CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Cultura tecnológica

Resumen semanal de 'Game of Thrones': episodio 3 de la sexta temporada

La mejor cita, el momento más sexy, el nuevo peinado de Jon Snow y las nuevas muertes en nuestra recopilación semanal de la exitosa serie de HBO.

Ya recuperados del final de la semana pasada, la tercera entrega de la sexta temporada de Game of Thrones nos volvió a traer un episodio donde simplemente vimos avanzar tímidamente a un sinfín de personajes y prepararnos para un final de temporada que promete ser interesante. Esto fue lo más destacable.

Quién murió: nadie importante. Bueno... Bran en una de sus visiones de tipo flash-back vio cómo una versión joven de su padre Ned Stark -- con una peluca igual de poco favorecedora que la que llevaba Sean Bean en la primera temporada -- en realidad mató a la Espada del Alba sin honor.

Nivel de violencia: relativamente bajo para lo que la serie nos tiene acostumbrados. Hay que destacar el momento en el que Jon Snow colgó a Alliser Throne, al joven Olly y al resto de traidores que lo apuñalaron. Ni que decir tiene que el director del episodio (el veterano Daniel Sackheim) podría habernos ahorrado el plano de las caras azuladas de estos hombres ya muertos.

got-6-3.jpg

Melisandre, Davos y Jon Snow tras la resurrección de éste.

HBO


Momento más sexy: la espalda desnuda de Jon Snow resucitado. Nos atreveríamos a decir que todos esos meses que los fans pasamos debatiendo sobre si Jon estaba o no muerto, Kit Harington tuvo que pasárselos en el gimnasio poniéndose muy en forma.

Mención especial para el nuevo peinado de Jon. Parece que el corte de pelo que le propinó Melisandre para resucitarlo fue una gran idea.

Mejor cita del episodio: Tormund, el pelirrojo y nuevo líder del Pueblo Libre, le dice a un Jon Snow aparecido ante los miembros de la Guardia de la Noche: "creen que eres una especie de dios. El hombre que volvió de los muertos". Snow responde que no es ningún dios y Tormund remata con un (esperemos que irónico): "lo sé. Te vi el pito. Qué clase de dios tendría un pito tan pequeño".

Tyrion tuvo una única secuencia pero una vez más demostró ser uno de los personajes que más se lucen en la pantalla. Su intento por tener una charla trivial con Missandei y Gusano Gris mientras esperaban a Varys (que descubrió quién está detrás de los Hijos de la arpía) fue memorable. ¿Podemos pedir ya otro Emmy para Peter Dinklage?

Quién avanzó en su lucha por el poder: el siempre desagradable Ramsay Bolton, que se ha hecho con Osha y Rickon Stark. Cersei Lannister, aunque mucho más lentamente de lo que ella querría. El Consejo Privado sigue ignorando sus ruegos por vengar la muerte de su hija, pero Cersei ha heredado a los pajaritos espías de Varys. El Gorrión Supremo, que podría haber conseguido influenciar al muy maleable rey Tommen.

Qué podemos esperar en el próximo capítulo: para empezar, ver qué hará Jon Snow tras renunciar a sus votos como miembro de la Guardia de la Noche. Que Bran vea qué pasó finalmente cuando Ned rescató a su hermana Lyanna. Que Arya la líe en la Casa de Blanco y Negro; ¿se ha creído alguien esto de que se ha convertido en la chica sin nombre?

Y, a juzgar por el avance del próximo capítulo que emitió HBO, veremos a Sansa llegando al Muro. Theon se reunirá con su hermana. La pobre Margaery continuará sufriendo. Y Daario y Jorah estarán más cerca de rescatar a Daenerys.