CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Celulares

Galaxy Note 7: ¿Debes temerle a la batería del teléfono?

La segunda ola de teléfonos Galaxy Note 7 'seguros' ha experimentado más problemas, resultando en la cancelación de las ventas del mismo. Lo que nos lleva a preguntarnos: ¿Es nuestro teléfono con batería ión litio seguro?

Crushader/Reddit
Reproduciendo: Mira esto: El Galaxy Note 7 pasa a mejor vida
1:56

Sin duda, ya te has enterado de la noticia: Samsung ha cancelado de manera permanente la producción de los teléfonos Galaxy Note 7, después de que cinco de las supuestas unidades "seguras" de reemplazo explotaron. Samsung y la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC, por sus siglas en inglés) están pidiéndole a los dueños de un Galaxy Note 7 que apaguen los teléfonos. (Los que ya tienen un Note 7 lo pueden cambiar por otro dispositivo).

Pero este es el asunto: no importa qué teléfono tengas (un Android, un

iPhone

o hasta un BlackBerry), es muy probable que tu teléfono incluya una batería de ión litio que es inflamable. Lo mismo pasa con la mayoría de las tabletas,

laptops

y otros dispositivos portátiles.

Si las baterías de los Note 7 se están derritiendo -- a pesar de que sea un puñado de estos -- es inevitable preguntarte: ¿será mi teléfono el próximo en quemarse? ¿Te despertarás en medio de la noche para encontrar tu mesita en llamas?

La respuesta: es muy poco probable que esto ocurra. Las baterías de los teléfonos tienen una baja probabilidad estadística de explotar, incluso aquellas que se encuentra en los teléfonos originales del Note 7 (los que salieron antes de las unidades de reemplazo).

Sin embargo, no es imposible.

Explosiones poco probables (claro, hasta que te pase a ti)

El mes pasado, un representante de Samsung le dijo Yonhap News que sólo el 0.1 por ciento de todos los teléfonos Note 7 que se han vendido tenían un defecto de fábrica en la batería. Esto equivale a menos de 1,000 unidades del millón de teléfonos Note 7 involucrados en la primera llamada al retiro del mercado.

Claro, esa cifra debe ser actualizada ahora que algunas unidades de reemplazo se han incendiado. Pero si excluyes al problemático Note 7, sólo 1 en 10 millones de celdas de baterías de ión litio tienen la probabilidad de averiarse, de acuerdo con el experto de baterías Brian M. Barnett, que fue citado por Chemical & Engineering News en 2013. Eso representa el 0.00001 por ciento.

Es un porcentaje de probabilidad muy, muy bajo. Entonces, ¿por qué existe esta preocupación? Porque estamos rodeados de estas baterías de ión litio recargables. Algunas herramientas utilizan estas baterías, desde aparatos auditivos hasta tarjetas de felicitaciones. Tu laptop, tu tableta, tu bocina Bluetooth y todo teléfono inteligente que hayas tenido han usado una batería de litio. Antes del Note 7, ¿cuándo fue la última vez que has escuchado que se explotaran uno de estos dispositivos?

Larger battery fires can do serious damage: Jessica Horne perdió su casa en Louisiana después de que el hoverboard Fit Turbo de su hijo explotara en 2015.

WGNO

En CNET nos encargamos de analizar tecnología y de probar dispositivos, y te podemos decir que estas situaciones ocurren -- pero muy raramente. En agosto, Intel pidió el retiro del wearable Basis Peak debido a problemas de sobrecalentamiento. Y en 2015, Nvidia pidió el retiro de casi todas las tabletas Nvidia porque se consideró que su batería no era segura.

Pero es el saber que algunos teléfonos, en efecto, han explotado, y que esto se ha convertido en una parte clave de la vida moderna lo que precisamente aumenta la ansiedad.

"Nadie espera que una batería cause problemas", dice John Drengenburg, director de seguridad del consumidor en Underwriters Laboratories (UL). "Claramente, es algo muy raro, pero cuando algo como eso pasa, causa mucho impacto y adquiere mucha visibilidad".

Es una cosa cuando la integridad estructural de un teléfono se ve comprometida. Eso fue lo que pasó cuando nuestro Droid Turbo 2 se quemó cuando tratamos a propósito de romper tu pantalla "irrompible". (La pantalla sobrevivió en general, a pesar de que la batería no corrió con la misma suerte). De manera similar, un hombre en Sídney, Australia, sufrió de quemaduras después de que se cayó de su bicicleta y rompió su iPhone 6.

Pero el mayor problema es cuando los teléfonos se queman de manera espontánea. El Note 7 quizás no es el único teléfono en explotar este mes: hubo un iPhone que se quemó en Nueva Jersey y otro en California. Se dice que ambos teléfonos son el iPhone 6 Plus, que se empezaron a vender en 2014.

(CNET no ha confirmado de manera independiente los detalles de ninguno de estos dos incidentes. Apple se rehusó a comentar sobre el asunto).

"Cuando consideramos los cientos de millones de teléfonos, laptops, hoverboards y otros productos de consumo que se encuentran en el mercado, y los comparamos con el número de incidentes y retiros, podemos decir que los incendios por ión litio son raros. Pero, son incidentes serios cuando ocurren", le dijo Scott Wolfson, portavoz de CPSC, a CNET.

Choques de autos y explosiones de gas

Entonces, ¿la idea es deshacerte de tu smartphone y tu laptop, volver a usar una línea fija y un viejo Nintendo Game Boy con pilas AA y una PC? Sin duda, esa es una opción.

Por supuesto, también puedes dejar de conducir (hay una posibilidad de 1 en 10,000 de morirse en un accidente de auto). Y ciertamente espero que en tu casa no haya una entrada de gas natural, ya que esas también pueden explotar.

Me entiendes, ¿no? Esas son tragedias que también llegan a suceder. Pero, al igual que el incendio de una batería de teléfono, es poco probable que estas cosas te pasen a ti.

Quizá no valga la pena arriesgarse.

Josh Miller/CNET

La excepción a la regla

Aún así, no tiene sentido tentar al destino en lo que concierne al Galaxy Note 7. Especialmente cuando este teléfono tiene el mayor rango de baterías defectuosas de cualquier dispositivo de consumo que se conozca.

Según la Battery University (en inglés), la tasa de defectos de las baterías de laptops de Sony que también explotaron era de 1 en 200,000, ó 5 por millón. El gigantesco retiro del mercado de las baterías de Nokia (el más grande de la historia, según reportes) estuvo basado en una tasa de defecto de menos de 3 por millón.

¿Recuerdan al funcionario de Samsung que dijo que hasta un 0.01 por ciento de los Samsung Galaxy Note 7 originales podrían tener el defecto? Eso representa 100 por cada millón, o uno por cada 10,000, la misma probabilidad que hay de morir en un accidente de auto en un año típico en Estados Unidos.

Si te preocupa cualquier otro teléfono, lo más probable es que no tengas que temer. Pero si tienes un Samsung Galaxy Note 7 en la mano, es mejor que lo devuelvas ahora mismo.