CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

La quinta de 'Silicon Valley' vuelve a parodiar con acierto

[Reseña sin 'spoilers'] HBO ha estrenado este 25 de marzo la temporada 5 de su sátira sobre empresas tecnológicas, 'startups' y las muchas particularidades de la gente que trabaja para ellas.

c829e1ed89a6d2f020cfecc9565be1a5c55be5aba46f4f9711c5344a1e7d547d.jpg

Los chicos en la quinta de Silicon Valley.

HBO

Silicon Valley, la comedia sobre el mundo de la tecnología, es de consumo obligado en Silicon Valley, la zona de la Bahía de San Francisco cuna de esa industria. Y sí, las cosas aquí se ven menos como una sátira de la zona y más como un retrato realista de la misma. Es increíble lo mucho que Silicon Valley se parece a Silicon Valley.

La serie de HBO ha estrenado su quinta temporada con energías renovadas y nuevas formas de burlarse o simplemente reflexionar sobre la locura de este microcosmos ultratecnológico. Y si su cuarta temporada no acabó de gustarnos del todo, los tres episodios de la temporada 5 que hemos podido ver para escribir esta crítica nos han reconciliado por completo con la serie.

Tenemos buenas noticias. Para empezar no hay ni rastro de nuestro personaje menos preferido (o más odiado, en realidad): Big Head (Josh Brener) y su simplicidad mental no han hecho acto de presencia por el momento. Esperamos que sigan sin hacerlo. Y no, no se echa de menos a Erlich (T.J. Miller) aunque su personaje fuera de los mejores de la serie. Los creadores de Silicon Valley han sabido suplirlo bien con una mayor presencia de Jian Yang (Jimmy O. Yang), el okupa chino que vivía sin pagar alquiler en casa de Erlich. Con la desaparición de Erlich en Tíbet, Jian Yang tiene el objetivo de hacerse con todas las posesiones del ex gerente de la incubadora.

d38c265adc2e06c106c9200e691d02686d2e7d2fb3f28e7d86460003df32e43b.jpg

Dinesh (Kumail Nanjiani) y Gilfoyle (Martin Starr) siguen siendo uno de los platos fuertos de Silicon Valley.

HBO

Mientras tanto Richard (Thomas Middleditch), Gilfoyle (Martin Starr), Dinesh (Kumail Nanjiani) y Jared (Zach Woods) están iniciando una nueva etapa en la vida de Pied Piper tratando de hacer posible la utopía de un Internet descentralizado. Además de la utopía de encontrar una nueva oficina para su startup a buen precio. Tendrán que lidiar nuevamente con las muchas inseguridades de Richard como presidente ejecutivo y es que Richard y su capacidad de angustiarse nunca defraudan. Por algún extraño motivo la incesante rivalidad entre Dinesh y Gilfoyle no cansa y ambos personajes son uno de los platos fuertes de la serie. También lo es el siempre eficiente y perfecto Jared, al que en realidad querríamos contratar ya si pudiéramos.

Los chicos están tratando de contratar a nuevos programadores para Pied Piper, pero sólo tres hasta el momento han conseguido cumplir las expectativas imposibles impuestas por Dinesh y Gilfoyle. Se refieren a estos tres elegidos como "sementales" y responden a todos los clichés de lo que es un programador en Silicon Valley: desaliñado, bajo de forma, sin sentido de la moda, de higiene dudosa y nada atractivo.

Por su parte Gavin (Matt Ross) sigue al mando de Hooli, esa empresa híbrida de Apple, Google y Facebook en la que su presidente ejecutivo urde frases como: "He inventado el Hooli Pod, Hooli Pad y Hooli Pad Pro. ¿Cuánto más puedo inventar?". La respuesta es una caja o Box 2 que sigue un modelo de Internet opuesto al de Pied Piper. Y sí, Gavin está todavía obsesionado con la pequeña empresa rival.

2bcd3cf3669dd5b9adf9951f34ae89c77ba60b51d31d777991a2e733d044555f.jpg

Jared y Richard en la quinta de Silicon Valley.

HBO

La representación femenina continúa corriendo a cargo de Monica (Amanda Crew) y su antigua jefa y ahora socia Laurie (Suzanne Cryer). Una mujer, la segunda, con una falta total de empatía y que Monica está convencida de que se quedó embarazada sólo para demostrarle que es posible hacerlo -- y dar a luz -- sin faltar un solo día al trabajo.

La temporada viene cargada de chistes sobre choques contra paredes de cristal transparente que resultan en narices sangrantes, los peligros del Insane Mode de Tesla, la imposibilidad de permitirse el alquiler de un apartamento en Menlo Park incluso con sueldo de ingeniero (si dicho ingeniero además está pagando por un Tesla) o referencias que sólo se entienden si vives en la zona como la preferencia por Philz Coffee o Stumptown Coffee. Básicamente los mismos ingredientes auténticos y muy locales que nos engancharon a la serie en su primera y segunda temporadas y que continúan frescos en esta quinta. Y es que mientras Silicon Valley nos siga dando tanto de sí, Silicon Valley tendrá de donde beber.

La serie es tan incisiva que hasta sus títulos de crédito se han adaptado de nuevo ligeramente este año para hacer un comentario sobre la situación tecnológica actual. En la versión de 2018 hay camiones de Tesla, los edificios de Uber y Lyft tienen el mismo tamaño (en el pasado Uber había sido mayor), la startup Juicero ha abandonado sus oficinas y el letrero de Facebook se convierte en letras del alfabeto ruso en una referencia al escándalo de la red social y Cambridge Analytica.

La quinta temporada de Silicon Valley se estrena el 25 de marzo en HBO en Estados Unidos y América Latina. En España la serie se estrena la madrugada del 25 al 26 de marzo en Movistar Series.

CNET pop: Nuestro espacio en Facebook Live para hablar de cine, series y cultura popular.

No te pierdas toda nuestra cobertura sobre cine y series en la sección de cultura popular de CNET en Español.