​A pesar del Note 7, Samsung espera ganancias en el cuarto trimestre

La venta de procesadores traerá ganancias a la compañía, que ha enfrentado en los últimos meses las debacles del teléfono explosivo y las lavadoras defectuosas.

A pesar del Note 7, Samsung obtiene beneficio operativo, impulsado por la venta de chips.

Foto de Josh Miller

A Samsung no le fue tan mal después de todo en 2016.

La compañía espera un beneficio operativo de US$7,700 millones para el cuarto trimestre del año que recién terminó, una cifra bondadosa después del fiasco del Galaxy Note 7 y de la devolución de cientos de lavadoras defectuosas en EE.UU.

Según un reporte de ZDNet, el sitio hermano de CNET y CNET en Español, los datos positivos se deben fundamentalmente al buen desempeño en el negocio de sus chips.

La empresa dijo en su guía de ganancias que ese beneficio operativo de US$7,700 millones representa un 49.84 por ciento más que el mismo periodo del año 2015, y un 76.92 por ciento con respecto al trimestre anterior.

Un dato importante es que esta es la mejor cifra desde el tercer trimestre de 2013, cuando logró más de US$8,000 millones, muy a pesar de la retirada del Note 7 del mercado.

Del total del beneficio operativo, analistas consultados por ZDNet esperan que el negocio de procesadores haya aportado en este periodo al menos US$7,000 millones.

En octubre, después de la debacle del Note 7, las ganancias operativas de la división móvil de la empresa se desplomaron a su nivel más bajo en los últimos ocho años. Esto generó la necesidad de estudiar una posible división de la compañía en dos, un proceso que actualmente sigue una investigación externa para dictaminar si es lo mejor para la empresa.

Ya en julio la empresa había asegurado que sus ganancias estaban en franco crecimiento gracias al éxito del Galaxy S7.

Close
Drag