CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

Samsung quiere competir con Oculus en la realidad virtual más sofisticada

Ahora que Samsung ha llevado la realidad virtual a las masas con las gafas Gear VR, la empresa surcoreana busca crear un sistema independiente más potente.


Las gafas Gear VR son sólo el comienzo de las aspiraciones de realidad virtual de Samsung.

La gigante surcoreana ha apostado en grande a la realidad virtual, al emparejar y empaquetar sus gafas Gear VR con sus teléfonos insignia para que los consumidores se vayan familiarizando con la tecnología. La empresa ha dicho una vez más que los consumidores que pidan por adelantado su más reciente teléfono -- en este caso, el Galaxy S8 -- obtendrán las más recientes Gear VR con control remoto gratis.

Pero Samsung también está desarrollando las gafas de realidad virtual para que funcionen con PCs y está apuntando al mercado de los profesionales, como los medios y los gamers, dijo Lee Young-hee, la vicepresidenta ejecutiva que supervisa el mercadeo de la división de móviles de Samsung.

Reproduciendo: Mira esto: Las nuevas Gear VR con control remoto te harán dispararle...
0:56

"Tenemos dos estrategias para la realidad virtual", dijo Lee durante una entrevista en Corea del Sur dos semanas antes del lanzamiento del Galaxy S8, las gafas Gear VR actualizadas y la nueva cámara Gear 360. "Pero primero que todo, debemos democratizar la demanda ... y hacerla parte de nuestra experiencia con un teléfono inteligente".

Lee no quiso especificar los detalles de las nuevas gafas de realidad virtual "porque están aún bajo construcción". No está claro si el dispositivo tiene que estar conectado a una PC o si se puede utilizar completamente independiente. Pero, hace un año, Injong Rhee, el director de investigación y desarrollo de software y servicios de Samsung, dijo que la empresa quiere ofrecerle a los usuarios la experiencia completa de Star Trek holodeck, la capacidad de poder recorrer un espacio y tocar objetos y contar con rastreo de movimiento y gestos.

Este proyecto colocaría a Samsung en el mismo terreno que las Oculus Rift de Facebook y las Vive de HTC y Valve, sistemas completos y muy caros que utilizan gráficos más nítidos, más poder y la capacidad de rastrear el movimiento para ofrecer una experiencia más inmersiva. Samsung es otra y una más de las gigantes de tecnología, desde Google hasta Sony, que cree que la capacidad de la realidad virtual de transportarnos a nuevos mundos es la próxima tendencia de la industria.

Y Samsung está apostando por ello, especialmente cuando el mundo de los teléfonos parece estancarse un tanto. La empresa está poniendo la vista en todo, desde sus relojes inteligentes hasta sus electrodomésticos para que los consumidores se entusiasmen de nuevo con sus productos. Y, la realidad virtual tiene un papel prominente en esa estrategia.

Las empresas de realidad virtual esperan distribuir unas 99.4 millones de gafas para 2021, que representa un aumento de casi 10 veces de las 10.1 millones de unidades que se distribuyeron el año pasado, de acuerdo con la firma de investigación IDC. La firma subrayó que la demanda en 2016 provino de "entusiastas de la tecnología", pero que más y más gente está empezando a ver las ventajas de las gafas de realidad virtual.

"Esto prepara el terreno para los varios aspectos del mercado a los que se enfrentarán las fabricantes de dispositivos, los proveedores de plataforma y contenido, y los desarrolladores en los meses y años venideros", dijo Ramón Llamas, un analista de IDC.

La democratización de la realidad virtual

Samsung fue uno de los primeros en incursionar en el terreno de la realidad virtual a través de su asociación con Oculus de Facebook. En las Gear VR, sólo tienes que deslizar un teléfono Samsung nuevo dentro de las gafas para empezar a ver juegos, videos y otra clase de contenido. A finales de 2016, se estaban utilizando unas 5 millones de gafas Gear VR a nivel mundial, y los usuarios habían visto más de 10 millones de horas de video en Gear VR.

