Club de robótica de jóvenes hispanos inspira película

En 'Spare Parts', el actor George López juega el papel de un instructor de un equipo de robótica en Arizona que sorprende en competencia ante M.I.T.

spare-parts-robot-piscina.jpg
Los jóvenes Oscar Gutiérrez, José Julián, David Del Río y Carlos Penavega en la película 'Spare Parts'.Foto de Pantelion Films

La leyenda del equipo de robótica de la escuela secundaria Carl Hayden Community High School en West Phoenix, Arizona, comenzó a escribirse a ocho horas de distancia, en la comunidad costeña de Santa Bárbara, California, en 2004.

Estos chicos, algunos de ellos indocumentados, lograron en su primer intento, llevarse el máximo reconocimiento en una competencia de robótica realizada en la ciudad californiana. Se enfrentaron a los equipos de algunas de las mejores universidades de Estados Unidos como M.I.T.

Poco más de 10 años después, la historia de los cuatro jóvenes hispanos -- Oscar Vázquez, Cristian Arcega, Lorenzo Santillán y Luis Aranda -- es el tema de un documental, Underwater Dreams, y una película de Hollywood, Spare Parts. Esta última llega a cartelera el 16 de enero y cuenta con la participación de los actores George López, Marissa Tomei y Jamie Lee Curtis.

"Apenas terminé de leer el guión sabía que tenía que hacer esta película", dijo el director Sean McNamara en los apuntes de producción. McNamara también dirigió la película Soul Surfer sobre la joven surfista Bethany Hamilton, quien no dejó que el ataque de un tiburón terminara con sus aspiraciones en el deporte. "Ver lo que enfrentaban estos jóvenes al ser indocumentados y lo que pudieron lograr -- es una historia muy importante, una historia muy americana".

El largometraje Spare Parts trata sobre el trayecto del club de robótica y de sus dos instructores -- López juega un papel que resulta de la combinación de los instructores Fredi Lajvardi y Allan Cameron -- desde el momento que deciden participar en la competencia hasta el momento que logran ganar una competencia de robótica acuática.

spareparts-lavidarobot-luisaranda.jpg
El equipo de la escuela Carl Hayden y los actores que protagonizaron la película 'Spare Parts': Oscar Gutiérrez junto a Luis Aranda, José Julian con Lorenzo Santillán, Carlos Penavega con Oscar Vázquez y David Del Río con Cristian Arcega. En la fila del frente: Allan Cameron, George López y Fredi Lajvardi.Foto de Foto cortesía de Luis Aranda

"Stinky", el robot que diseñaron los jóvenes de Carl Hayden, se construyó con sólo US$800 de tubos de policloruro de vinilo y otros objetos que pudieron encontrar en una ferretería. Los robots de su competencia, en cambio, eran "joyas sumergidas", como los describe el profesor Lajvardi en el documental Underwater Dreams. Pero los jóvenes no se dieron por vencidos.

"Nuestra meta final fue no acabar en último lugar", le dijo Cristian Arcega a CNET en Español, quien añadió que los jóvenes acabaron integrándose al grupo de robótica porque "era verano y no teníamos más nada que hacer y era posible ir a la playa" en Santa Bárbara.

Pero hicieron más que eso. El equipo ganó y captó la atención del periodista Joshua Davis de la revista Wired, quien en 2004 escribió el artículo "Living la Vida Robots". Hollywood también comenzó a demostrar interés.

Sin embargo, pasaron los años, y la vida continuó para no sólo Arcega, Vázquez, Santillán y Aranda, sino también para el club de robótica. El club regresó a la competencia nacional y aunque no volvieron a ganar el primer lugar, siguieron demostrando su talento (por dos años consecutivos volvieron otra vez a posicionarse mejor que M.I.T.).

"Fue una misión para mí demostrarle a los jóvenes que no importa en qué momento están en su vida, ellos deciden si triunfan o no", dijo Lajvardi. El instructor compartió que desde 2002, al menos 190 estudiantes han participado en el club, y que el 98 por ciento participa en clubs STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemática) en la universidad.

Tanto influyó el equipo de 2004 en el presente, que en Spare Parts todos los robots que se usaron -- un total de 24 -- fueron construidos por los estudiantes de Carl Hayden y otras secundarias del distrito escolar en Phoenix. Todos, excepto el Stinky original, quien Arcega dijo "está más o menos", a 80 por ciento de su capacidad.

Los estudiantes hispanos componen casi el 94 por ciento de la escuela Carl Hayden y el 80 por ciento del distrito escolar, según las estadísticas del Distrito Escolar Phoenix Union.

Y a pesar de las ganas que le pusieron los estudiantes, y como explica Spare Parts, el ser indocumentado afectó los recursos y las emociones de los estudiantes. No sólo en ese momento sino posteriormente.

Ahora a los 26 años, Arcega, quien formó parte del equipo original y fue considerado el "cerebro" del grupo, no ha podido continuar sus estudios universitarios debido al costo y "porque no cuenta como un residente de Arizona". Arcega le explicó a CNET en Español que tiene un permiso DACA (Deferred Action for Childhood Arrivals) y por lo menos puede trabajar. Pero aún no puede sacar una licencia para conducir. Mientras tanto, tiene algunas ideas para productos que quiere patentar y una idea para una compañía de electrónica de consumo.

Santillán y Aranda trabajan juntos para una compañía de catering que estableció Aranda. Vázquez, por su parte, siempre quiso unirse al Ejército de Estados Unidos; se le negó la admisión por ser indocumentado. Pero, gracias a una petición en el Congreso de EE.UU., Vázquez consiguió una amnistía y ahora es militar y supervisa un proyecto de ferrocarriles en Montana.

Spare Parts -- aunque un poco largo -- es un filme que inspira y nos recuerda que cuando existen las oportunidades, las posibilidades son infinitas y la utilidad inconmensurable. (Sólo piénsese que los retos que enfrentó el robot Stinky hace 10 años son los mismos con los que se encaran los robots acuáticos que buscan los restos del vuelo AirAsia 8501 en el mar Java).

"Cuando reflexiono sobre ese momento, me doy cuenta de que fue la combinación correcta de jóvenes, personalidades y maestros en el lugar y momento preciso", dijo Lajvardi. "Pero hay que recordar que sólo ganamos por un punto... Pero en los próximos años nos llevamos el tercer y segundo lugar, demostrando que no ganamos por equivocación".