El porqué Samsung debería estar nervioso sobre sus teléfonos 'premium'

Ahora que hay tantos teléfonos de alta gama inundando el mercado, ¿puede Samsung seguir justificando el elevado precio de los suyos?

Móvil
¿Está dispuesta la gente a pagar por un costoso Galaxy Note 5 si surgen alternativas más económicas? Sarah Tew / CBS Interactive

Cuando se trata de teléfonos inteligentes de alta calidad (también conocidos como premium), un nuevo mundo está llegando -- y no está claro dónde encaja ahí Samsung Electronics.

El cambio está llegando poco a poco, pero sin pausa. Estamos empezando a ver la aparición de teléfonos inteligentes como el Moto X Style de Motorola, el Axon Pro de ZTE o el Xiaomi Mi Note, productos estrella con un rasgo clave en común: una etiqueta de precio que es mucho más razonable que tu típica tarifa de los gama alta.

El Moto X Style (conocido como Pure Edition en EE.UU.) se venderá por US$399; el Axon Pro cuesta US$449 y el Mi Note cuesta aproximadamente US$270.

En comparación, Samsung, la fabricante de teléfonos inteligentes más grande del mundo, el jueves dio a conocer su más reciente dispositivo jumbo, el Galaxy Note 5, y el Galaxy S6 Edge+, una versión más grande de su S6 Edge, que se destacó de la multitud con una pantalla que envuelve ambos lados del teléfono. Mientras que el precio varía entre las distintas operadoras, el Note 5 tendrá un costo de alrededor de US$700 y el S6 Edge+ costará aproximadamente US$800.

Samsung, al igual que otros jugadores en el campo de alta gama como HTC y LG, se encuentran cada vez más golpeándose contra una pared, pues las expectativas de los consumidores sobre cuánto debe costar un smartphone de gama alta ha cambiado. Esto es particularmente cierto para los smartphones con el software móvil de Google, Android. Es también parte de una desaceleración más extensa en las ventas de teléfonos inteligentes y una falta general de entusiasmo para una nueva generación de teléfonos que son mejores -- pero sólo marginalmente.

"La fatiga de los teléfonos es una cosa real", dice Tom Moss, director ejecutivo de Nextbit, una startup que intenta sacudir el mercado con su propio smartphone.

Si bien Samsung cuenta con una impresionante -- algunos dirían abrumadora -- cartera de teléfonos inteligentes en diferentes precios, la compañía apuesta en sus dispositivos insignia Galaxy S y Galaxy Note para impulsar la conciencia, las ventas y las ganancias. Un cambio en la forma en que una persona está dispuesta a gastar en su teléfono inteligente podría obligar a la empresa a trabajar más duro para justificar sus precios más altos. De hecho, la compañía ya ha indicado que bajaría el precio de su teléfono inteligente Galaxy S6, que se dio a conocer marzo.

El Galaxy Note 5 es la versión más reciente del teléfono jumbo de Samsung. Sarah Tew / CBS Interactive

"Si Samsung no puede proporcionar una diferenciación significativa en el hardware, incluso a precios más altos, entonces una reducción de precios significará entrar en una simple guerra de precios", dijo Avi Greengart, analista de Current Analysis.

Samsung, por su parte, no está preocupado.

"Estamos muy a gusto con la forma en que nos hemos diferenciado en el mercado", dijo Justin Denison, director del negocio de estrategia de producto y marketing para Estados Unidos de Samsung. "Nuestra promesa es que Galaxy es la última y mejor tecnología".

De hecho, el S6 Edge y su hermano mayor S6 Edge+ siguen siendo impresionantes al sostenerlos, y la compañía esencialmente inventó el mercado de los smartphones de gran tamaño, conocidos en la industria como phablets (o tabléfonos) porque difuminan la línea entre un teléfono y una tableta. La compañía también ha gastado miles de millones de dólares para construir el reconocimiento de su marca.

Pero el hecho de que los precios de teléfonos inteligentes no tienen que ser ridículamente altos es una revelación que ha comenzado rápidamente a abrirse paso en los consumidores de todo el mundo. En EE.UU., los operadores de telefonía móvil están achacando la carga de los pagos de los teléfonos inteligentes al consumidor. La semana pasada, Verizon optó por poner fin a los contratos de servicios y subsidios que mantienen el precio de los teléfonos inteligentes artificialmente bajos. Ese iPhone 6 que antes te costaría US$199 con un contrato de dos años en realidad cuesta US$650 -- a menudo pagado en plazos de 24 meses.

Entonces, ¿qué pasa si la gente empieza a pensar que los teléfonos de Samsung son demasiado caros?

La culpa es de China

Si la revolución de precios en los smartphones tiene un origen, ése sería China. Compañías como Huawei, Lenovo (que posee Motorola) y ZTE son algunos de los vendedores chinos que buscan construirse una reputación creando teléfonos inteligentes de alta calidad a precios asequibles.

Pero el abanderado de este cambio es una empresa que ni siquiera vende teléfonos inteligentes en EE.UU: Xiaomi. La empresa china es una de las nuevas empresas más valiosas del mundo y ya se cuenta con una base de fans enorme en China, el sudeste asiático y la India. Cuando Xiaomi realizó un evento en Sao Paulo para anunciar su lanzamiento allí, la compañía no tuvo problemas para llenar un auditorio con capacidad para 1,000 personas. La compañía llevó a cabo una segunda reunión poco después donde dio cabida a cientos de personas que no pudieron entrar en el primer evento.

