CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Celulares

La historia del Samsung Galaxy S8 y sus predecesores [segunda parte]

Con la llegada de los Samsung Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus, recordamos el diseño, especificaciones y diferentes características de los celulares Galaxy S. Segunda de cuatro partes.

Juan Garzón/CNET

El Samsung Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus traen unos de los cambios más drásticos para la línea de teléfonos insignia de la empresa, pero sin duda siguen reflejando muchas de las características que conocimos en sus predecesores.

Juan Garzón/CNET


Samsung ha logrado tener éxito en el mercado de teléfonos celulares debido en gran parte a su teléfono celular insignia, el Samsung Galaxy S. Cada generación del celular de Samsung ha buscado brindar los mejores componentes del mercado y eso es justamente lo que la empresa hizo con el Samsung Galaxy S8 y el Galaxy S8 Plus.

Samsung se ha esforzado cada año por aprender de cada uno de sus dispositivos para intentar traer uno mejor, y con los Galaxy S8 la empresa implementa el cambio más drástico que ha hecho en la línea, removiendo casi por completo los biseles de la pantalla y sin ofrecer una versión con pantalla curva.
Aunque ya recordamos los primeros Samsung Galaxy S, ahora hablaremos de los que vinieron después para entender un poco mejor de dónde vienen los Galaxy S8 y qué podemos esperar en el futuro.


Samsung Galaxy S II

Samsung recibió grandes críticas en la primera generación de teléfonos celulares Galaxy S, ya que el dispositivo que llegó a Estados Unidos no fue el mismo que la versión internacional que se vendió en el resto del mundo. Además cada operador contaba con una variante distinta, haciendo todo muy confuso para el consumidor.

La segunda generación de teléfonos insignia de Samsung, llamada Galaxy S II y presentada en 2011, intentó tener celulares mucho más similares, pero todavía tenía una versión internacional y otras versiones para tres de los principales operadores en Estados Unidos.

La versión internacional del Galaxy S II era más poderosa, grande y atractiva que la primera generación. Contaba con una pantalla Super AMOLED Plus de 4.3 pulgadas, un procesador de dos núcleos de 1.2GHz, una cámara trasera de 8 megapixeles, una cámara frontal de 2 megapixeles y una batería con mayor capacidad de 1,650mAh (en comparación con la de 1,500mAh que tenía el original).

Samsung-GALAXY-S-II_1.jpg
El Samsung Galaxy S II (versión internacional) Crédito: Samsung

A pesar de que logró incrementar la potencia de sus componentes, Samsung también hizo que el dispositivo fuera aún más delgado que la versión anterior. Mientras que la primera versión medía 9.9mm, el Galaxy S II tenía un grosor de solo 8.49mm. Sin embargo, su peso no tuvo mayor cambio. El Galaxy S II pesaba 116 gramos, mientras que el Galaxy S pesaba 118 gramos.

Aunque era más grande que las versiones anteriores, el dispositivo se sentía muy bien en la mano y su diseño aparentaba ser mucho más elegante que la versión anterior, a pesar de tener múltiples componentes de plástico.

La historia de los Samsung Galaxy S, antes del Galaxy S8 [primera parte]

El Samsung Galaxy S II en EE.UU.

Desafortunadamente, el Galaxy S II no tuvo solamente una versión a nivel mundial. Una vez más, Estados Unidos recibió otro Galaxy S II, y un modelo un poco diferente para cada uno de los operadores.

El Samsung Galaxy S II salió en tres de los cuatro principales operadores de Estados Unidos: AT&T, T-Mobile y Sprint.

A pesar de que cada modelo era diferente para cada operador en Estados Unidos, todos eran muy similares. Todos tenían Android 2.3 Gingerbread, una cámara frontal de 2 megapixeles, una cámara trasera de 8 megapixeles, 1GB de RAM y no contaban con un botón físico de Inicio (Home), como la versión internacional.

Mientras que el Galaxy S II de AT&T y Sprint tenían el mismo procesador de 1.26Ghz (de dos núcleos), el Galaxy S II de T-Mobile tenía un procesador de 1.5GHz (de dos núcleos). Además, el Galaxy S II de T-Mobile tenía la misma pantalla de 4.5 pulgadas que la versión de Sprint, pero el de AT&T tenía una pantalla de 4.3 pulgadas.

Otra diferencia fue el peso y la capacidad de la batería entre estos tres celulares. El Galaxy S II de AT&T tenía un peso de aproximadamente 121 gramos, un grosor de 8.8mm y una batería de 1650mAh, mientras que el de Sprint pesaba aproximadamente 130 gramos, tenía un grosor de 9.6mm y una batería de 1800mAh. Por su parte, el Galaxy S II de T-Mobile resultó ser el más pesado (aproximadamente 135 gramos), con un grosor de 9.3mm y una batería de mayor capacidad (1850mAh).

Los tres Galaxy S II tenían un diseño muy similar, solo que el de AT&T era el que tenía una apariencia más cuadrada que los otros, mientras que el de T-Mobile tenía unos bordes más redondeados que los otros. Sin embargo, los tres se sentían muy bien en las manos, aparentaban ser modernos y se veían bien a pesar de su construcción en la que predominaba el plástico. Los Galaxy S II de T-Mobile y Sprint resultaron ser los que se sentían más extraños porque eran los más grandes.

Samsung Galaxy S2.jpg
Los Samsung Galaxy S II en Estados Unidos. AT&T (izquierda), Sprint (centro) y T-Mobile (derecha) Crédito: Samsung

Por último, mientras que la versión de este celular se llamó Samsung Galaxy S II en AT&T y T-Mobile (igual que la versión internacional), la versión de Sprint llevó el nombre de Galaxy S II Epic 4G Touch (sí, el nombre más corto y fácil que se les ocurrió).

Reproduciendo: Mira esto: ¿Cuánto le cuesta a Samsung fabricar el Galaxy S8? y...
2:47