CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Las 5 tendencias más importantes en CES 2020 Dispositivos de tecnología sexual Impresora de inyección de tinta para tu cara Impossible Pork NEON: El humano artificial de Samsung Lavadora inteligente de LG

La nueva atracción de Star Wars transformará los parques de diversiones

Rise of the Resistance, la nueva atracción de la expansión de Star Wars en Disneyland, integra todo tipo de tecnología (hologramas, pantallas, proyecciones y animatrónicos) para que vayas a una aventura al interior de un Destructor Estelar de la Primera Orden.

La galaxia muy, muy lejana se sigue expandiendo, ahora con la llegada el 17 de enero de la atracción Rise of the Resistance a Galaxy's Edge, la expansión de Star Wars en Disneyland, en California.

A pesar de la decepción que me significó The Rise of Skywalker el año pasado, me quedó una cosa clara: Star Wars es mucho más que sus películas.

Y no me refiero solamente a los populares juguetes de La guerra de las galaxias. Al igual que Disney es mucho más que Mickey Mouse, desde que el gigante del entretenimiento compró Lucasfilm en 2012 por US$4,000 millones, la casa del Ratón Miguelito ha trabajado duro para llevar a la galaxia muy, muy lejana a todas partes.

En 2019 no solo vimos el estreno de The Rise of Skywalker (2019), que ya alcanzó los US$1,000 millones en recaudación de taquilla global, sino que con su nuevo servicio de streaming Disney Plus, también se estrenó The Mandalorian (con todo y Baby Yoda). También aterrizó en la Tierra la expansión de Star Wars en sus parques de diversiones de California y Florida, llamada Galaxy's Edge, por la que gastó US$1,000 millones, según reportes. Galaxy's Edge abrió el 31 de mayo en Disneyland en Anaheim, California, y el 29 de agosto en Disney's Hollywood Studios, que es parte de Disney World, en Orlando, Florida.

Y ahora llega el juego The Rise of the Resistance a Galaxy's Edge en Disneylandia (hace unas semanas ya había llegado al parque de Orlando) para confirmar que la maquinaria de Disney no se detendrá en la expansión del mundo de Star Wars. La sección de Star Wars en ambos parques —California y Florida— representa al planeta Batuu. El sitio oficial de Star Wars describe a Batuu como "un puesto remoto en el borde de la galaxia que alguna vez fue una encrucijada en los días anteriores a la velocidad de la luz". El sitio explica que este mundo fue abandonado con la llegada de los viajes hiperespaciales y que ahora es un refugio para quienes "quieren salirse de la norma y un próspero puerto para contrabandistas, comerciantes clandestinos y aventureros que viajan entre la frontera y el espacio inexplorado".

Rise of the Resistance es un juego único y muy diferente a otros en los parques de Disney porque combina varias tecnologías: proyecciones y pantallas con efectos tipo holograma, diferentes espacios en los que se mueven los visitantes (incluyendo una prisión de la Primera Orden y el interior de un Destructor Estelar), naves de combate AT-AT de tamaño natural, carritos con movimientos en todas las direcciones, los famosos animatrónicos que representan desde Stormtroopers hasta BB-8, Finn y Kylo Ren y un sinnúmero de efectos especiales como sables de luz que atraviesan techos y los disparos de las armas láser típicas de la franquicia. Además, Disney trabajó con la división Industrial Light & Magic, la división de animación y efectos especiales de Lucasfilm, para crear las batallas aéreas entre la Resistencia y la Primera Orden que ves en las pantallas. 

La experiencia, que comienza con un holograma de Rey (Daisy Ridley) para que te explique la misión, es más inmersiva que cualquier otra en el parque. Incluso, por momentos, los llamados Cast Members de Disney (personas con disfraces relacionados al juego) se meten tanto en su papel de oficiales de la Primera Orden que parece que te van a encerrar de por vida.

En general, todo Galaxy's Edge es sumamente envolvente, y los Cast Members juegan un papel diferente a otras zonas del parque porque en vez de ofrecer tomarse fotos con los visitantes intentan involucrarlos en sus misiones o aventuras.

En la narrativa del parque, Rise of the Resistance está en Batuu en un puesto de avanzada llamado Black Spire Outpost en un área conocida como el bosque de la Resistencia. Como mencioné, el juego comienza con un holograma de Rey —y un BB-8 animatrónico—, explicando la misión: escapar de la Primera Orden para alcanzar a la General Leia Organa en una base secreta.

Tras escuchar a Rey, entras a una nave pilotada por el teniente Bek de los Mon Calamari y protegida por el famoso piloto Poe Dameron (incluso podrás ver su nave de Ala X negra de tamaño natural en el patio que está antes de que abordes la nave). Pronto, la nave es atacada y capturada por la Primera Orden. Esta sección del juego es del tipo de un cuarto que se mueve como licuadora mientras miras una pantalla, aunque hay un animatrónico de Bek que es impresionante, además de tener en otra pantalla a Dameron (grabado por el actor Oscar Isaac). Sin embargo, lo mejor está por venir.

