Así es como el Galaxy S7 se mantiene frío con tanto poder

Samsung explica que el celular confía en un sistema de enfriamiento líquido y utiliza un tubo diminuto, de apenas 0.4mm de grosor, para transportar agua.

Los Galaxy S7 y S7 Edge son los primeros celulares de Samsung con sistema de enfriamiento líquido

Samsung

El Samsung Galaxy S7 y su primo curvilíneo, el Galaxy S7 Edge, tienen un sistema de enfriamiento líquido, el cual Samsung detalla para que los usuarios conozcan la tecnología que evita el sudor en este par.

Este sistema de enfriamiento, popular en el mercado de telefonía desde 2013, consiste en agua que se convierte en vapor por el calor del procesador. En el caso de Samsung, la gigante sudcoreana utilizó un tubo de apenas 0.4mm de diámetro, que lo hace el más pequeño dentro de un teléfono.

Este pequeño tubo tiene unos diminutos poros que absorben el calor para que conviertan el agua dentro del tubo en vapor y disiparlo.

El vapor, sin embargo, no sale del dispositivo. Una vez que el teléfono ya dejó de sobrecalentarse por las tareas en ejecución, el vapor se condensa para convertirse en agua que se utilizará para la siguiente ocasión que el teléfono se sobrecaliente.

"Los Galaxy S7 y Galaxy S7 Edge tienen un alto rendimiento y extender el uso de las funciones nos preocupaba", dijo en un comunicado Jeonggyu Jo, del departamento de investigación y desarrollo en Samsung. "Para dispersar el calor de forma efectiva, colocamos el aspersor térmico. Esto asegura alto rendimiento del teléfono y al mismo tiempo disminuye la sensación de calor en la superficie".

Sin embargo, el sistema de enfriamiento en el Galaxy S7 no siempre está encendido. Según los expertos, el sistema sólo se activa si detecta una cantidad de calor excesiva; algo que equiparan a lo que ocurriría en una carretera: sólo se necesitan de muchos carriles en casos de congestión vial.

Close
Drag