CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

ANÁLISIS Celulares

El supuesto sucesor del iPhone asequible podría ser el iPhone más intrigante

La vida debería ser un poco más fácil para los fans de Apple reacios a gastar una fortuna en su próximo teléfono.

Sarah Tew/CNET

Un año después de que Apple hiciera cambios enormes, pero caros, en su línea de teléfonos inteligentes con el iPhone X, finalmente podríamos ver un teléfono rediseñado –y más barato– para el resto de nosotros.

La compañía planea organizar un evento a las 10 a.m. hora del Pacífico el miércoles, 12 de septiembre, en el Teatro Steve Jobs de su campus en Cupertino, California. Durante el evento, es probable que la empresa presente tres nuevos iPhones, según varios reportes. Dos de los modelos, de los que se rumora que van a ser el iPhone XS y el iPhone XS Max, incluirán todas las nuevas características. Pero por una vez, el modelo más intrigante del trío puede ser el más asequible.

Se espera que Apple presente un dispositivo que se parezca al iPhone X pero que usa componentes más baratos, como una pantalla LCD en lugar de una pantalla OLED más vibrante, para mantener bajos los costos, según Bloomberg. Se rumora también que su nombre será iPhone Xr. La publicación dijo que el nuevo dispositivo lucirá múltiples colores y tendrá laterales de aluminio en lugar de acero inoxidable como el iPhone X.

Reproduciendo: Mira esto: ¡Confirmado! Nuevos iPhone para el 12 de septiembre
6:18

Según los informes, este iPhone económico contará con una pantalla "cercana" de 6.1 pulgadas, que lo haría más grande que el iPhone 8 Plus, el iPhone X y su sucesor rumorado, el iPhone XS: una ruptura en la dinámica típica de que el dispositivo más grande cuesta más.

Este nuevo modelo es una señal de que, si bien los precios de los teléfonos inteligentes muy premium como el iPhone X y el Samsung Galaxy Note 9 están aumentando más que nunca, incluso una empresa con seguidores tan leales como Apple necesita hacer más por las personas más conscientes de su presupuesto. El iPhone X puede ser un éxito, pero a nivel mundial, Apple está empezando a ver erosionarse su cuota de mercado a medida que las opciones más asequibles de Huawei, OnePlus y Xiaomi captan la atención de las personas.

Reconozcámoslo: ser fanático de iPhone es algo difícil, a menos que estés dispuesto a gastar más de US$999 (o más) en el iPhone X. Sacando de la ecuación al iPhone SE, si querías uno de los teléfonos inteligentes de Apple del año pasado, y no podías gastar por el iPhone X, te quedarías estancado con el iPhone 8 o el iPhone 8 Plus: teléfonos que tienen un diseño presentado por primera vez en 2014. Tampoco tendrías acceso a la tecnología Face ID de Apple, la nueva gran característica del año pasado.

Este nuevo teléfono "económico" no es barato en sí, dado su precio rumorado de US$700, pero está muy lejos de los US$1,000 que implica gastar para llevarse el último y mejor celular de Apple. La pantalla más grande y la probabilidad de que también tenga Face ID hace que esta sea una opción atractiva para los consumidores que no desean actualizar su próximo iPhone.

"Es una buena forma para que Apple haga que se actualicen las personas con dispositivos más antiguos, como el 6 y 5S", dijo la analista de Creative Strategies, Carolina Milanesi. "Se sentirá como si tuvieran un dispositivo moderno porque se verá como uno de los nuevos, pero no tendrá el mismo costo".

Apple no quiso hacer comentarios para este artículo.

Dura competencia

En agosto, Apple se convirtió en la primera compañía estadounidense de US$1 billón y sus ventas se han disparado en los últimos años. Las proyecciones de ingresos fiscales para el cuarto trimestre de la compañía indican que es optimista sobre los teléfonos que se esperan para el miércoles.

Si bien sus teléfonos han demostrado ser tremendamente rentables, no son ubicuos en todo el mundo. Algunos de sus rivales telefónicos están viendo incluso mayores aumentos en las ventas de dispositivos. En el trimestre de junio, Huawei superó a Apple para convertirse en el segundo mayor proveedor de teléfonos del mundo, de acuerdo con varios recuentos de analistas.

El fabricante de teléfonos chino, que casi ha sido excluido del mercado estadounidense, envió 54 millones de dispositivos en el trimestre, 41 por ciento más que el año anterior, dijo la firma Canalys en agosto. Apple vendió 41.3 millones de iPhones en ese trimestre, casi sin cambios en comparación con los 41.03 millones del año anterior.

