CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Samsung ve un impulso por el Galaxy S8, pero advierte sobre competencia

La compañía se benefició de las ventas de componentes en el primer trimestre y espera que su división móvil se recupere con el Galaxy S8. Pero está preocupado por el próximo iPhone.

Andrew Hoyle/CNET

Samsung está listo para que el Galaxy S8 cambie las cosas en su división móvil, pero también está preocupado por la competencia que promete ser más dura a finales de este año.

El gigante tecnológico surcoreano informó el miércoles un ligero aumento en los ingresos del primer trimestre y un aumento de casi el 50 por ciento en las ganancias operativos debido a su negocio de chips de memoria y pantallas. Su división de TI y comunicaciones móviles vio los ingresos y las ganancias caer, en parte debido a los precios más bajos del Galaxy S7, que ya tiene un año de edad.

Pero el Samsung Galaxy S8, que llegó al mercado la semana pasada, debería ayudar a Samsung a recuperar terreno en el negocio móvil en el segundo trimestre. También espera un "desempeño robusto de [su negocio] de memoria" para impulsar sus resultados generales.

El optimismo de Samsung para todo el año es un poco más inestable, ya que la competencia en el mercado de teléfonos se espera que se intensifique en el segundo semestre. Samsung no nombró a Apple específicamente, pero es probable que sea la competencia de la que está hablando. Este año se cumple el décimo aniversario del primer iPhone, y se espera que Apple presente actualizaciones dramáticas en el dispositivo de este año.

Samsung confirmó el miércoles que lanzará un nuevo smartphone insignia en la segunda mitad del año, que probablemente será el sucesor de su malogrado Galaxy Note 7. También dijo que buscará permanecer rentable a través de las "ventas sólidas" Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus, así como mediante el lanzamiento de nuevos teléfonos de gama media a baja.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

Este trimestre marca los primeros resultados desde que Samsung presentó sus nuevos teléfonos Galaxy S8 y S8 Plus, aunque los teléfonos llegan al mercado demasiado tarde para contribuir a los resultados financieros del período. Samsung necesita esos dispositivos para ayudar a recuperar clientes móviles y recuperar su confianza después de que sacó el Note 7 de circulación el año pasado debido a problemas de sobrecalentamiento. Pero incluso cuando las división móvil lucha, las ganancias financieras totales de Samsung se han beneficiado de sus operaciones de fabricación de chips y pantallas para su uso en teléfonos inteligentes y otros dispositivos.

"Estos resultados financieros ... muestran que Samsung es un conglomerado industrial bien diversificado y que la compañía, a diferencia de Apple, ha logrado reducir su dependencia de los teléfonos inteligentes", dijo Thomas Husson, analista de Forrester.

Superando la debacle del Note 7

Los resultados llegan en momentos en que Samsung intenta recuperarse del fiasco del Galaxy Note 7. En octubre, la compañía mató a su teléfono de pantalla grande después de que fallas de la batería causaran que el dispositivo se sobrecalentara. La debacle le costó a Samsung un estimado de US$17,000 millones en ventas. También le costó a Samsung el liderazgo en el mercado mundial de teléfonos inteligentes, y ayudó a Apple a saltar en el cuarto trimestre de 2016 para convertirse en el mayor proveedor de teléfonos inteligentes del mundo. (La última vez que Apple se mantuvo a la cabeza fue en 2014 cuando presentó sus primeros teléfonos de pantalla grande, el iPhone 6 y 6 Plus).

Samsung cuenta con que su nuevo teléfono inteligente, el Galaxy S8, le ayude a recuperar clientes móviles. El dispositivo en gran parte ha conseguido buenas críticas, y Samsung dijo a principios de esta semana que los pedidos por adelantado para el S8 y el S8 Plus eran las "mejores en la historia", 30 por ciento por encima de las preventas del Galaxy S7 del año pasado. Dado que el Galaxy S8 no salió a la venta hasta abril, no está incluido en los resultados del primer trimestre.

Samsung dijo el miércoles que los ingresos en su negocio de TI y comunicaciones móviles -- que incluyen teléfonos, así como redes y otras tecnologías -- cayeron 15 por ciento a 23.5 billones de wones (US$20,700 millones). Sólo en los móviles, los ingresos disminuyeron 17 por ciento.

La compañía dijo que la demanda de teléfonos inteligentes y tabletas se redujo ligeramente debido a los "efectos estacionales", pero que los envíos de teléfonos inteligentes aumentaron ligeramente debido a la nueva serie Galaxy A y a "sólidas ventas" de teléfonos de gama media y baja en mercados emergentes.

En el segundo trimestre, Samsung espera que la demanda del mercado de teléfonos inteligentes y tabletas se mantenga sin cambios, y dijo que sus envíos globales de teléfonos inteligentes deberían mantenerse sin cambios debido a las menores ventas de teléfonos de gama media y baja. Sin embargo, el Galaxy S8 y el S8 Plus deberían ayudar a aumentar los ingresos y utilidades de forma secuencial.

"El Galaxy S8 y S8 Plus, que se lanzaron el 21 de abril, muestran fuertes ventas iniciales", dijo Samsung en un comunicado de prensa.

Para todo el año, la demanda del mercado de teléfonos inteligentes debería "aumentar ligeramente" debido a que los clientes reemplazan sus teléfonos de gama media y alta. Pero esperamos que la competencia "se intensifique".

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

Chip, chips, chips

Samsung puede ser mejor conocido como el mayor fabricante mundial de teléfonos y televisores, pero también es un actor importante en la industria de semiconductores. Es el mayor proveedor mundial de chips de memoria y el segundo fabricante de procesadores más grande después de Intel. Junto con el diseño de procesadores para algunos de sus propios dispositivos, Samsung fabrica procesadores creados por otras empresas, como el gigante de chips inalámbricos Qualcomm.

A pesar del golpe financiero del Note 7 en trimestres anteriores, Samsung logró generar fuertes resultados debido a su negocio de componentes. La compañía atribuyó el miércoles sus fuertes resultados a ese negocio.

Los ingresos del negocio de semiconductores de Samsung se dispararon un 40 por ciento a 15.66 billones de wones (US$13,800 millones), mientras que las ventas de chips de memoria subieron un53 por ciento.

El segmento de paneles de pantalla de Samsung también registró un aumento en los ingresos, un 21 por ciento, a 7.29 billones de wones (US$6,400 millones). Se espera que la demanda de sus pantallas OLED flexibles aumente en la segunda mitad del año. Se ha rumoreado que Samsung será un proveedor de pantallas para el próximo iPhone.

La compañía dijo que sus ganancias operacionales totales subieron un 48 por ciento a 9.9 billones de won (US$8,700 millones), mientras que los ingresos del trimestre totalizaron 50.55 billones de wones (US$44,600 millones), un poco más que los 49.780.000 billones del año pasado.

Samsung también dijo el miércoles que completó una revisión de su estructura corporativa, y finalmente decidió no convertirse en una estructura de holding. "La revisión encontró que una estructura tipo holding no fortalecería la competitividad de los negocios de la compañía y podría potencialmente influir en las operaciones de la compañía a largo plazo", dijo Samsung en un comunicado de prensa.