guía de compras navideñas

Los relojes inteligentes necesitan volverse más inteligentes y flexibles

Los relojes inteligentes son útiles, pero es necesario que evolucionen en diseño, batería y funciones, sin aspirar a ser los reemplazos de nuestros teléfonos celulares.

moto-360-android-lollipop.jpg
El Moto 360 fue uno de los relojes inteligentes que llamo más la atención en 2014, gracias a su hermosa pantalla redonda.Foto de Juan Garzón / CNET

Ha sido un gran año para los relojes inteligentes. Varias empresas han presentado sus versiones de lo que creen debería ser un reloj inteligente, incluyendo diferentes diseños, funciones y características especiales. Pero, la realidad es que todavía no convencen a la mayoría de nosotros.

Samsung es la empresa que tiene más relojes inteligentes a la venta, Google presentó su plataforma de Android para relojes con la colaboración de diferentes fabricantes, y Apple presentó brevemente su primer reloj inteligente saldrá al mercado en 2015.

Llevo cerca de seis meses conviviendo con estos relojes inteligentes, después de tomarme un descanso luego de usar un reloj Pebble.

Y esta ha sido mi experiencia: miro a mi muñeca y me encuentro con un dispositivo apagado porque se le agotó la batería; además, son pocas las ocasiones en las que entro a activar diferentes funciones directamente desde el reloj.

Por ello, a continuación analizamos tres áreas en las que los relojes inteligentes tienen que mejorar para ser más relevantes en el mundos de los gadgets.

Pebble Steel
El Pebble Steel con su diseño de reloj tradicional y su pantalla de tinta electrónica.Foto de CNET

Diseño: evolución

Hoy en día, encontramos una buena variedad diseños de relojes. Unos intentan ser muy futuristas y otros intentan imitar mucho a los relojes tradicionales. Creo que todo es cuestión de preferencia y, como sucede con los relojes tradicionales, es necesario que haya una gran variedad para satisfacer a la mayoría de los usuarios.

Los relojes son más que todo un accesorio de moda o estilo. En muchas ocasiones tenemos varios relojes tradicionales que usamos para diferentes ocasiones o vestuarios y es una forma de expresión personal. Los relojes inteligentes tienen la flexibilidad de permitir cambiar la cara del reloj para darle un estilo diferente. Los que tienen pantallas a color permiten que el cambio sea más drástico y algunos pueden llegar a verse muy atractivos.

Esta es una ventana que pueden aprovechar los relojes inteligentes, que además permiten que cambies las correas para darle otro toque personal.

Uno de los principales problemas es que los relojes inteligentes tienden a ser relojes grandes, que no son para todas las personas. Por ejemplo, las mujeres prefieren relojes pequeños para que se les vea mejor en la muñeca. Personalmente, no me gustan mucho los relojes muy grandes, pero he podido convivir con el Moto 360, que aunque no es gigante, no es un reloj pequeño y además es grueso.

He escuchado que para muchos el Pebble es el mejor reloj, debido a su estilo. Creo que refleja el diseño de un reloj tradicional en su hardware, pero considero que su pantalla, aunque tiene sus beneficios, lo hace verse como un reloj de juguete, hasta en el Pebble Steel. Su esbeltez le ayuda mucho y creo que poco a poco veremos que otros relojes ofrecerán un grosor similar, a pesar de tener pantallas a color, sensor de ritmo cardiaco y otras características.

Es lógico que las pantallas sean grandes, ya que nos permite manipularlas de forma táctil. El Pebble requiere que lo usemos a través de botones y esto también le permite tener esta clase de cuerpo. Sería necesario que hayan diferentes versiones de relojes para que se puedan adaptar a la mayor cantidad de muñecas posibles, con diferentes tamaños para ofrecer cierta flexibilidad y se acople a los gustos del usuario. No existe siquiera un reloj tradicional que sea para toda clase de muñecas o que a todos nos guste.

apple-watch-reloj
¿Logrará Apple revolucionar a los relojes inteligentes con el Apple Watch?Foto de James Martin/CNET

El diseño probablemente llegará a un punto aceptable para la mayoría, en vista del crecimiento de este mercado, el lanzamiento de Android Wear, la constante participación de Samsung y la llegada del Apple Watch en 2015.

