Seis momentos que serán clave para Apple en 2015

Desde el lanzamiento del Apple Watch, hasta un posible iPad Pro y la expansión de Apple Pay, la gigante de Cupertino tendrá un año ocupado.

La compra de Beats por US$3,000 millones influenciará el desempeño de Apple en 2015.Foto de Apple

Apple es ya la mayor empresa de tecnología en el mundo, por lo menos en cuanto a valor de mercado se refiere. Su influencia en la industria es enorme: todo lo que hace recibe un escrutinio que sus rivales envidian.

Porque Apple solo hay una, los estándares bajo los que vive la gigante de Cupertino son únicos. Aunque Samsung vende más teléfonos y abarca muchas más categorías de productos de tecnología, Apple es un símbolo de la calidad en la industria y vive bajo expectativas diferentes -- a veces aparentemente inalcanzables.

Los retos de Apple en 2015 determinarán su continuo reinado en el sector de productos de tecnología de alta gama. En el horizonte está la apertura de su nuevo campus en 2016, pero mientras tanto, estos son seis productos y momentos clave para Apple en el año que viene:

Foto de Apple

Lanzamiento de Apple Watch

Sin duda, el momento más público para Apple en 2015 será el lanzamiento de su primer dispositivo de vestir y primer reloj inteligente, el Apple Watch. Y digo "público", porque habrá otros momentos clave para la empresa en el año, aunque ninguno llamará la atención tanto como el día en que salga a la venta el dispositivo.

Apple necesita una nueva categoría para diversificarse y alejarse de la dependencia en las ventas del iPhone. A pesar de que éstas siguen siendo fuertes y que el iPhone 6 no decepcionó, una empresa de este tamaño no puede apostar su futuro a un solo producto -- algo que, de todas formas, Wall Street no le permitiría.

Para Apple, el Apple Watch es mucho más que un dispositivo. Al igual que el iPod y el iPhone, representa la oportunidad de crear un ecosistema nuevo, basado en apps que le dan su razón de ser al aparato. También, Apple está haciendo una enorme apuesta por posicionar al Watch como un accesorio de moda.

El éxito del reloj dependerá de "la capacidad de Apple de convencer a sus mejores clientes de que el Apple Watch ofrece habilidades nuevas netas -- que las cosas que puede hacer son lo suficientemente diferentes al iPhone que ya tienen en sus bolsillos como para estar dispuestos a pagar por él", dice J.P. Gownder, analista de Forrester Research. Una gran ventaja, dice Gownder, es que Apple cuenta con sus tiendas físicas donde puede educar a sus clientes sobre sus nuevos productos.

Estaremos muy pendientes, como el resto del mundo, para ver si confluyen todas estas cosas para que Apple se apunte un nuevo éxito. Puedes también leer nuestro artículo de fondo sobre por qué es Apple Watch es clave para el futuro de Apple.

Valuación de US$1 billón

Algo un poco menos público porque le interesa sobre todo a los inversionistas de la empresa es la posibilidad de que ésta alcance un valor de mercado de US$1 billón (one trillion, en inglés). Apenas el 25 de noviembre, Apple llegó a una valoración de US$700,000 millones y, aunque el precio de su acción ha oscilado un poco desde entonces, está más cerca que nunca de alcanzar la cifra mítica.

Por supuesto, el desempeño de sus productos en 2015 será clave para lograrlo. Lo importante para nosotros los consumidores promedio, es que este número de cierta forma valida un modelo de negocios único que contrasta mucho con el de su más cercana competidora en varias categorías, Samsung.

Mientras que Apple ha apostado por el control de hardware y software y un ecosistema integrado y cerrado en líneas de productos específicas y limitadas, Samsung tiene la tendencia de lanzar múltiples productos en muchas más categorías e, incluso, con distintos sistemas operativos. Apple se ha enfocado en las PCs, tabletas, teléfonos y audio; por su parte, Samsung abarca toda la gama de segmentos de la industria de la tecnología de consumo -- desde electrodomésticos y el hogar inteligente, hasta dispositivos de vestir y televisores. Y, a pesar de las fuertes ventas y poder en el mercado de la surcoreana, su desempeño ha decepcionado, algo que tiene que ver con su atomización y falta de enfoque.

