Los teléfonos inteligentes ofrecen a los refugiados sirios una línea de ayuda

Empresas pequeñas y organizaciones sin fines de lucro ofrecen asistencia a la creciente ola de refugiados que abandonan la zona de guerra en que se ha convertido su país.

Ihab, un inmigrante sirio de 30 años, habla por teléfono con su mamá tan pronto llega a la isla griega de Lesbos.

Foto de Zohra Bensemra/Reuters/Corbis

La temporada turística ha llegado a su fin un año más en la isla griega de Lesbos. Pero mientras que las playas se han vaciado de turistas, permanecen cubiertas de envoltorios de celofán.

Para los refugiados sirios haciendo el arriesgado viaje de seis millas desde Turquía a través del agua, los envoltorios son la única forma de protección para su posesión más preciada: su teléfono inteligente. Una vez en la isla, que en el último año se ha convertido en un punto principal de entrada a Europa para los sirios que huyen de su país devastado por la guerra, los refugiados quitan el embalaje de protección improvisado de sus teléfonos y lo arrojan en la arena.

"Los refugiados en este caso no son los típicos refugiados pobres y oprimidos," dice Evert Bopp, cuya organización sin fines de lucro, Disaster Tech Lab, se encarga de crear puntos de acceso Wi-Fi en zonas de desastre. "Estas personas pertenecen, en general, de clase media".

La proliferación de smartphones es solo un aspecto más de una de las peores crisis de refugiados en la historia reciente, con más de 4 millones de ciudadanos huyendo de la guerra civil en Siria desde 2011. Los refugiados no están completamente indefensos o perdidos, pues su dispositivo móvil les sirve como una tabla de salvación a sus familias y organizaciones de apoyo.

42-76774584.jpg

Una refugiada siria desempaca su teléfono móvil, momentos después de llegar a Lesbos.

Foto de Alkis Konstantinidis/Reuters/Corbis

El hecho de que este grupo tenga acceso a tecnología móvil ha abierto muchas oportunidades para poder ayudarlos, ya sea al proveerles dispositivos para su comunicación o bien ofreciendo estrategias del tipo Airbnb para conseguirles casa en su recorrido. También logra que los refugiados sean un poquito más capaces de ayudarse a sí mismos.

"No solo llegan ya con algo de dinero en sus bolsillos, sino que la mayoría vienen cargando con un smartphone", dice Bopp.

La crisis ha cobrado aún más fuerza después de los ataques terroristas del 13 de noviembre en París. Los ataques de ISIS provocaron que Europa pusiera más trabas a los refugiados tratando de entrar en el continente europeo e incluso en EE.UU. bajo el estatus de refugiados. Y si bien los gobiernos están lidiando con el problema, cada vez más organizaciones sin fines de lucro y startups están llegando para ayudar.

Wi-Fi a la llegada

10410884101542193612446888613434260465738198n.jpg

Instalar Wi-Fi en la isla ha sido algo complejo.

Foto de Disaster Tech Lab

Disaster Tech Lab está lista para recibir a los refugiados tan pronto llegan a Lesbos, Grecia. La organización no les ofrece comida o cobijas, pero sí acceso a Internet.

El equipo de Bopp tuvo algunas dificultades al principio cuando fueron a Lesbos en septiembre para instalar redes Wi-Fi para dos campos de refugiados. Uno de esos campos, Kara Tepe, carecía de la infraestructura adecuada, incluyendo electricidad. El equipo tuvo que instalar postes de luz con paneles solares y usó conexiones simples de computadora a computadora para llevar señales de Internet al área rural. Se asoció con una universidad en Lesbos para construir un enlace de radio de larga distancia que se extiende del norte al sur de la isla.

El Internet sirve a los refugiados, trabajadores voluntarios y varias organizaciones no gubernamentales (NGOs) para que a su vez ayuden a los refugiados.

Tan pronto los refugiados se conectan al Wi-Fi, la página de inicio que se muestra es la de Crisis Info Hub, que es una colaboración entre Google y múltiples NGOs. El Hub les ofrece acceso a información crítica como horarios y precios del ferry. Eso requiere de un mantenimiento constante para informarlos sobre la cambiante situación de la isla.

42-79116836.jpg

Los migrantes cargan sus teléfono tan pronto llegan a la isla de Lesbos en Grecia.

Foto de Christian Minelli/Corbis

Ayuda de primera mano

No todos los refugiados tienen la suerte de llegar a Europa con un teléfono móvil.

Un nuevo proyecto Geecycle, busca cerrar la brecha de comunicaciones al ofrecerles teléfonos de segunda mano. Fue creado después de un hackatón en Londres organizado por Techfugees, un equipo de voluntarios en la industria de tecnología que se formó como reacción a la crisis de refugiados sirios.

Disaster Tech Lab también lleva teléfonos satelitales a las playas de Lesbos para que la gente que llega hasta ahí en barcazas puedan llamar a sus familiares. Algunos refugiados dejan las filas de ayuda médica solo para tener la oportunidad de alcanzar esos teléfonos.

dlk5540.jpg

Una organización ofrece a los refugiados teléfonos por satélite.

Foto de Doug Kuntz/Disaster Tech Lab

"El que esta gente pueda simplemente tomar un teléfono y llamar a su familia en casa y decir: 'Estoy bien, estoy en Grecia, estamos vivos', hace una gran diferencia", dice Bopp.

Proyectos similares a Geecycle existen para laptops y otro equipo, que permite acceso a un rango de iniciativas que ayuda a los refugiados a aprender a programar, recibir cursos de idiomas e incluso hacer negocios. El ayudar a los refugiados tiene tanto que ver con asegurarse de que reciban educación como ganar dinero para asistir a su supervivencia.

Nuevas soluciones

No es sólo en el punto de llegada donde se necesita ayuda. Grupos como Techfugees han surgido para fomentar nuevas formas de ayudar a los refugiados que viajan más lejos en Europa.

Una serie de iniciativas tipo Airbnb han surgido también, permitiendo a la gente con habitaciones libres ofrecer refugio temporal a los refugiados en el camino. "Para los refugiados y para cualquier persona en necesidad de refugio, es realmente difícil forjar una conexión directa entre ellos y aquellos que podrían ser capaces de ofrecerles un sitio donde quedarse", dice Sholi Loewenthal, fundador de uno de esos proyectos en MyRefuge.

Un sitio similar, Refugees Welcome, ya ha encontrado hogares para 365 refugees.

Un hogar permanente

Aquellos que llegan a sus destinos finales pueden recurrir a proyectos como "Arriving in Berlin", que fue creado por los refugiados. El mapa interactivo proporciona información en Inglés, árabe y farsi sobre los servicios que podrían necesitar los refugiados, tales como clases de alemán gratuitas o doctores que hablan su propio idioma.

Estas ideas son fundamentales, pues los expertos dicen que no hay una "solución" directa de esta crisis."Es muy bueno ver lo que está pasando en este momento, pero esto no es un problema que va a desaparecer el año que viene", dijo Katharina Dermühl, una de las fundadoras de Migration Hub, un espacio de trabajo en Berlín para nuevas empresas que ayudan a los refugiados.

Disaster Tech Lab, sin embargo, no se quedará por siempre en Lesbos. El grupo planea entregar finalmente la infraestructura Wi-Fi a las autoridades locales. Por ahora, los refugiados siguen llegando incluso ahora que el clima es más frío.

"Espero que estaremos en la isla durante los próximos cuatro o cinco meses", dice Bopp. "Por lo menos".