CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

Al fin tenemos los relojes inteligentes que queríamos hace 5 años

El Apple Watch y los nuevos dispositivos con chips de Qualcomm ya no son sólo teléfonos inteligentes atados a la muñeca.

James Martin/CNET

El reloj inteligente Toq de Qualcomm era tan grande que empequeñecía mi muñeca. Era rectangular y tan grueso que me pesaba en el brazo y casi restringía mi movimiento. Tuve que cortar la pulsera, que contenía la batería en el broche, para que se ajustara con precisión a mi muñeca.

Era un reloj que sólo un ingeniero podía amar. Y yo, ciertamente, no soy ingeniera. Eso, en pocas palabras, resumió los primeros días de los relojes inteligentes. Se trataba de un montón de diseños voluminosos y rectangulares que se parecían más a miniteléfonos inteligentes con bandas en lugar de relojes reales. La vida útil de la batería era pésima y los dispositivos servían en gran medida como rastreadores de pasos y portales de notificaciones.

No es de extrañar que muchos consumidores lucharan por encontrar razones para comprarse uno.

Reproduciendo: Mira esto: Apple Watch Series 4: Primer vistazo
1:16

Tal vez ningún wearable ejemplificó todo eso más que el Toq, un dispositivo que llegó en cantidades limitadas en 2013.

El objetivo del reloj era mostrar a los clientes qué podía hacer la tecnología de Qualcomm y cuáles eran las "características y la informática portátil exitosa [que iba a traer]", como Rob Chandhok, presidente de Qualcomm, lo describió en ese momento.

Dios mío, cuán lejos hemos llegado en cinco años.

El Toq fue presentado el mismo día en que Samsung mostró su reloj Galaxy Gear original. Menos de un año después, el primer lote de relojes inteligentes que ejecutan el software Android Wear de Google llega al mercado.

Pero todo cambió cuando Apple lanzó su primer Apple Watch, en abril de 2015.

Si bien las primeras compañías crearon la base de lo que podría ser un wearable, Apple, como suele ocurrir, tomó la idea de un reloj inteligente y lo hizo atractivo para el consumidor común y corriente. También ayudó a redefinir la categoría, moviéndola más allá de un simple artilugio y estableciéndola firmemente en los mundos de la salud –y la moda.

Ahora, marcas de lujo como Louis Vuitton y Montblanc están fabricando dispositivos que son relojes primero, y gadgets en segundo lugar. Las alianzas de Apple con Hermès y Nike y su impulso en la salud han movido el Apple Watch más allá de solo un monitor de notificaciones y estado físico, como lo demuestra la bendición que dio al Apple Watch Series 4 la Dirección de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés). Y otros como Samsung han convertido sus relojes en dispositivos que pueden funcionar incluso sin un teléfono complementario cercano.

En resumen, estos son relojes que no me avergonzaría poner en mi muñeca.

Regresar en el tiempo

El mercado de los relojes inteligentes de 2013 no se parece en nada al mercado actual. Ese año, las empresas enviaron sólo 1.4 millones de relojes inteligentes en todo el mundo, según la firma de investigación de mercado IDC. Samsung y su software Tizen eran el mayor proveedor, con el 70 por ciento del mercado, seguidos de los dispositivos Pebble y Android Wear.

En ese momento, todavía eran materia de entusiastas de los dispositivos. Los primeros jugadores en el mercado (Sony, Samsung y LG) se acercaron al dispositivo como un reloj inteligente en la muñeca, con la tecnología a la vanguardia. Motorola fue una excepción temprana con su reloj redondo Moto 360, pero incluso este tenía un cuerpo voluminoso y una vida de batería corta.

Adelanta el tiempo rápidamente hasta 2018. Apple presentó en septiembre su cuarto reloj inteligente; Qualcomm se asoció con compañías como Fossil en dispositivos de moda, y Samsung actualizó nuevamente su línea portátil con su nuevo Galaxy Watch.

"2018 hace que los dispositivos de 2013 se vean pintorescos", dijo el analista de IDC, Ramón Llamas. "Tenemos muchos relojes con los que ya no nos importaría que nos vieran en público".