"La importancia de que Huawei supere a Apple este trimestre no puede exagerarse", dijo el analista de Canalys, Ben Stanton. "Es la primera vez en siete años que Samsung y Apple no ocupan las dos primeras posiciones".

Agregó que tanto Apple como su principal rival, Samsung, necesitan hacer que su cartera sea "más competitiva", especialmente cuando se trata de precios.

No un fabricante de equipos baratos

Además del iPhone SE, que usa especificaciones antiguas y un cuerpo pequeño, Apple ha mostrado renuencia a completar su familia de productos. Preferiría vender menos teléfonos a precios más altos que enviar millones de dispositivos baratos.

En el tercer trimestre fiscal que finalizó en junio, el precio promedio de venta de sus iPhone ascendió a US$724 desde US$606 hace un año. Eso significa que muchos de nosotros hemos estado felices de aceptar esos grandes aumentos de precios.

Los precios han pasado de US$649 por el nivel de entrada del iPhone 7 en 2016 a US$1,149 para el iPhone X de mayor capacidad el año pasado.

Los rivales de Apple suelen vender la mayoría de sus dispositivos a precios mucho más baratos. El precio promedio de venta del smartphone de Samsung fue de US$373 en el segundo trimestre, mientras que el de Huawei fue de US$278, según Canalys. Pero algunos de los teléfonos más baratos que Huawei ha lanzado recientemente tienen componentes de gama alta.

A pesar de la opción más barata de iPhone, Apple no va a seguir la ruta de sus rivales. Se espera que aumente aun más el precio de su iPhone para algunos modelos. Los dos modelos de gama alta de Apple contarán con pantallas OLED más costosas y más elegantes, cámaras duales mejoradas, respaldos de vidrio y bordes de acero inoxidable, según Bloomberg. Uno, el modelo de 5.8 pulgadas, no tendrá muchos cambios visibles, pero sí tendrá un procesador más rápido.

El otro tendrá una pantalla de 6.5 pulgadas, según Bloomberg, lo que lo convierte en uno de los teléfonos inteligentes más grandes del mercado. En comparación, el nuevo Galaxy Note 9 de Samsung tiene una pantalla de 6.4 pulgadas. Los cambios más importantes de ese dispositivo serán más evidentes en el software, como la capacidad de mirar el contenido en aplicaciones una al lado de la otra, dijo la publicación. El teléfono más grande probablemente tendrá un precio inicial de US$999 o más.

"Dado que el iPhone X ha sido el iPhone mejor vendido este año, a pesar del precio inicial de US$999, creemos que Apple entiende que los consumidores están dispuestos a pagar por un dispositivo superior y experiencia de usuario", señaló la analista de Morgan Stanley, Katy Huberty.

¿En dónde está el iPhone SE?

Los intentos anteriores de Apple de fabricar teléfonos menos costosos arrojaron resultados mixtos. La empresa presentó el colorido iPhone 5C en 2013, un teléfono de plástico pero que no fue lo suficientemente barato como para atraer compradores sensibles a los precios ni lo suficientemente llamativo para todos los demás. Apple nunca hizo una segunda versión de su dispositivo C.

Samsung, que también enfrenta la presión de vendedores de teléfonos de bajo costo, ha sido capaz de seguir siendo el mejor debido a su cartera bien redondeada. El viernes, dijo que su Galaxy A6 de nivel medio costará US$360 cuando llegue al mercado estadounidense el 14 de septiembre. Es sólo el último en una serie de productos que cruzan una amplia gama de precios.

"Los consumidores buscan cada vez más características innovadoras y hardware de alta calidad en dispositivos móviles de nivel medio", dijo Samsung en un comunicado de prensa donde anunciaba el teléfono.

Apple ha tenido más éxito con el iPhone SE, el teléfono menos costoso y de pantalla más pequeña de Apple. La compañía lanzó el iPhone SE de 4 pulgadas en marzo de 2016. En ese momento, era un retroceso a los diseños de iPhone más antiguos de Apple y era la opción para las personas que querían una pantalla más pequeña. Al año siguiente, impulsó las opciones de almacenamiento pero mantuvo todo lo demás igual.

"A Apple le corresponde una revisión en el extremo inferior de su cartera", dijo Stanton. "El iPhone SE, sin duda, ha llegado al final de su vida".

No está claro cuándo puede aparecer un sucesor del iPhone SE, ¿quizás una aparición sorpresa el miércoles? Hasta entonces, este nuevo sucesor del extremo inferior del iPhone X, así como un iPhone 8 con descuento, pueden ser las únicas opciones legítimas para un teléfono de presupuesto.

Y sí... ser fanático de Apple no es barato.

CNET en Español estará en el evento de Apple del 12 de septiembre en Cupertino. No te pierdas nuestro BLOG EN VIVO.