Tras ser capturado, se abre la misma puerta por la que entraste, pero ahora estás dentro de un Destructor Estelar de la Primera Orden, con un contingente completo de unas tres docenas de Stormtroopers (son animatrónicos, pero se mueven poco). El tamaño del salón y la presencia de los soldados es imponente (incluye una Ala T de tamaño natural), como no se había visto antes en una atracción de este tipo. De ahí, un oficial (de carne y hueso) te lleva a una celda, donde Kylo Ren y el General Hux te exigen que entregues la información de la ubicación de la base secreta de la Resistencia. Mientras estás ahí, unos soldados de la Resistencia te liberan (supuestamente abriendo un hueco en la pared, un efecto muy realista) y te hacen abordar un transporte de tipo I-TS (es Star Wars después de todo) manejado por un robot R5.

Aquí es donde se pone bueno, porque el carrito (sin rieles) te lleva por el interior del Destructor a varios salones, incluyendo uno con dos AT-ATs de tamaño real, mientras te persiguen los Stormtroopers y Kylo Ren. Aquí verás animatrónicos de Ren, Hux y Finn, rayos láser pasar sobre tu cabeza, un sable de luz abrir el techo y la nave de la Primera Orden atacando a la flotilla de la Resistencia. En un momento, un disparo abre un hueco en el Destructor y entra tanto viento que literalmente te despeina (claro, en el espacio el aire saldría, pero qué importa). Mientras tanto, tu transporte se moverá en todas las direcciones —incluyendo una caída al vacío— hasta lograr escapar de la nave y volver a Batuu.

El desarrollo de la atracción tomó cinco años e involucró a cientos de expertos de Walt Disney Imagineering, la división que se encarga de inventar y crear todo lo que Disney necesita que se haga en sus parques, cruceros y otras propiedades. La división creativa de Disney colaboró muy de cerca con Lucasfilm para desarrollar esta atracción. "Este proceso lleva más de cinco años. Cientos de personas terminan tocando un  proyecto así", dijo el mexicano Andrés Ovalles, gerente asistente de proyectos de Walt Disney Imagineering. Ovalles explica que hay más de 100 disciplinas distintas en Walt Disney Imagineering, como artistas temáticos, ingenieros en visualización, ingenieros en programación, ingenieros civiles, arquitectos y todos los profesionales en las áreas creativas que son los encargados de escribir y desarrollar las historias.

Ovalles confiesa que no era demasiado fan de La guerra de las galaxias antes de este proyecto, pero desde que se enteró de su participación en el desarrollo de Galaxy's Edge hace unos años "he visto las películas miles de veces" además de consumir otros materiales vinculados al universo que creó George Lucas.

"Lo que está en el centro de la atracción es la historia y la inmensa escala" de las cosas, dijo en conferencia de prensa John Lorena, director creativo ejecutivo de Walt Disney Imagineering. En esa misma conferencia, Kirstin Makela, directora de arte de esa misma división de Disney, explica que para diseñar los espacios se imaginan cómo los hubieran hecho las personas que supuestamente los habitan. Su meta era combinar tres estilos: el de las culturas antiguas de Batuu (más primitivas y terrenales), el de la Resistencia, que se caracteriza por no tener terminados muy finos y por las necesidades de los combatientes que tienen que resolver sus necesidades con lo que hay disponible, y la Primera Orden, una estética más pulida, elegante y fría. 

"La idea es que te sientas que eres parte de la Resistencia o de la Primera Orden", dijo Makela en el panel en Disneyland previo a la inauguración de la atracción que combina con mucho éxito -- y sumo detalle -- estos tres estilos. Incluso los pasillos por los que los visitantes harán fila están llenos de elementos hiperrealistas que parecen, efectivamente, salidos de civilizaciones antiguas o de guerrilleros galácticos como son los de la Resistencia. Y el primer contacto con la Primera Orden es ese salón gigantesco lleno de Stormtroopers donde te sientes exactamente dentro de una nave que has visto en las películas de la franquicia, incluyendo los pisos negros brillantes y los uniformes impecables de los oficiales de la Primera Orden.

El resto de Galaxy's Edge ofrece un enorme número de tiendas y restaurantes, entre los que destacan Savi's Workshop, una tienda donde puedes armar tu propio sable de luz, y Droid Depot, donde puedes crear un robot a tu gusto (la empresa dice que hay más de 280,000 combinaciones posibles) —además de una tienda de "antigüedades" llamada Dok-Ondar's Den of Antiquities, donde es posible comprar un peluche exótico en Creature Stall y un "bazaar" de ropa.

En la actualidad, The Walt Disney Company opera varios parques de diversiones alrededor del mundo, entre ellos Walt Disney World Resort en Florida; Disneyland Resort en California y Disneyland Paris. La empresa también tiene 47 por ciento de Hong Kong Disneyland Resort y 43 por ciento de Shanghai Disney Resort. Por último, la empresa licencia Tokyo Disney Resort a un tercero. Todos estos resorts vienen acompañados de hoteles, tiendas y restaurantes.

Hasta ahora, Disneylandia tuvo su mayor expansión en 2001, con la construcción de California Adventure, justo frente al parque original. Ahí abrió Cars Land, en 2012, una zona inspirada en las animaciones de Cars en la que se invirtió US$1,100 millones. En 2017, abrió una zona inspirada en la película Avatar llamada Pandora The World of Avatar y en 2018 una zona llamada Toy Story Land, ambas en sus parques en Orlando. Este año, proyecta Disney una expansión inspirada en los Avengers de Marvel en Disneyland.

Con la llegada del excelente juego Rise of the Resistance a Disneyland este 17 de enero, la galaxia muy, muy lejana está por hacerse aún más rentable para su dueño, Disney.

Reproduciendo: Mira esto: Rise of the Resistance: La nueva atracción de Disneyland...
4:01