Para muestra, un botón: mientras que Samsung tiene ya media docena de relojes inteligentes en el mercado (Gear original, Gear 2, Gear 2 Neo, Gear S, Gear Live y Gear Fit -- este último, un híbrido reloj y pulsera), que usan tres diferentes sistemas operativos (Android, Tizen y Android Wear), Apple se alista para lanzar su primero, el Apple Watch.

Si le creemos a la historia reciente, la estrategia de Apple, que ya trabaja con desarrolladores, que ha creado una anticipación enorme sembrando interés tanto en famosos como en gente común, y que aparentemente, por lo que hemos podido ver, ha creado un producto muy sólido, Apple se apresta a definir otra categoría más de mercado siendo muy fiel a su estrategia.

Por supuesto, aún existen muchas dudas sobre el segmento de la tecnología de vestir en general y, con un precio que empieza en US$349, el Apple Watch aún tiene muchos obstáculos que vencer.

Con la caída en ventas del iPad, de US$5,889 millones en el cuarto trimestre de 2013 a US$5,316 millones en el mismo periodo de 2014, a Apple le urge una nueva categoría que apoye a la de los teléfonos (cuyas ventas en el cuarto trimestre de 2014 fueron de US$23,678 millones, o un 20 por ciento más que en 2013).

Pero, si logra vencer esos obstáculos y lo hace como lo hizo con los MP3s, teléfonos y tabletas, seguramente veremos una Apple valorada en US$1 billón.

Desarrollo de HomeKit y HealthKit

Apple vendió US$4,608 millones en iTunes en su cuarto trimestre fiscal de 2014. Si lo comparamos con los números que mencioné arriba, la venta de software y contenidos no es el negocio más importante de la empresa. Sin embargo, sin estas tiendas y esta oferta de aplicaciones, programas, películas y juegos, los productos de Apple serían cascarones vacíos de hardware.

Apple sabe muy bien que para tener productos fuertes, necesita contenido sólido.

Y esto será cierto, también, para las incipientes categorías del hogar inteligente y la tecnología de vestir. A pesar de que esta última ha generado mucho interés en los consumidores, muchos de ellos aún se muestran confundidos y escépticos ante la promesa de salud y bienestar de las pulseras de actividad y de los relojes inteligentes. Según un estudio de PriceWaterhouseCoopers, un 20 por ciento de los estadounidenses ya poseen un dispositivo de vestir y muchos más han mostrado interés, pero los consumidores no quieren pagar mucho y se muestran preocupados por su privacidad.

Este interés en el segmento no le ha pasado desapercibido a Apple. El reto es aún lograr que los consumidores entiendan la categoría y vean valor en sus ofertas -- un punto en el que Apple tiene una ventaja, gracias a que puede educar al consumidor directamente en sus tiendas. Y mientras que está claro que la apuesta en hardware de Apple es el Watch, no está claro aún lo que podrá ofrecer en cuanto a software y aplicaciones. Y ahí es donde entra no solo WatchKit, sino también HealthKit, que es la apuesta de la empresa por desarrollar apps útiles en el espacio de la salud. Y, también, por seguir aumentando las ventas de apps.

Foto de Apple

Expansión de Apple Pay

Después del Apple Watch, Apple Pay es la mayor promesa de Apple para 2015 - y, también, el producto que mayor expectativa y atención tendrá en el nuevo año.

Para que Apple Pay funcione, tendrá que demostrar y confirmar su utilidad. En términos de configuración e interfaz, es un producto de Apple en todos sentidos: fácil de instalar, fácil de usar. Pero la clave de todo esto no se encuentra en la integración con el hardware -- exitosa -- sino en su uso en el punto de venta.

