CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Televisión y cine

Narcos: México en Netflix confirma que hay violencia e historia para rato

[Reseña 'sin spoilers'] La nueva serie 'Narcos' se adentra al México de los años 80, una época que marca el inicio de un ciclo de violencia aparentemente interminable. Se estrena el 16 de noviembre.

1

Diego Luna en Narcos: México.

Carlos Somonte/Netflix

Narcos: México se estrena este 16 de noviembre y si algo queda claro es que, tristemente, la nueva serie de Netflix tiene mucha -- muchísima -- tela de donde cortar.

Situado en 1985, la nueva serie (técnicamente la cuarta temporada de Narcos, pero el servicio de video la presenta como una nueva serie) Narcos: México cuenta la historia del ascenso de Miguel Ángel Félix Gallardo (Diego Luna), la creación del Cartel de Guadalajara y el asesinato del agente de la DEA Enrique "Kiki" Camarena.

A diferencia de las otras tres temporadas, donde Pedro Pascal cumplió la función de ser el personaje no histórico que mantenía el ritmo y el hilo narrativo unificado, en esta ocasión los dos personajes principales son "reales": Félix Gallardo y Camarena. Y pongo "reales" entre comillas porque un rápido clavado en Wikipedia basta para darse cuenta que la advertencia que pone Netflix al inicio (algo así cómo "los personajes y eventos están inspirados en personas reales, pero con muchas concesiones blah blah blah") permite darse uno cuenta de que los creadores se han tomado muchas libertades con la historia.

¿Eso importa? En lo más mínimo, porque Narcos nunca ha pretendido ser un curso escolar. De hecho, las tres primeras temporadas se caracterizaron por su buena cinematografía, excelente actuación (más allá del criticado acento de varios actores, principalmente el del brasileño Wagner Moura), intersección de materiales documentales y mucha, pero mucha violencia.

Narcos: México, por lo menos en sus dos primeros episodios, parece mantener muy viva esta tradición (para entonces ya hemos visto unos 10 asesinatos y no queda claro qué tan acertado sea el acento sinaloense de Luna). En estos episodios estamos conociendo la capacidad organizativa y criminal de Félix Gallardo (quien quiere crear un Consorcio de traficantes de marihuana en todo el país), las motivaciones de Camarena y a otros personajes secundarios que posiblemente -- o no -- aparezcan en el resto de la serie, o en las próximas temporadas. Estos incluyen a Joaquín "El Chapo" Guzmán, Rafael Caro Quintero, Amado "El Señor de los Cielos" Carrillo Fuentes, los hermanos Arellano Félix y Ernesto "Don Neto" Fonseca Carrillo.

Para cualquiera que creció en México en esas épocas, la mención de todos estos nombres basta para poner los pelos de punta. Con todos esos posibles personajes -- y lo que ha sucedido en el país desde entonces -- Narcos: México podría durar, sin mucho esfuerzo, unas 10 temporadas. Y, si lo combinas con el tema de la corrupción rampante en el país, un hilo narrativo que ya ha sido introducido en los primeros dos episodios, Narcos: México podría durar otras tantas temporadas más. Cuando uno de los agentes de la DEA pregunta: "¿Quieres saber cuán jodida es la situación en México", no está advirtiendo que esto va para largo.

(Tristemente, en septiembre de 2017 se confirmó lo mal que está la situación de la violencia en el país cuando una persona que trabajaba en la filmación de la serie fue asesinada en el Estado de México).

Mientras tanto, la excelente actuación de Peña y de Luna al inicio de la serie prometen que ésta mantendrá el ritmo, suspenso y violencia de las primeras tres temporadas. Aunque he planteado ya dudas sobre el acento de Luna, y a pesar que a veces parece muy recatado, sano y pulcro para ser un narco, el actor proyecta inteligencia y violencia controlada, e invita a ver más episodios para entender mejor a su personaje y sus intenciones. Bravo por Diego.

En cuanto a Peña, el actor ha demostrado enorme versatilidad (recordemos su divertido personaje en la franquicia de The Ant de Marvel) y logra presentar a un Camarena curioso, comprometido y valiente que recuerda un poco al agente Peña de Pedro Pascal -- aunque este último gozaba de una ambigüedad moral que añadía mucho a la serie.

Algo que Narcos y sus creadores hacen mejor que nadie es insertar información histórica (muchas veces usando video de la época) para inyectarle más realismo y verosimilitud a la narrativa. Por ejemplo, así entendemos desde un principio cómo una tal Operación Cóndor inauguró la guerra contra el narco en el país, lo que era la Dirección Federal de Seguridad y cómo ésta protegía a los delincuentes y trabajaba con la CIA. Más allá de la precisión, estos elementos le añaden contexto a la historia de ficción que presenta Narcos: México, y funciona muy bien.

Narcos: México continúa con las buenas formas que comenzaron con las primeras Narcos sobre Pablo Escobar, el Cartel de Medellín y el Cartel de Cali. Y también continúa con la violencia que, con la historia reciente de México como referencia, va a seguir por más tiempo -- en la pantalla chica y en la vida real.

"Los narcotraficantes son como las cucarachas", dice en algún momento el narrador principal de Narcos: México. "Siempre vuelven, más fuertes que nunca".

Narcos México se estrena el 16 de noviembre de 2018 en Netflix.

Reproduciendo: Mira esto: Las series en español en Netflix que más han dado de...
2:50