CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

Los procesadores impulsan a Samsung a alcanzar ganancias récord

La empresa surcoreana está generando mucho dinero de su división de componentes.

samsung-note-8-s-pen-dex-live-messages-gear-vr-9
CNET

A Samsung se le puede conocer por sus teléfonos, pero cuando se trata de ingresos, son los chips los que salen a relucir. 

La gigante surcoreana reportó el lunes su mayor ganancia operativa en la historia, impulsada por la demanda de sus procesadores de memoria y otros componentes. Samsung no sólo utiliza los procesadores que fabrica en sus propios dispositivos sino que también los vende a clientes como Apple.

La empresa dijo que sus ganancias operativas del tercer trimestre casi triplicaron a lo que equivale a US$12,920 millones, en un año en que se dedicó a recuperarse de la debacle del Note 7. Samsung también generó ingresos de unos US$55,180 millones, un aumento del 30 por ciento con respecto al año pasado. 

"La fuerte demanda por chips de memoria de alto desempeño para servidores y dispositivos móviles insignia fue un factor contribuyente al robusto desempeño de la empresa", dijo Samsung en un comunicado de prensa. 

En general, las ganancias operativas en la división de semiconductores de Samsung casi se triplicaron hasta alcanzar unos US$8,860 millones, mientras que los ingresos subieron 51 por ciento para lograr US$17,700 millones.

Al segmento de teléfonos móviles no le fue tan bien. El número de unidades distribuidas de teléfonos creció gracias al Galaxy Note 8 y a la serie Galaxy J, pero los ingresos y las ganancias en esta categoría bajaron porque los consumidores prefirieron teléfonos más económicos en lugar de los premium, según Samsung. Aún así, los números subieron con respecto al año pasado. 

Estos resultados récord de Samsung arriban a pesar de un duro año para la gigante de tecnología. Samsung vende más teléfonos inteligentes y televisores que cualquier otra empresa en el mundo, pero ha experimentado problemas de calidad en algunos de sus dispositivos más populares. El problema más conocido fue el que presentó el Note 7, que se incendiaba. Samsung tuvo que llamar al retiro mundial del dispositivo después de que una falla con la batería causó que docenas de teléfonos se explotaran e incendiaran. La debacle del Note 7 le costó a la empresa US$5,000 millones en pérdida de ventas y otros gastos. 

Intensa competencia

Los resultados de Samsung llegan unos cuantos días antes de que su rival Apple reporte sus propios resultados trimestrales. Ambas empresas se han enfrentando a una ralentización en el mercado de los teléfonos móviles, aunque siguen atrayendo millones de consumidores con sus teléfonos: Samsung con su Galaxy S8 y S8 Plus, y el Note 8; y Apple con su iPhone 8, 8 Plus y el iPhone X, que llegará a las tiendas este viernes

La empresa surcoreana dijo que espera que la demanda por teléfonos inteligentes y tabletas aumente en el cuarto trimestre debido a la época de compras navideñas. Asimismo, anticipa que la competencia "se intensificará en el segmento premium".

En este trimestre, las ventas de teléfonos móviles subieron 23 por ciento con respecto al año pasado para alcanzar US$2,000 millones. Los ingresos bajaron 6 por ciento.

En general, Samsung espera que sus ingresos crezcan en 2018, "principalmente de la división de componentes, ya que las condiciones en el mercado de los procesadores de memoria se mantendrán favorables y la empresa espera un aumento en las ventas de pantallas OLED flexibles".

Con la colaboración de Suan Pineda.