"La realidad es que el sector móvil es el sabor más popular de la realidad virtual por ahora", dijo Jan Dawson, analista de Jackdaw Research. "Es una versión de menor calidad, con menor capacidad y con menor poder debido al poder computacional que tiene detrás, pero es la versión que tendrá mayor alcance".

samsung-gear-360-2017-04.jpg

La nueva cámara Gear 360 es más pequeña que su predecesora mientras que las Gear VR actualizadas vienen con un control.

Joshua Goldman/CNET


La versión más reciente de las gafas de Samsung, que viene con un control, cuesta US$129.99. Los usuarios también pueden comprar el control por separado por US$39. Samsung ofrecerá las Gear VR y el control gratis para aquellos que pidan el Galaxy S8 por adelantado. El teléfono y las nuevas gafas llegarán al mercado el 21 de abril.

El objetivo de Samsung de concederle un precio tan bajo a sus gafas de realidad virtual es que más personas las usen y, claro están para vender más teléfonos. Las Gear VR no funcionarán sin la presencia de los teléfonos nuevos de Samsung, y su primera cámara Gear 360 sólo se sincronizaba con dispositivos Galaxy. La segunda versión de su cámara, que se presentó el miércoles, funcionará con los iPhones y Macs de Apple, pero ningún dispositivo Android más allá de aquellos fabricados por Samsung.

"Creo que logramos lo que queríamos", dijo Lee sobre el llevar la realidad virtual a manos de millones de personas.

Sin cables

La realidad virtual móvil es la mejor opción para los consumidores ahora mismo, pero a muchos les preocupa que las experiencias de baja calidad que ofrece podrían afectar al mercado.

Qualcomm, que provee los procesadores de algunos Galaxy S8 -- según la región --, ha mostrado unas gafas de realidad virtual que reducen la brecha entre las gafas como las Gear VR y los sistemas de alta gama. Su unidad de demostración está diseñada para inspirar a las fabricantes a hacer sus propias unidades de realidad virtual, y podrían ser un ejemplo de lo que Samsung se trae entre manos. Pero incluso con sistemas más poderosos, la realidad virtual se enfrenta al clásico dilema de la gallina y el huevo. No hay suficiente contenido como para convencer actualmente a los consumidores a comprarse un dispositivo, con un puñado de experimentos como ver un partido de béisbol o hacer un viaje a Marte. Pero tampoco hay suficientes usuarios como para justificar que las empresas gasten más en sus contenidos.

La realidad virtual aún necesita principalmente de dos cosas para volverse más masiva, según Koh Dong-jin (mejor conocido como D.J. Koh), el jefe del negocio móvil de Samsung: contenido y facilidad de uso. Para el primero, la empresa está trabajando con socios, como también actualizando su cámara Gear 360 para que sea más fácil para los usuarios crear sus propios videos y fotos.

Samsung aún no dice el precio de la nueva Gear 360, pero Koh dijo que será "muy asequible". La primera generación de la cámara costaba US$350. Lo otro es simplificar la experiencia total de realidad virtual de Samsung. "La segunda versión de las Gear VR es, diría yo, muy, muy fácil de usar en este momento", dijo Koh en una entrevista en Corea del Sur.

Entrándole a la realidad aumentada

Samsung fue de los primeros en probar la realidad virtual, pero no ha hablado mucho de la otra tecnología relacionada, la realidad aumentada. Mientras que la realidad virtual te transporta a un mundo diferente, la realidad aumentada presenta un mundo virtual sobre el mundo real. Un buen ejemplo es la tecnología detrás de Pokémon Go, que te permite atrapar monstruos que aparentemente están brincando en el mundo real desde tu pantalla.

Varias empresas han estado trabajando en la realidad aumentada, incluyendo Microsoft con su sistema HoloLens y Osterhout Design Group con sus gafas R-8 y R-9. Hasta ahora, las dos mayores empresas en la industria móvil, Samsung y Apple, no han entrado a ese espacio. El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, ha expresado interés en la realidad aumentada en muchas ocasiones, y se espera que el iPhone de 2017 tenga algo de esa tecnología.

Koh dijo que a Samsung también le interesa, pero que no lanzará esa tecnología pronto.

La realidad aumentada "será el próximo gran paso", dijo. "Nos estamos preparando mucho. [Pero] para ofrecerlo como un producto comercial, quizá necesitemos más tiempo. No será demasiado tarde".