​Samsung no usará sus propias baterías en los nuevos Galaxy Note 7: reporte

Según 'The Korea Herald', las baterías hechas por la subsidiaria Samsung SDI no podrán ser incluidas en el nuevo lote de teléfonos que reemplazará al defectuoso.

Close
Drag

Nota del editor: El 11 de octubre Samsung anunció la suspensión definitiva de la fabricación y venta del Galaxy Note 7 por los continuos problemas de la batería del dispositivo, incluso en las unidades de reemplazo. Las operadoras y tiendas en Estados Unidos han cancelado el programa de reemplazo y han dejado de vender el dispositivo. Si ya posees un Note 7, deja de usarlo. Las operadoras y tiendas en EE.UU. están ofreciendo canjear tu Note 7 por otro teléfono diferente.

Samsung ha decidido no utilizar las baterías fabricadas por su propia subsidiaria Samsung SDI en el nuevo lote de Galaxy Note 7 que la compañía deberá reponer para poder sustituir más de un millón de unidades entregadas en todo el mundo, según pudo conocer The Korea Herald, que cita medios de comunicación locales con información de la propia compañía.

"En un seguimiento del tema de la batería, decidimos parar temporalmente el uso de las baterías de Samsung SDI para el Note 7", dijo la compañía, según informó la fuente.

Según The Korea Herald, el 70 por ciento de las baterías de los teléfonos inteligentes de Samsung son provistas por la filial de la empresa, mientras que el otro 30 por ciento por una compañía china llamada ATL, a la cual la fuente presumen le serán encargadas más baterías.

Samsung SDI tiene una corta experiencia en la fabricación de baterías no extraíbles. El Herald dice que comenzó a finales de 2014, aunque no pudo fabricar muchas de las que llevaba el Galaxy S6 porque ya Samsung tenía contratos con ATL y LG Chem.

Samsung prepara ya la recogida de más de 2.5 millones de unidades del Note 7 de las cuales un millón ya se encuentran en manos de los clientes. En EE.UU. habrá un programa de cambio que ya ha sido criticado por Consumer Reports, debido a que no siguió los patrones necesarios para evitar que se siguieran vendiendo teléfonos.

Y mientras que Samsung resuelve sus problemas con el Galaxy Note 7, reportes aseguran que Apple había incrementado en 10 por ciento los pedidos de los nuevos iPhone 7. ¿Será pura coincidencia?