Apple trabajó duro para lograr algo muy importante: los acuerdos necesarios con una enorme cantidad de bancos y tiendas para colocar Apple Pay en todas partes. Para mediados de diciembre, se calcula que Apple había logrado ya acuerdos con bancos y empresas de crédito que abarcan un 90 por ciento de las tarjetas de crédito en circulación en Estados Unidos.

Por lo pronto, ayuda que ya haya vendido más de 39 millones de teléfonos en su cuarto trimestre fiscal -- muchos de estos son iPhones 6 y iPhones 6 Plus, que son los únicos dispositivos con los que se puede aprovechar Apple Pay al 100 por ciento (porque las nuevas iPads no dan un acceso total).

Se estima que el mercado de los llamados pagos móviles crecerá de US$42,000 millones en 2014 a US$142,000 millones en 2019, según la analista de Forrester Research, Denée Carrington. "Apple Pay influenciará cualquier discusión sobre pagos móviles en 2015", escribió Carrington en el blog de la firma de investigación de mercado. "Apple Pay motivará a sus competidores a repensar completamente sus estrategias de pagos".

Más productos para profesionales

Apple ya dio un primer paso en este sector con los primeros resultados de su relación con IBM. También, de los rumores actuales más fuertes en la actualidad son alrededor de un posible iPad para profesionales de 12 pulgadas, a la que la fábrica de filtraciones se refiere como iPad Pro.

Apple ha atacado anteriormente sectores enteros, en particular el educativo, por lo que no es ninguna sorpresa que tenga interés en el sector empresarial. De hecho, compañías como BlackBerry han puesto todo su futuro en manos de este sector específico y otras, como Microsoft, tienen una posición fuerte con una sólida oferta en software (Office 365) y hardware (la línea Surface).

Así que, en ese sentido, no sorprendería que las intenciones de Apple fueran más allá del hardware y buscarán sincronizar una oferta de aplicaciones empresariales con iCloud -- de la misma forma en que lo hace Google con Drive - para que los profesionales las usaran desde sus iPads y iPhones. Ya tenemos el ejemplo de la aerolínea United, que proveyó de iPhones a sus sobrecargos, que los usarán para dar información y, posiblemente, para acceder a software de reservaciones para poder hacer cambios en el instante -- algo que no confirmó ni Apple ni United, pero que ya es posible gracias al software que hay en el mercado.

Foto de Sarah Tew/CNET

La integración de Beats

¿Qué le depara a Beats bajo el control de Apple? Beats parece encajar bien en la estrategia vigente de la gigante de la manzana que apunta a la promoción y el marketing de productos que se amoldan a un estilo de vida en particular.

Aunque no es una estrategia totalmente nueva, porque ya lo hizo con el iPod, las recientes contrataciones de personas de la industria de la moda, como el nombramiento de Angela Ahrendts, ex ejecutiva de Burberry, a la cabeza de las tiendas Apple y, sí, la compra de Beats, indican que Apple ha visto una buena oportunidad en aprovechar el amor hacia su marca y el poder que sus tiendas y su aura tienen para vender productos. Falta ver si los amantes de Apple serán también amantes de Beats, que fabrica un producto muy popular en ciertos sectores - como entre los deportistas - pero que en términos de calidad no representa los estándares más altos del segmento de audio y sonido, donde los expertos consideran a la marca Bose muy superior.

Con Beats, realmente hay más preguntas que respuestas. Por un lado, Apple querrá sacar provecho -- y pronto -- de su inversión de US$3,000 millones; por otro, no está tan claro cómo se integrará estas marcas y qué libertad tendrá Beats para seguir creciendo a su paso. Pronto tendremos el primer informe financiero de Apple que incluya los resultados de Beats.

Ya hemos visto una mayor presencia de los productos Beats en las tiendas físicas de Apple. Pero lo que muchos queremos ver es la evolución de la línea de productos Beats y la integración estos con otros esfuerzos de su nueva matriz.