Samsung Galaxy Note Edge: sus curvas llaman la atención pero no enamoran

La pantalla curva del Galaxy Note Edge tiene actualmente funciones muy limitadas, pero todos se quedan mirándolo cuando lo tengo en mi mano. Puede ser una muestra del Galaxy S Edge y del futuro.

samsung-galaxy-edge.jpg
El Samsung Galaxy Note Edge tiene una pantalla curva que cae hacia su borde en el lado derecho.Foto de Juan Garzón/CNET

Cada vez que saco el Samsung Galaxy Note Edge de mi bolsillo y lo sostengo en la mano, mis amigos y conocidos no pueden ocultar su cara de asombro. El Galaxy Note Edge es un dispositivo asombroso, cuenta con casi todas las especificaciones del popular Note 4 y añade una curvatura a su pantalla que no se había visto en el mercado.

Sin embargo, su curva no convence y su alto precio lo hace ser difícil de considerar como una opción, aunque sea un dispositivo de "edición limitada". Vale la pena felicitar a Samsung porque a pesar de que considero que la pantalla curva todavía no representa una necesidad o sea de mucha utilidad, es una manera de mostrarnos cómo podrían ser los teléfonos del futuro o al menos una manera en la que Samsung nos revela su capacidad de innovación y desarrollo.

Nota del editor: Este artículo no se trata de conocer todas las funciones o los detalles del Galaxy Note Edge, sino de mi experiencia durante el tiempo que lo he utilizado, específicamente enfocándome en la pantalla curva. Para conocer más detalles, visita nuestro análisis del Samsung Galaxy Note Edge aquí.

El Galaxy Note Edge no es un teléfono malo o que no valga la pena. En realidad, es un excelente teléfono -- es prácticamente un Samsung Galaxy Note 4 con más curvas.

Desde que Samsung presentó su prototipo de teléfono curvo en CES 2013, me emocioné y sólo esperaba el momento en que ese prototipo se convirtiera en realidad. Hoy, ese prototipo es el Galaxy Note Edge y no cumplió con mis expectativas.

Su pantalla curva es muy atractiva, pero también es muy limitada. La pantalla cambia la interfaz normal de Android, posiblemente confundiendo a más de una persona.

El Galaxy Note Edge es el inicio de una innovación que esperamos ver en un futuro -- el comienzo de los celulares con pantallas flexibles que aunque por el momento son rígidas por la protección que ofrece el vidrio, nos dan una miradita al dispositivo que, al menos yo, sueño poder doblar y colocar en mi bolsillo y desdoblar para poderlo usar y ver una película o leer un libro. Puede ser que para esto falte mucho, pero es un paso más de Samsung y una muestrita de lo que podríamos ver en el rumorado Samsung Galaxy S Edge.

samsung-galaxy-note-edge-foto.jpg
Foto de Juan Garzón/CNET

Más curvas que el Galaxy Note 4

Es claro que el Galaxy Note Edge está basado en el Galaxy Note 4. Su cubierta trasera plástica tiene el mismo patrón que intenta imitar el cuero. Su cámara trasera se encuentra en la misma ubicación, al igual que el flash y el sensor de monitor cardíaco. Inclusive, el Note Edge tiene el lápiz óptico, S Pen, que se almacena en la misma posición (en el borde inferior derecho).

Asimismo, la cámara frontal, los sensores de luz y proximidad, el altavoz, el botón de Inicio, el conector Micro-USB y de audífonos se mantienen en la misma posición. Los cambios aparecen principalmente en el marco metálico (también pintado), que en el lado derecho es mucho menor. Esto permite que la pantalla tenga la curvatura en la parte derecha, pero hace que el botón de encendido se mueva del borde lateral derecho al borde superior y que el emisor infrarrojo pase del borde superior derecho al borde superior izquierdo.

A pesar de que tiene una pantalla más pequeña de 5.6 pulgadas (versus 5.7 pulgadas), el Galaxy Note Edge es más ancho (8.24mm vs. 7.86mm), lo que lo hace más difícil de controlar con una sola mano y el borde de la pantalla curva lo hace sentirse extraño -- clavándose un poco en la palma de la mano -- e incómodo.

Asimismo, parece ser que el teléfono está fabricado principalmente para diestros, ya que su pantalla curva llamada Edge, se encuentra solamente en el lado derecho.

Uso de la pantalla curva Edge

La pantalla curva te permite tener acceso a apps prácticamente todo el tiempo, te ofrece diferentes herramientas e información, al igual que notificaciones.

La pantalla curva se convierte en la base de tus accesos rápidos a los apps. Ya no se encuentran en la parte inferior como generalmente lo hacen en Android -- en la parte inferior ahora encuentras un icono para llamar al lado izquierdo, un icono para el cajón de apps al lado derecho y en medio los indicativos de la página de Inicio en la que te encuentras.

Si estás en un app, la barra reduce su tamaño, pero si recibes una notificación o la tocas para activarla, la barra tapa una parte del app que estás usando -- algo que no considero muy práctico. Además, la barra dificulta la navegación de apps que tienen paneles ocultos al lado derecho que puedes abrir con deslizar tu dedo desde el borde del app hacia el centro del dispositivo.

galaxy-note-edge.jpg
Las notificaciones o uso de la pantalla curva Edge tapan la visibilidad de los otros apps y dificultan el uso de algunas aplicaciones.Foto de Juan Garzón/CNET

Samsung ha modificado algunos de sus apps para sacarle provecho a esta pantalla curva. Pero, en ocasiones, no es lo indicado y aunque algunos pueden resultar útiles al incluir menús allí en la pantalla, no creo que siempre sea la mejor implementación. Por ejemplo, cuando abres la cámara el disparador y otros controles se colocan en la pantalla curva. Esto no es nada cómodo a la hora de tomar fotos, ya que la curvatura aleja los controles de tu alcance.

foto-galaxy-note-edge
Los controles de la cámara se encuentran en la pantalla curva.Foto de Captura de pantalla por Juan Garzón/CNET

La pantalla Edge tiene su propia tienda de apps o pantallas que puedes instalar para poder aprovecharla más. Esto incluye una con tu calendario, marcadores de eventos deportivos, noticias, tuits, control de reproducción de música, información de tu ejercicio de S Health y uso de RAM, entre otras. No hay mucha variedad en este momento y entiendo que esto no es necesariamente culpa de Samsung pero limita el uso de la pantalla.

Es posible que con el tiempo los desarrolladores creen más apps que sean compatibles con esta pantalla curva o creen paneles o pantallas para ella, pero por el momento es demasiado limitada.

Conclusión

El Galaxy Note Edge es sólo una muestra de lo que Samsung puede hacer con su tecnología, pero creo que su curvatura no va mucho más allá de ser algo que llame la atención. Su precio (US$399 con contrato), que es US$100 más que el Galaxy Note 4, no justifica realmente su pantalla curva, pero es un excelente dispositivo que se lo recomendaría a cualquiera que busque uno de los mejores celulares del mercado con un cuerpo innovador.

Quizás en un futuro Samsung presentará un celular con una pantalla curva a cada lado, ofreciendo un dispositivo más simétrico que le saque mayor provecho a esas pantallas. Ojalá que para ese entonces haya mayor apoyo de los desarrolladores y así existan más apps que saquen provecho de los bordes curvos. Y, ¿quién sabe? De pronto el rumorado Galaxy S Edge podría sacarle mayor provecho a esta pantalla curva.