letra de una canción que decía "I feel like me and Taylor might still have sex" (Siento que Taylor y yo aún podemos tener sexo). Internet se volvió loco. Más tarde ese mes, el jugador de baloncesto del equipo Golden State Warriors Draymond Green se disculpó por publicar accidentalmente una foto de sus genitales (la cual borró rápidamente) en su cuenta de Snapchat.

"Abarca todo", dice Gary Vaynerchuk, un experto en mercadotecnia de redes sociales y autor. "Viven en esta plataforma".

Snap's Spectacles let you record 10-second videos for Snapchat.

Las gafas Spectacles te permiten grabar videos de 10 segundos que puedes publicar en Snapchat.

James Martin/CNET

Y esa clase de popularidad y factor cool puede valer miles de millones de dólares. En noviembre, se reportó que Snap solicitó confidencialmente una salida a la bolsa que valúa a la empresa en US$30,000 millones. Puede convertirse en uno de los mayores IPS en años.

Pero ¿cómo llegó hasta aquí?

Los orígenes

Snap puede ser una de las historias de éxito más poco probables de la última década.

Sus inicios son de lo menos humilde. La red social fue cofundada por Spiegel, un veinteañero alto y delgado proveniente de una familia rica; Bobby Murphy, el hijo de padres estadounidenses y filipinos; y Reggie Brown, su compañero de clases quien ha sido expulsado de la empresa y quien dice ser el cerebro que originó la idea de un app en el que las fotos desaparecen. Los tres eran miembros de la fraternidad Kappa Sigma en la universidad de Stanford.

En 2011, se lanzaron de lleno en el app. La empresa estableció su sede en la casa del padre de Spiegel ubicada en Pacific Palisades, cerca del barrio de Brentwood en el Sur de California. Spiegel era el presidente ejecutivo, Murphy, el director de tecnología, y Brown, director de mercadotecnia. Y como toda empresa gestada en Silicon Valley, la génesis de Snapchat no estuvo desprovista de drama. Eventualmente, Brown dice haber sido expulsado de la empresa, y en 2014 Snapchat resolvió una demanda con Brown.

La empresa, ahora con base cerca de Venice, California, captó la atención de Mark Zuckerberg, quien, según reportes, ofreció US$3,000 millones en efectivo para adquirir Snapchat. Spiegel rehusó la oferta en 2013. La industria de la tecnología interpretó esta movida como un acto genial, de arrogancia o de ambas cosas.

Spiegel and Murphy made Time magazine's 2014 list of the 100 Most Influential People.

Spiegel y Murphy están entre las 100 personas más influyentes de 2014 de la revista Time.

Gary Gershoff/Getty Images

Desde entonces, Snapchat se ha convertido en una especie de fuente de inspiración para Facebook. La empresa de Zuckerberg trató de copiarse con dos apps, Poke y Slingshot. Ambos apps han muerto. En agosto, Instagram (propiedad de Facebook) añadió Instagram Stories, un copia casi exacta de Snapchat Stories, en el que la gente puede unir fotos y videos que desaparecen después de 24 horas.

La copia más reciente y quizá más amenazadora es una nueva función de fotos con máscaras y filtros digitales que puedes encontrar con sólo deslizar hacia la derecha cuando abres el app móvil de Facebook. Está actualmente en fase de prueba en Irlanda. Puedes enviar fotos que se autodestruyen a individuos y grupos de amigos.

"En la mayoría de las redes sociales de hoy, un caja de texto es aún la manera predeterminada en la que compartimos", le dijo Zuckerberg a analistas financiaron en noviembre. "Creemos que pronto la cámara se convertirá en la manera principal en la que compartimos".

¿Te preguntas de dónde sacó esta idea? Cuando abres Snapchat, la primera pantalla que emerge es la de la cámara. Snapchat es literalmente un app de cámara con algunos filtros y herramientas para compartir.

Una evolución

Desde que se lanzó al público, Snapchat ha representado una incógnita para la industria de la tecnología. La historia de la gente que ha tratado de descifrar el acertijo que es Snapchat sigue esta narrativa:

2011: Es para hacer sexting, ¿cierto? ¿Por qué a los jóvenes les guata un app para fotos que desaparecen si no es para mandar fotos de desnudos?

2013: Hmmm, quizás sirva para más que eso. Pero no sé qué es. He abierto el app en mi teléfono, pero ¿dónde están todos los controles? ¡Es solamente una cámara!

