CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

En línea

Sí, las 'selfies' hacen que te veas más narigón

Las 'selfies' actúan como 'espejos mágicos portátiles' que distorsionan las narices, según un nuevo estudio. Y más personas se están haciendo cirugías por eso.

¿Este selfie hace que mi nariz se vea grande? Oh, sí que lo hace... al menos según un nuevo estudio. Un 30 por ciento más grande de lo que se vería si no tuvieras un teléfono en tu cara.

No, esa NO es su nariz, real; es su nariz de selfie

Andrew Hoyle/CNET

A pesar de lo fácil que es hacerse estos autorretratos, la corta distancia de la cámara se combina con la lente gran angular para aumentar la probóscide, explica la investigación, publicada hace unos días en la revista JAMA Facial Plastic Surgery.

Por fortuna, el estudio llamado Nasal Distortion in Short-Distance Photographs: The Selfie Effect inspira percepciones culturalmente pertinentes como "tu nariz parece gigante en Instagram". ¿Lo más importante de esto? Estas selfies sesgadas están llevando a más personas a solicitar cirugías de nariz, informan los cirujanos plásticos.

"Los adultos jóvenes constantemente se hacen selfies para publicar en las redes sociales y piensan que esas imágenes son representativas de cómo se ven realmente, lo que puede tener un impacto en su estado emocional", dijo Boris Paskhover, un cirujano de cabeza y cuello y profesor de Rutgers y uno de los coautores del estudio, en un comunicado. "Quiero que se den cuenta de que, cuando se hacen una selfie, en esencia están mirando uno de esos espejos distorsionadores".

En 2017, el 55 por ciento de los cirujanos plásticos faciales informaron haber visto pacientes que querían verse mejor en las selfies, de acuerdo con la Academia Estadounidense de Cirugía Plástica Facial y Cirujanos Reconstructivos. Eso marcó un aumento del 13 por ciento con respecto al año anterior.  

Un retrato a 12 pulgadas (izquierda) y a 5 pies de distancia. 

Boris Paskhover

El estudio de JAMA analiza la cara de la selfie con la ayuda del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad de Stanford. Para cuantificar la cantidad de selfies que aumentan el tamaño de la nariz, el investigador Ohad Fried ideó un modelo matemático basado en las mediciones promedio de rasgos faciales y de cabeza obtenidos de un grupo de participantes racialmente y étnicamente diversos. Fried ha estudiado antes la distorsión de autofoto, ayudando a desarrollar una herramienta de edición de fotografías que ajusta automáticamente la distancia de la cámara para eliminar las consecuencias de acercarse demasiado.

El último modelo de Fried presentó la cara como una colección de planos paralelos perpendiculares al eje principal de la cámara. Luego calculó los cambios en la relación entre la anchura de la nariz y el ancho entre los dos pómulos a varias distancias de la cámara.

El modelo reveló que una selfie estándar, tomada a 12 pulgadas (30 centímetros) de la cara, hace que la base nasal parezca 30 por ciento más ancha y la punta nasal 7 por ciento más ancha que si la foto hubiera sido hecha en una distancia de retrato más "normal", de unos 5 pies (15 metros).  

Por supuesto, esta es apenas una de las formas en que los medios sociales se han metido con nuestros ya frágiles egos.

Los estudios también han demostrado una correlación entre el uso de medios sociales y enfermedades como depresión, aunque no está claro si las personas predispuestas a la depresión tienden a pasar más tiempo en las redes sociales o si las inevitables comparaciones con imágenes de las vidas cuidadosamente seleccionadas de otras personas causan tristeza.

"Al igual que en otros canales de redes sociales, las personas proyectan una identidad que promueve su riqueza, salud y atractivo físico", dijo Julia Deeb-Swihart, la autora principal de ese estudio. "Es una forma de probar lo que es verdad en tu vida, o al menos lo que quieres que la gente crea es verdad".