El Mi Note de Xiaomi es un competidor en el mercado de los 'smartphones' Aloysius Low/CNET

"Es uno de los días más locos de mi vida", dijo el brasileño Hugo Barra, director de negocios internacionales de Xiaomi, en una entrevista poco tiempo después del lanzamiento en junio.

El jueves, Xiaomi desveló su propio teléfono jumbo, el Redmi 2, que se vende a US$155.

OnePlus, otra startup china que apunta a los entusiastas de Android, venderá su OnePlus 2, que tiene un cuerpo de metal, sensor de huellas y montones de poder de procesamiento, en US$330.

Alcatel OneTouch, una unidad de la fabricante china de televisores TCL, quiere llevar los precios aún más abajo. Steve Cistulli, vicepresidente principal a cargo de la región de Norteamérica, dijo que su producto insignia costaría menos de US$300.

Ya ofrece su smartphone Idol 3 por US$250. "Esa etiqueta de precio de US$250 es deliberada", "es básicamente el precio del pago inicial (sobre un teléfono premium)".

Muchos de esos teléfonos nunca verán la luz del día entre los consumidores de EE.UU., que están más acostumbrados a pagar un elevado precio por sus smartphones y todavía reconocen el valor de una marca, según Jefferson Wang, de IBB Consulting.

Gancho a la quijada

¿Crees que un gigante como Samsung es infalible? Basta con echar un vistazo a su último informe de resultados. El conglomerado de electrónica de Corea del Sur registró su séptima caída consecutiva en sus ganancias trimestrales y advirtió de tiempos difíciles por venir.

Samsung no es la única. Otras empresas que han invertido fuertemente en el mercado de teléfonos de alta calidad han sentido el golpe. LG registró una caída del 60 por ciento en sus utilidades, en parte debido a ventas débiles de teléfonos inteligentes. HTC, otrora una de las mayores fabricantes de teléfonos inteligentes, ha caído a la categoría de "otros" jugadores, registró pérdidas y advirtió de despidos.

"Hay algunos cambios sucediendo en Android en este momento", dijo Moss. "La jerarquía [de vendedores de teléfonos inteligentes] se está reorganizando de nuevo".

Moss, un veterano de Google que trabajó en el proyecto Android original y se ha aliado con un diseñador clave de HTC, dijo tener la intención de ofrecer a su teléfono inteligente en ese nuevo nivel de alta calidad, que ahora se considera entre US$300 y US$400.

Apple ha demostrado ser la excepción al malestar generalizado sobre los teléfonos inteligentes, pero también mostró una ligera grieta en su armadura. La segunda mayor fabricante de teléfonos inteligentes vendió 47.5 millones de iPhones en el período -- ventas impresionantes en casi cualquier medida, pero no suficientes para las expectativas de Wall Street.

A diferencia de Apple, Samsung ya se adentra en la categoría de teléfonos asequibles. "Todavía ofrecemos dispositivos a otros precios y encontrarás un poco de innovación allí también", dijo Denison.

Directo al consumidor

Samsung ha dicho antes que la movida hacia los planes de pagos a plazos ha ayudado a impulsar las ventas de teléfonos premium porque los consumidores pueden pagar el elevado precio de éstos en un plazo de hasta dos años.

Pero ahora que han bajado los precios de teléfonos rivales, los consumidores podrían empezar a considerar también las diferencias entre dichos pagos a plazos. Un Galaxy Note 5 costaría más de US$29 al mes durante 24 meses, mientras que el Galaxy S6 Edge+ costará US$32.49 al mes.

En comparación, el Moto X Style cuesta US$16.67 al mes. No es una diferencia gigantesca, pero sí podría ser suficiente para dar a los consumidores una razón para considerar mejor sus opciones.

The Moto X Style (known as the Pure Edition in the US) is an example of a flagship device with a lower price than normal. Sarah Tew/CNET

Empresas como Motorola, ZTE, Huawei y Alcatel OneTouch también están comenzando a impulsar sus productos directamente a los consumidores. Todos ellos han abierto sus propios sitios Web y se han asociado con minoristas como Best Buy y Amazon para evitar las operadoras y llevar sus teléfonos desbloqueados directo a los consumidores. Los teléfonos desbloqueados reciben este nombre porque los dispositivos no están vinculados a una única compañía.

"Esto es un reflejo de la gente siendo más exigente con su dispositivo", dijo Jeff Miller, jefe de ventas de Motorola.

Si Samsung quiere competir, deberá atacar ese segmento de nivel medio con teléfonos más decentes a precios más bajos, dijo Wang. Una de las ventajas que tiene Samsung es su relación existente con las operadoras.

De hecho, la mayoría de las personas siguen comprando sus teléfonos de una compañía inalámbrica cuando se inscriben para sus planes de servicio celular. Wang cree que la tendencia mantendrá a Samsung a salvo de cualquier bajada repentina de la demanda de sus teléfonos.

Pero las empresas están haciendo grandes apuestas en el modelo de venta directa al consumidor, lo que sugiere que un cambio se está gestando. "Es un elemento en el mercado que tiene un potencial increíble para crecer", dijo Miller.

"La era de los teléfonos inteligentes suficientemente buenos ya viene", añadió Wang.

Y Samsung aún tiene que decidir si pertenece -- o no -- a esa nueva era.

Shara Tibken contribuyó en este artículo.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO