CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Cultura tecnológica

¿Son narcisistas los amantes de las 'selfies'? No es tan simple

Estudiantes investigan qué es lo que motiva a los amantes de los 'selfies'. Mira si te reconoces dentro de uno de los tres grupos que identificaron.

Tiene pinta de ser una comunicadora...

Nate Edwards/BYU

Para los no iniciados, el azote de los selfies puede parecer una pandemia de narcisismo que se extiende a través de las redes sociales. Pero una nueva investigación muestra que hay mucho más que solo auto-obsesión y exhibicionismo.

Investigadores estudiantes de la Universidad Brigham Young reflexionaron sobre las motivaciones de sus propios selfies y luego llevaron a cabo una serie de entrevistas para ver por qué nuestra cultura se ha obsesionado con voltear la lente hacia nosotros mismos. Su análisis reveló que hay tres tipos básicos de personas que se hacen selfies: comunicadores, autobiógrafos y auto-publicistas.

Los comunicadores usan selfies básicamente como un medio visual de mantenerse en contacto con amigos, familiares y seguidores como parte de una conversación..

"Todos tienen que ver con una comunicación bidireccional", explicó la coautora del estudio Maureen "Mo" Elinzano en un comunicado de prensa el 6 de enero.

Los autobiógrafos usan selfies para crear una especie de álbum fotográfico digital o álbum de fotos. (No has hecho uno de esos hace mucho, ¿verdad?) No necesariamente están buscando iniciar una conversación de dos vías con sus selfies. Los investigadores citan al astronauta Scott Kelly como autobiógrafo prototípico del selfie.

Los auto-publicistas son probablemente los más propensos a incluirse dentro de los auto-obsesionados fotógrafos que conducen el estereotipo narcisista negativo de los tomadores de selfies. Los investigadores señalan específicamente que las Kardashians probablemente caen en esta categoría.

Estas "son las personas que aman documentar toda su vida", dijo el coautor Harper Anderson. "Y al documentar y compartir sus vidas, esperan presentarse a sí mismos y sus historias en una luz positiva".

El estudio se publicó en el boletín especializado Visual Communication Quarterly. Se basó en entrevistas con participantes de la encuesta a quienes se les pidió leer una serie de declaraciones diferentes que se han hecho en los medios de comunicación o de otra manera en público sobre lo que motiva la toma de selfies.

"Una vez que compilamos todas las declaraciones, las escribimos en tarjetas de notas y les pedimos a los 46 participantes (en persona) que los clasificaran en una jerarquía de mayor a menor", explicó el autor principal Steve Holiday por correo electrónico. "Está bien observar este proceso porque los participantes se ven obligados a ser introspectivos y negociar con ellos mismos para elegir qué motivaciones los caracterizan".

Holiday dice que el estudio es una investigación exploratoria preliminar y que no puede generalizarse para aplicarse a toda la población. "Acabamos de ver toda la investigación diciendo que quienes se hacen selfies son todos narcisistas", explicó. "Reconocemos que nuestras propias motivaciones para participar en esta práctica eran mucho más variadas que el simple narcisismo".

"Quienes gustan de hacerse un selfie son un grupo diverso y vibrante de personas con una combinación compleja de motivaciones", dijo Matt Lewis, otro coautor del estudio, y agrega que la comprensión de los motivos detrás de las selfies es importante "porque a partir de ahora, la historia visual de nuestra sociedad va a estar en gran medida compuesta de selfies".

Eso puede ser cierto, pero también recordemos que los selfies se toman en el contexto del mundo real, y centrarse en capturar otra toma de nuestras propias caras no siempre es una buena idea.