CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

El Samsung Galaxy S5: lo importante lo lleva por dentro

Tras un mes de uso, es claro que el Samsung Galaxy S5 es uno de los mejores celulares que han existido. Pero sus principales encantos no están en su deslucido exterior, sino en su potente interior.

Celulares

Samsung Galaxy S5 Analisis
El Samsung Galaxy S5 lleva la mayoría de sus encantos por dentro, no por fuera. Crédito: Juan Garzón/CNET

Cada vez que Samsung presenta una nueva versión de su teléfono celular insignia, el mundo pone atención. Como todo celular importante, tras el anunció oficial, la nueva versión del celular de lujo de Samsung va a recibir una serie de elogios y críticas.

El Samsung Galaxy S5 no es la excepción. A pesar de ser mejor a su predecesor en casi todos los aspectos, la intención secreta de Samsung parece haber sido cumplir con la máxima de "lo importante es lo que llevas por dentro y no por fuera".

He estado probando el Galaxy S5 por un mes y, a pesar de las fuertes críticas que ha recibido el dispositivo, no cabe duda que tiene muchos encantos para enamorarnos.


Primeras impresiones

Lo primero que ves cuando sacas el Samsung Galaxy S5 de la caja es prácticamente un Galaxy S4, de eso no cabe duda. Sin embargo, una vez lo colocas en tu mano, lo volteas o presionas el botón de Inicio (Home) la perspectiva cambia un poco y es claro que ésta es una evolución de su predecesor.

La parte trasera es muy diferente a la de la versión anterior. Lo cubre un material con pequeños orificios y el flash viene debajo de la cámara junto al nuevo monitor de ritmo cardíaco. El botón de Inicio es más rígido que el del Galaxy S4 o el Galaxy Note 3, posiblemente debido a que incluye un lector de huellas dactilares.

La parte frontal ayuda a distinguir la nueva versión del teléfono celular de el del año pasado; sin embargo, esto no significa que todo sea diferente o novedoso con el Galaxy S5.

Sus encantos

Durante estas semanas he tenido la oportunidad de probar, lavar y tirar, entre otras muchas cosas, al Samsung Galaxy S5. Lo más importante del dispositivo está definitivamente por dentro y no por fuera. 

Su procesador Snapdragon 801 de 2.5GHz y sus 2GB de RAM hacen que navegar por el celular no presente ningún problema y responda rápidamente. También cuando abrí las aplicaciones o utilicé la multitarea. Experimenté algunos pequeños retrasos en ocasiones, principalmente con las animaciones, pero en general no es nada alarmante. En cuanto a poder, el Galaxy S5 no tiene nada que envidiarle a nadie y ese es uno de sus encantos principales. Responde tan bien como se puede esperar de un teléfono con estas especificaciones y siempre está atento a tus comandos.

La cámara trasera de 16 megapixeles toma fotos muy nítidas, su enfoque reacciona rápidamente y la grabación de video 4K captura todos los detalles importantes y tanto detalle que quizá es más de lo que te interesa.

Para mí, su encanto principal - aparte de su gran poder -  es TouchWiz y la cantidad de aplicaciones preinstaladas que tiene. ¿Por qué me gustaron tanto estos aspectos? Por el gran cambio en comparación a la versión anterior de TouchWiz del Galaxy S4 y el Galaxy Note 3. Samsung ha tomado el camino indicado en cuanto a TouchWiz.

Adicionalmente, el botón capacitivo ubicado del lado izquierdo del botón de Inicio (que antes funcionaba como botón de menú) ahora es el botón multitarea, algo similar a cómo funcionan los botones de Android puro en la pantalla.

He tenido múltiples celulares Samsung con Android y lo primero que hago siempre es colocarle un launcher para tener una interfaz que me guste, con mayor personalización, velocidad y simplicidad.

Después de utilizar el Galaxy S5 por este tiempo puedo decir que no he llegado a sentir la necesidad de instalar un launcher. La actual es la mejor interfaz que he visto en un celular Samsung.

A pesar de contar con algunas animaciones - para mi, un poco exageradas - TouchWiz ahora sí parece mucho más a lo que es Android puro o, al menos, sigue el mismo esquema.

Si mantienes presionada la pantalla de Inicio para cambiar el fondo de la pantalla, aparecen menús muy similares a los que encuentras en un teléfono como el Nexus 5. Cuando abres una aplicación, el menú se encuentra en una de las esquinas de la pantalla, con el icono de tres punticos como viene en el HTC One Google Play Edition.

Si estás en la pantalla de Inicio y deslizas hacia la derecha, podrás abrir Mi revista, la aplicación que te proporciona el contenido que quieres, parecido a la forma en que accedes Google Now desde la pantalla de Inicio del Nexus 5.

Las principales sorpresas que recibí del Samsung Galaxy S5 fueron su pantalla y la duración de la batería. Prácticamente en cualquier condición de iluminación, su pantalla AMOLED de 5.5 pulgadas se ve bien, con colores vibrantes y con gran nitidez. En cuanto a la batería, tuve dificultad en hacer que me durara menos de un día laboral completo con un uso normal. En general, siempre regresé a mi casa con un poco de batería. 

Para mí la gran innovación en el Galaxy S5 no fue su lector de huellas o su monitor de actividad cardíaca. En realidad, sus distintos modos de ahorro de energía o batería resultan ser una salvación. El Samsung Galaxy S5 cuenta con dos modos: el de Ahorro de energía y el de Ultra ahorro de energía.

