Repasamos la quinta temporada de 'Game of Thrones'

[Reseña con 'spoilers'] Te contamos quién murió, quién puede que no y cómo quedaron las cosas al final de la temporada pasada, por si no tienes tiempo de repasarla antes del estreno de la sexta, este domingo.

gots5.jpg

La última vez que nos acercamos televisivamente a Westeros Jon Snow estaba tendido en el suelo después de haber sido apuñalado repetidamente por sus compañeros de la Guardia de la Noche. La sangre teñía la nieve y el bastardo de los Stark tenía los ojos abiertos. Pese a que Game of Thrones lleva sacrificando a sus protagonistas principales desde la primera temporada (todavía tenemos pesadillas sólo pensar en la cabeza de Ned Stark o la Boda Roja), los espectadores -- y en realidad antes que ellos, los lectores de los libros originales de George R.R. Martin -- han cuestionado más que nunca la muerte de uno de los personajes preferidos de la serie. Pero más allá de la debatida defunción de Snow, te contamos cómo terminaron las cosas al final de la quinta temporada para sus personajes clave...

Melisandre. Después de haber aconsejado peor que nunca a Stannis Baratheon haciendo que éste aceptara sacrificar a su hija en la hoguera y viendo la inminente derrota que le esperaba al hermano del antiguo rey, la dama roja se marchó muy discretamente. Su llegada al Muro buscando refugio y el hecho de que Melisandre forme parte de un culto con experiencia resucitando a los muertos ha dado que hablar a algunos de los muchos fans convencidos de que volveremos a verle los rizos a Kit Harington en la sexta temporada.

Sam Tarly. El mejor amigo de Jon dejó el Muro justo antes de la traición de la Guardia y sin sospechar nada sobre ella. Pero estamos convencidos de que todos sus conocimientos bibliográficos y uno que otro conocimiento un poco más práctico (al fin y al cabo ha matado a un Caminante Blanco y sabe cuál es el secreto para poder hacerlo) jugarán un papel esta próxima temporada.

Brienne. La gigante rubia no siempre acaba de estar del todo acertada pese a sus buenas intenciones y mejor corazón. Se perdió la señal que Sansa envió para solicitar su ayuda encendiendo una vela en la torre más alta de Winterfell. A pesar de ello, Brienne se redimió cuando se deshizo con honor del siempre antipático Stannis, vengando así la muerte de Renly Baratheon. Esperamos que Sansa se tope con ella (y su inseparable Podrick) más pronto que tarde.

Sansa Stark y Theon Greyjoy. La boda de Sansa con Ramsay Snow (y sus sucesivas violaciones) fueron una de las tramas más polémicas de la quinta. Por suerte la mayor de los Stark pudo escapar de su cautividad en Winterfell gracias a la ayuda de Reek, que recuperó su personalidad como Theon Greyjoy y pareció entender que nunca debería haber traicionado a su familia adoptiva.

gots52.jpg

Arya Stark. Todavía no podemos referirnos a ella como la chica sin nombre, o una licenciada ilustre de la Casa de Blanco y Negro. Y es que la más guerrera de los Stark se resistió a deshacerse de su pasado y consiguió matar al primer nombre en su famosa lista de indeseables contra los que siente un grado elevado de rencor. Pero la venganza le ha costado a Arya la vista y quién sabe qué más.

Jaime Lannister. Si tenemos en cuenta que este personaje empezó la serie empujando a uno de los niños Stark con la esperanza de que se matara torre abajo, está claro que Jaime ha mejorado bastante. Justo antes de que nos despidiéramos de él al final de la quinta, lo veíamos en un tierno momento padre-hija con Myrcella. Ella le confesaba que sabía que él era su progenitor y que estaba contenta por ello. Poco duró la felicidad y la joven falleció a continuación por culpa del veneno administrado por Ellaria Sand. Lo peor de todo será la bronca que le echará Cersei a Jaime cuando se entere de lo que ha pasado.

Tyrion Lannister. El siempre recurrente Tyrion va a tener que poner en práctica una vez más toda su inteligencia y capacidad diplomática, quedándose a cargo del gobierno de la ciudad de Meereen mientras Khaleesi está extraviada y Daario y Jorah (con un caso no avanzado de psoriagrís) la buscan. Crucemos los dedos por una sexta temporada llena de nuevas conversaciones entre Tyrion y Varys.

Cersei Lannister. Tras su expiación recorriendo las calles de la capital de los Siete Reinos descalza y desnuda, la mirada de Cersei parecía ser sinónimo de una única cosa: sed de venganza. Tiene un nuevo aliado en forma de Montaña o Gregor Clegane resucitado. Pero entre los fanáticos religiosos capitaneados por el Gorrión Supremo, el asesinato de su hija Myrcella y la constante lucha por el poder se le acumula el trabajo.

Daenerys Targaryen. A veces es práctico tener dragones. Sobre todo cuando aparecen en el momento adecuado para salvarla a una de un intento de asesinato y llevársela volando. El problema es cuando el dragón en sí es un adolescente poco disciplinado y cansado que no quiere oír hablar de volver a casa. Y en ese punto se encontraba Daenerys al final de la quinta, perdida no sabía exactamente dónde y siendo sorprendida por una tribu de Dothrakis. Nos atreveríamos a decir que Khaleesi estará bien, pero por si acaso se ha asegurado de dejar caer un anillo para futuros rastreadores.

Sólo nos queda Jon Snow. ¿Estará muerto o no? En la sinopsis oficial que HBO ya ha hecho pública sobre el primer capítulo de la sexta temporada se lee aquello de: "Jon Snow está muerto. Daenerys conoce a un hombre fuerte. Cersei vuelve a ver a su hija". Pero ya sabemos que en Game of Thrones no necesariamente todo es lo que parece...

Close
Drag