Selene Mota: Ingeniera de los afectos

[Latinos en tech 2016] Esta investigadora mexicana lidera un equipo de investigación de 'wearables' en Samsung Research America y explora cómo los humanos reaccionamos emocionalmente ante un nuevo dispositivo.

Selene Mota habla con un tono de voz muy pausado, mezclando frases en inglés (propias de su campo de investigación) con otras en español. Por ejemplo, usa el inglés para describir su puesto en el Think Tank Team de Samsung (ella es la ingeniera principal de investigación en Samsung Research America), pero vuelve al español cuando habla sobre su familia: "Mi abuelita me dejaba arreglar las cosas de la casa; ella era muy feminista," recuerda Mota durante una entrevista con CNET en Español. "Ella nunca me detuvo".

Esta ingeniera mexicana de 40 años trabaja desde 2014 en Samsung, donde diseña y construye tecnologías de vestir.

Originaria de Iguala, México, Mota estudió en escuelas públicas y recuerda haber sido siempre "una de pocos". En el colegio secundario técnico, por ejemplo, fue la única mujer entre 60 compañeros hombres. Cuando ganó una beca de la gigante telefónica mexicana Telmex para ser parte de un programa de investigación en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), Mota fue elegida sólo junto con otros 6 estudiantes de todo el país.

smotatoledo6.jpg

Selene Mota se especializó en un campo de las ciencias informáticas que se denomina 'computación de los afectos', que estudia la forma en que las personas respondemos ante un nuevo dispositivo tecnológico.

Samsung Electronics

Estas experiencias le ayudaron a acercarse al mundo de las universidades en Estados Unidos para finalmente doctorarse en 2014 en la carrera de diseño y computación en el prestigioso MIT. Mota se especializó en el campo de la llamada computación de los afectos, una mezcla entre tecnología y sicología que estudia cómo los humanos respondemos emocionalmente ante determinadas innovaciones.

En la actualidad, desde su puesto en Samsung, esta mexicana se ocupa de pensar en cómo diseñar tecnologías de vestir (wearables) que las personas puedan integrar en su vida diaria, pero no es tarea fácil. Como ella misma explica, la mayoría de los usuarios adopta un dispositivo de este tipo sólo por seis meses, pero luego pierde interés en él y simplemente deja de usarlo.

La propia Mota se enfrentó a ese desafío cuando estudiaba en MIT (2009-2014) y trabajó en el diseño de Wockets, un dispositivo de vestir para que las personas con enfermedades como Parkinson o depresión monitorizaran de forma periódica sus ataques, recopilaran información y, con base en ésta, recibir recomendaciones de acciones específicas para modificar su comportamiento. "Ya sabemos que necesitan esta tecnología, pero el hecho de que la necesitan no significa que la quieran", recuerda Mota sobre esa experiencia.

Entonces su trabajo se orientó hacia el aprendizaje de cómo "entusiasmar" a los usuarios a usar determinadas tecnologías, algo que fue aplicando a otras áreas, como la educación. En The learning companion, otra iniciativa dentro de MIT, Mota diseñó un modelo pedagógico computacional que se adapta a la relación emocional maestro-niño y viceversa. "La relación humana no se reemplaza, pero la tecnología puede mejorarla y puede 'empoderar' tanto al maestro como al alumno", dice Mota.

top-latinos.png

"Empoderar" es otra palabra que esta ingeniera repite varias veces, en inglés (empowerment) pues es algo que representa su sueño de que México -- y las mujeres en general -- tengan las mismas oportunidades que ella tuvo. En su país natal espera poder brindar tecnologías que no se impongan sobre la comunidad, sino que le permitan crear sus propias soluciones. Para las mujeres, Mota quiere ayudarlas a ser "agentes" de su propio destino, y con eso en mente viaja todos los sábados desde Mountain View, donde vive, a las oficinas en Oakland de Tech Bridge, una ONG que busca una mayor representación de las minorías en tecnología. Allí, Mota imparte talleres en los que anima a chicas hispanas a perseguir carreras en este campo.

"Mi abuela nunca me decía 'no toques'. Al contrario, me invitaba a explorar", contaba Selene Mota sobre su primera inspiradora... Y lo decía en español.

Close
Drag