Batería: más duración

Quizás el problema más grave y el más difícil de solucionar es la duración de la batería. Esta es otra área donde el Pebble sobresale, gracias a su pantalla de tinta electrónica que no ofrece colores, ni muy alta resolución. Aún así, lograr cuatro días de batería es una hazaña y durante mi experiencia logré un promedio de dos días.

No sé cuántas veces he tornado la vista a mi muñeca para ver qué notificaciones tengo o la hora y encuentro un reloj apagado porque se le acabó la batería.

El Moto 360 tiene una hermosa pantalla, pero me ha costado trabajo que me dure la batería un día completo. Por su parte, el Sony SmartWatch 3 y Samsung Gear Live ofrecen más de un día de batería. Mientras que el reloj de Sony ha logrado durar dos días, los colores de la pantalla no son los mejores y el diseño del Gear Live no ofrece un diseño tan elegante como el del Moto 360.

A algunos relojes inteligentes se les apaga la pantalla cuando no lo estás usando. Esto permite que la batería dure más, pero me parece molesto que toque siempre hacer un movimiento relativamente brusco para que la pantalla se encienda al girar la muñeca y para que no se encienda constantemente mientras caminas o haces otras actividades.

El principal problema de las baterías es de su tecnología y no de los relojes inteligentes. La duración de la batería es algo que también nos frustra mucho en los teléfonos celulares y tabletas, pero duran más, ya que también cuentan con baterías con mucha más capacidad, así tengan procesadores más potentes.

Los relojes inteligentes no la tienen fácil y es posible que tengan que seguir sacrificando la calidad de la pantalla, los colores y el estar encendidos siempre para que su batería pueda durar al menos un día completo, o que busquen la manera de ser más inteligentes para extender su batería.

Samsung Galaxy Gear S
El Gear S tiene una pantallota de 2 pulgadas.Foto de Sarah Tew/CNET

Funciones: más inteligente

El propósito principal de un reloj inteligente no es reemplazar nuestros celulares, tal y como los celulares no buscaron reemplazar las computadoras. Tienen la capacidad de ofrecer muchas de sus funciones, pero se enfocan en las funciones básicas y no en las más avanzadas. Tenemos que ver los relojes inteligentes de una manera similar y no como el reemplazo de los teléfonos.

Digo esto porque he escuchado que muchas personas esperan que todos los relojes tengan sus propias tarjetas SIM y la capacidad de hacer llamadas, enviar mensajes de texto, etc., sin necesidad de tener el celular cerca. Hay múltiples razones por las que esto es un problema.

Primero, el precio se incrementa debido a que tiene que integrar un módem y otra tecnología que le permita comunicarse con las redes celulares y, segundo, necesitarás un plan de datos -- lo cual significa mayores costos.

Creo que la solución puede estar en integrar Wi-Fi para permitirles acceder Internet por sí solos, similar al Samsung Gear S. Sin embargo, Tizen en el Gear S tiene grandes limitaciones, como lo mencioné en el análisis del Gear S.

Asimismo, es necesario que más apps estén integrados directamente en los relojes y que no sólo sean un reflejo de lo que se encuentra en el teléfono. Sé que algunos relojes sí guardan apps en su almacenamiento interno, pero tienen mucha limitación en el número de apps que puedes instalar, y sus apps tienen que evolucionar un poco.

Otra área importante en los relojes inteligentes podría ser sus sensores de actividad física. Aunque muchos tienen monitor de ritmo cardíaco y sensores para contar los pasos que das y calcular las calorías que quemas durante tus actividades, falta que el software evolucione para que podamos usar esa información con un propósito más claro y útil.

samsung-gear-live-lg-g-watch-comparacion-promo.jpg
¿Llegarán los relojes inteligentes a la meta que las empresas esperan que alcancen?Foto de Juan Garzón / CNET

Aunque los relojes inteligentes siguen teniendo muchas limitaciones y sin convencer a la mayoría, cada vez que no lo llevo conmigo o se le acaba la batería, extraño sus funciones. Me han sido muy útiles para identificar cuando recibo llamadas y no siento la vibración del teléfono porque, por ejemplo, estoy caminando. Igualmente, me permite ver instantáneamente los mensajes que me llegan y los recordatorios, sin necesidad de sacar mi celular del bolsillo o de la maleta.

Los relojes inteligentes son útiles, sólo tienen que volverse un poco más inteligentes. Esta es una categoría que las empresas están intentando explotar, pero en este momento dudo que la misma logre ser tan exitosa como los teléfonos celulares -- a menos a corto plazo.