2016: Michelle Obama la utiliza. Quizá este es el app del momento.

2017: Dinero, dinero, dinero.

El anti-Facebook

La genialidad de Snapchat se puede ver en la forma en que ha introducido una nueva era de redes sociales casuales -- es la antítesis de Facebook.

En un punto de la estratosférica subida de Facebook, las publicaciones en la pared se volvieron molestas. Ya sabes cuáles son: te levantaste, cociste huevos para desayunar, fuiste al gimnasio...

Preocupados por compartir demasiadas nimiedades, los usuarios se fueron al otro extremo. Facebook se convirtió entonces en el lugar en el que los usuarios publicaban los hechos destacables de su vida: una foto con el ángulo perfecto, las palmeras con el fondo del atardecer, la foto de tu bebé recién nacido, un enlace a un artículo de la revista de The New Yorker, porque quieres que todo el mundo sepa que lees The New Yorker.

Pero, resulta ser que existe un gran mercado (o audiencia) para los huevos de desayuno, de ir al gimnasio, de lo cotidiano de la vida. Puedes compartir nimiedades con una red de amigos sin tener que preocuparte cómo esto se ve junto a tus fotos de boda.

La gran innovación de Snapchat es que Spiegel y compañía se dieron cuenta de esto mucho antes que otros.

La función de timeline de Facebook literalmente como un museo de la vida de una persona, desde su nacimiento hasta su muerte. (A todos se nos recordó de esto en noviembre, incluyendo a Zuckerberg, cuando un fallo dijo que ciertos usuarios habían muerto).

Spiegel thinks Snapchat is about "instant expression and who you are right now."

Spiegel piensa que Snapchat se trata de la "expresión instantánea y de quién eres ahora".

Larry Busacca/Getty Images

Cuando Facebook presentó la función en 2011, el mismo año en que se fundó Snapchat, lo hizo con la vista puesta en su futuro y en su supervivencia.

Pero Spiegel apostó por lo contrario: lo efímero. Las historias que desaparecen son una función y no un fallo. No te encarabas con la perpetuidad con cada cosa que publicabas. La promesa que ofrecía Spiegel, entonces, es de una red social casual -- que no involucra el concepto de legado y, por ende, de ansiedad -- que te libera de una carga existencial.

"No se trata de acumular fotos que definan quién eres. Se trata de la expresión instantánea y de quién eres ahora mismo", dijo Spiegel en septiembre cuando Snap presentó un producto que impulsa la "expresión instantánea" en una nueva dirección.

El imperio se expande

¿Cómo tornar una historia audaz en algo aun más audaz? Deshacerte de la palabra "chat" en el nombre de tu empresa, dile al mundo que eres una empresa de cámaras y presenta un producto inesperado.

Ese producto inesperado se llama Spectacles: unas coloridas y extravagantes gafas de Sol con una cámara de video incorporada que graba clips de 10 segundos que puedes publicar directamente en Snapchat.

La empresa ha empezado a lanzar gradualmente las Spectacles en el mercado de una manera que sin duda da mucho de qué hablar. Aparte de una tienda instantánea en Manhattan, o un sitio Web como eBay, puedes adquirir estas gafas en una de las máquinas dispensadoras de Snap, llamadas Snapbots, que se aparecen sin previo aviso en distintos lugares. Rindiéndole tributo a la naturaleza efímera de la empresa, los Snapbots cierran y desaparecen al final del día.

En las primeras semanas de la emergencia de los Snapbots, un hombre en Australia intercambió una viaje de ida y vuelta a Oz por un par de Spectacles. Otro hombre alquiló un helicóptero para que lo transportara al fondo del Gran Cañón, donde se encontraba un Snapbot. Se compró cuatro pares de gafas y los vendió el próximo día para hacerse de US$1,100 en ganancias. Sí, la gente codicia estas gafas.

Si eres pesimista, considerarás que las Spectacles son una repetición de las Google Glass: unas gafas conectadas a Internet que terminaron siendo prohibidas en los cines, bares y restaurantes debido a asuntos de privacidad. Tampoco ayudó que las Glass costaban US$1,500. Si eres un optimista, las gafas de Snap que cuestan US$130 encuadran dentro de la categoría de productos tan locos que funcionan y encuentran el éxito.

Han pasado cosas más extrañas. Como un canal de música 24 horas que se convierte en la plataforma más influyente de una generación. O un como un app de sexting que conquista el mundo.

Close
Drag