El primero puede utilizarse con más frecuencia para aprovechar más las capacidades del teléfono, mientras que el segundo funciona muy bien en casos extremos donde tenemos que exprimir al máximo la batería que le resta al dispositivo. Los dos realmente te ayudan a incrementar la duración de la batería, pero el modo Ultra horro de energía la incrementa radicalmente. 

Adicionalmente, me gusta mucho que el celular de Samsung ahora es resistente al agua y soporta un puerto USB 3.0 que permite que se cargue el Galaxy S5 mucho más rápido que las versiones anteriores, similar a lo que ofrece el Galaxy Note 3.

Tengo que confesar que al principio da miedo mojar el celular, pero lo lavé varias veces para probar su resistencia al agua y el Galaxy S5 continuó sin problemas. Aunque yo soy muy cuidadoso con mis teléfonos y nunca antes le había dado importancia a esta cualidad, creo que a partir de ahora le daré más peso a la resistencia al agua cuando compré un nuevo dispositivo.

Llegamos a la crítica principal del Galaxy S5, su diseño. Considero que el diseño del último teléfono insignia de Samsung no es terrible o idéntico al Galaxy S4. Si consideramos la pantalla como parte del diseño, la pantalla fue lo que más me gustó en el S5.

Pero si no tomamos en cuanta la pantalla, la parte trasera fue la ganadora. A pesar que sigue siendo de plástico y es un poco resbaladiza, es muy resistente a los rasguños y la suciedad. Confieso que intenté rallar la parte trasera con llaves, esquinas de mesas y con mi uña y siempre nunca presentó rasguños. Le eché un poco de tierra y lo puse en lugares sucios y fue fácil limpiarlo con un paño o dándole una lavadita. Claro, esto no significa que lo puedes tirar sin esperar que le pase algo o que sea inmortal, pero me sorprendió mucho su capacidad de resistencia general.


Podría mejorar

Como todo dispositivo en el mundo, el Samsung Galaxy S5 no es perfecto. Tiene muchísimas funcionalidades y es imposible aprovecharlas todas. Es muy poderoso, tiene una excelente pantalla y cámara. Su diseño, a pesar de no ser el más elegante, es cómodo y decente. Pero es claro que el Galaxy S5 tienes cosas que puede mejorar.

En cuanto al diseño, la parte frontal se ve poco elegante. Pero creo que el mayor fallo es su borde metálico brillante que lo hace sentirse como un celular barato. El estilo y el brillo de este borde deja mucho que desear. Es posible que con un borde más elaborado el Galaxy S5 podría verse más como un celular profesional o una clase de dispositivo que lucha por no parecer un juguete de plástico.

Adicionalmente, sentí que el Galaxy S5 se calienta más que otros celulares con el uso. Mucho más que el Galaxy Note 3 o el HTC One M8.

 A pesar que la nueva versión de TouchWiz me gustó mucho, no todo es bueno. Para crear una carpeta es necesario mantener presionado un icono y luego seleccionar Crear carpeta. Creo que podría ser más fácil con tan solo arrastrar un icono sobre el otro.

Igualmente, aunque el menú de configuración está mucho mejor ordenado que la versión anterior de TouchWiz, me parece que aún es un poco confuso. Pero me gusta mucho que tiene un campo de búsqueda para encontrar la configuración que deseas. Como mencioné anteriormente, me parece que TouchWiz tiene algunas animaciones exageradas que pueden provocar pequeños retrasos.

Su cámara me gustó mucho, pero me pareció que la función de enfoque selectivo no funcionó tan bien como esperaba. No se si fue debido a mi experiencia con el HTC One M8, el cual ofrece más versatilidad para esta clase de disparos.

Por otra parte, creo que el lector de huellas puede llegar a ser muy útil, especialmente cuando los desarrolladores logren integrar su funcionalidad en sus aplicaciones, como lo hace LastPass, que te permite reemplazar tus contraseñas con tu huella digital. Sin embargo, me parece incómodo que esté colocado en el botón de Inicio y que me forcé a deslizar mi dedo. Es difícil hacerlo cuando sostienes el teléfono con una mano.

Igualmente, el monitor de ritmo cardíaco es una adición interesante a un teléfono celular, pero no le he encontrado el propósito o uso frecuente. Primero, se pueden obtener resultados similares al tomar el ritmo cardíaco con cualquier otro celular que tenga una cámara y flash. Segundo, hay que activar la aplicación cada vez que quiero tomarme mi ritmo cardíaco, pero lo más probable es que ni siquiera cargué con mi celular para hacer deporte. Se que hay gente que lo carga para todas partes. Pero si voy corriendo me tocaría detenerme, abrir la aplicación y colocar mi dedo en el sensor para conocer mi ritmo cardíaco, lo cual es poco factible.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

Conclusión

Es claro que el Samsung Galaxy S5 es uno de los mejores teléfonos construidos hasta el día de hoy y a la venta en el mercado, pero a pesar de contar con tantas cosas encantadores, también cuenta con un aspecto que no es muy atractivo, especialmente cuando celulares como el HTC One M8 y el Sony Xperia Z2 han subido el nivel del diseño en la categoría de alta gama.

Samsung ha hecho un excelente trabajo en la parte interna del Galaxy S5. También, su pantalla se ve hermosa. Samsung hizo un gran esfuerzo con los interiores, pero se olvidaron un poco de las apariencias. Creo que se tomaron demasiado a pecho el dicho de "lo importante es lo que llevas por dentro y no por fuera".

¿Cómo crees que podría mejorar el Galaxy S5? Déjanos tus comentarios abajo.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO