CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Industria de la tecnología

La impresión 3D promete hacer más seguros los cascos de fútbol americano

Riddell, una fabricante de cascos de fútbol americano, producirá forros para cascos impresos en 3D y a la medida.

Carbon
carbon-riddell-casco-transparente

Aquí podemos apreciar la estructuras de celosía del forro 3D que estará integrado en los nuevos cascos SpeedFlex Precision Diamond de Riddell.

Claudia Cruz/CNET

Este próximo fin de semana muchos estaremos pendientes del Super Bowl 53 para ver si los Patriotas de Nueva Inglaterra ganan su sexto título de campeonato de la NFL, esta vez contra Los Carneros de Los Ángeles. Sin embargo, muchos fanáticos podrían sentir algo de culpa por el partido, ya que cada impacto en la cabeza que sufre un jugador sirve como un recordatorio de los peligros del juego.

La buena noticia es que la próxima temporada los cascos para el fútbol americano podrían ser más seguros. Riddell, uno de los principales fabricantes de equipos de protección de fútbol, prepara cascos más seguros con inteligencia artificial y tecnología de impresión 3D.

Riddell y Carbon, una startup de impresión en 3D, anunciaron este viernes una alianza mediante la cual producirán –en conjunto– forros impresos en 3D para los cascos de fútbol americano. Estos forros se pueden personalizar a la forma y el tamaño de la cabeza de los jugadores. 

Este proceso es posible gracias a la nueva impresora L1 de Carbon, y que la compañía también hizo pública hoy. Los términos financieros de la alianza no fueron dados a conocer.

El forro impreso en 3D utiliza una estructura de celosía que, según las compañías, permite que el material de poliuretano elastomérico (un tipo de plástico domable y resistente) absorbe y disipe la energía creada por cada impacto de manera que proporcione un mejor soporte y que funcione como un amortiguador para la cabeza del jugador.

Las lesiones que sufren los jugadores en la cabeza durante las prácticas y los juegos de fútbol americano han movilizado, en años recientes, a los padres, a los mismos jugadores, a los fabricantes de equipos de protección y a la Liga Nacional de Football (NFL, por sus siglas en inglés) a buscar una solución para hacer que el juego sea más seguro.

El objetivo a corto plazo es reducir los traumas cerebrales con la meta final de prevenir el desarrollo de la encefalopatía traumática crónica (CTE, por sus siglas en inglés), una enfermedad cerebral degenerativa.

A pesar de otros nuevos diseños de cascos de fútbol (y aún más ideas para más diseños), nuevas reglas para el uso del casco, un nuevo estándar de casco, desde que la NFL comenzó a divulgar datos de conmociones de los jugadores, estos tipos de lesiones en la cabeza han ido en aumento, según ESPN.

"Todo lo que hemos probado nos hace creer que este es el casco más seguro en el mercado, pero eso no significa que el deporte no puede ser más seguro", dijo Phil DeSimone, vicepresidente de desarrollo de negocios y co-fundador de Carbon. 

La nueva alianza entre Carbon y Riddell surge aproximadamente 21 meses después de lo que parece ser una floreciente colaboración con Adidas. En 2018, Carbon y Adidas produjeron más de 100,000 pares de suelas para la Adidas 4D Midsoles (antes conocidas como las Futurecraft) y planean escalar la producción a millones en los próximos años, dijo Joe DeSimone, el presidente ejecutivo y cofundador de Carbon. Al principio les tomó 90 minutos hacer un par de suelas, ahora bajaron el tiempo a 28 minutos y los socios han puesto la mira en bajar ese número aún más, a 15 minutos.

El nuevo casco de Riddell con forros impresos en 3D ya ha sido probado por al menos un jugador en cada equipo de la NFL y se utilizó en el campo en algunos de los juegos universitarios de la División 1. Riddell dice que sus cascos representan más de dos tercios de los cascos en la NFL y la División 1.

Por su parte, Carbon, busca desarrollar cascos para otros tipos de deportes, para policías, militares, ciclistas e incluso para la remodelación craneal, como en el caso de niños nacidos con plagiocefalia, es decir, una cabeza deformada.

Riddell no compartió el precio del SpeedFlex Precision Diamond, el primer casco con el forro impreso en 3D. Sin embargo podría acercarse a los US$2,000, que sería por encima del precio actual del próximo modelo más caro.

Carbon no ha anunciado el precio de la nueva impresora L1, pero generalmente vende el paquete de su hardware con el software y otros servicios por una suscripción anual de casi US$50,000.

Reproduciendo: Mira esto: Tu bañador se vuelve inteligente con este 'wearable'...
1:41