En general, las compañías deberían enviar este año unos 43.5 millones de relojes inteligentes, y casi la mitad de ellos será un Apple Watch, dijo IDC. El sistema operativo WearOS de Google, el socio de software de reloj clave de Qualcomm, quedará rezagado en 12 por ciento. Y los relojes inteligentes que usan el software Android Wear anterior deberían sumar el 18 por ciento de los envíos. El Tizen de Samsung apenas se clasifica, y Pebble ya no existe.

"Apple Watch no es sólo el reloj número uno del mundo, es el reloj número 1, punto", dijo el presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, en el evento del 12 de septiembre.

Apple se negó a hacer más comentarios.

Un verdadero monitor de la salud

Apple saltó al mercado de los wearables en marzo de 2015 con el lanzamiento del Apple Watch. Ahora en su cuarta generación, el dispositivo ha evolucionado desde un rastreador de notificación y entrenamiento físico hasta un dispositivo de salud robusto, algo que muchas personas esperaban que fuera cuando llegara al mercado por primera vez.

"Todas las cosas que se rumoreaban y que estaban haciendo en términos de salud sucedieron", dijo el analista de Technalysis Bob O'Donnell. "Están cumpliendo la visión inicial".

El Apple Watch Series 4, que llegará a las tiendas el viernes, presenta una cara rediseñada para poner más pantalla en tu muñeca. Pero lo que está debajo de esa pantalla es la actualización más importante. Apple incorporó nuevos sensores que pueden detectar caídas, una de las principales causas de muerte para los ancianos. Si hay un accidente, el reloj puede realizar una llamada de emergencia.

apple-event-091218-apple-watch-series-4-0774

El Apple Watch Series 4 tiene un precio inicial de US$399 y llegará a tiendas el 21 de septiembre.

James Martin/CNET

Y la nueva característica del electrocardiograma (ECG) del Apple Watch les permite a los usuarios tener un monitor de frecuencia cardíaca en sus muñecas. La compañía colocó un electrodo en la parte posterior del dispositivo y la corona digital para tomar la lectura del ECG. Se puede utilizar para detectar una enfermedad cardíaca grave llamada fibrilación auricular (AFib), un latido cardíaco acelerado que puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. El Apple Watch incluso cuenta con la aprobación de la FDA, algo que es raro para un dispositivo de consumo.

"Ahora Apple no sólo está en el negocio de hardware, sino también en el negocio de equipamiento médico", dijo Llamas, el investigador de IDC.

El dispositivo tiene un precio inicial de US$399 para el modelo Series 4 con solo GPS y US$499 para la versión 4G LTE. Los pedidos por adelantado comenzaron el 14 de septiembre y los relojes estarán disponibles el 21 de septiembre.

Relojes de moda

El mes pasado, durante la feria de electrónica IFA, varias grandes marcas presentaron nuevos relojes inteligentes que se centraron en las funciones de salud y bienestar. En esa lista estaba Casio, cuyo renovado reloj Pro Trek de US$549 incluye un nuevo "modo extendido" que permite que la visualización en color dure más tiempo para caminatas de días largos. Y las marcas Skagen y Diesel de Fossil Group lanzaron nuevos relojes que agregaron GPS y seguimiento de frecuencia cardíaca para actividades físicas y al aire libre.

Y Samsung, a principios de agosto, actualizó su línea de relojes inteligentes con su nuevo Galaxy Watch, que mantiene el distintivo control del bisel circular de la línea Gear, pero ofrece algunos refinamientos de estilo.

Pero a pesar de que Samsung ha lanzado un dispositivo tras otro, está luchando por competir con Apple.

El fabricante de chips Qualcomm, por su parte, ha llevado el mercado de los relojes inteligentes más allá de las compañías de tecnología y hacia la moda. Se ha asociado con marcas de lujo como Fossil Group, Tag Heuer, Movado y Montblanc para crear dispositivos que no se centren únicamente en las especificaciones.

"En primer lugar, estamos convirtiendo el reloj inteligente en un reloj de moda", dijo la semana pasada Pankaj Kedia, director principal de Qualcomm y líder empresarial del segmento de los wearables inteligentes, al presentar el procesador Snapdragon Wear 3100 de la compañía.

El chip de bajo consumo permitirá que los dispositivos tengan pantallas siempre encendidas, con información actualizada. Los nuevos modos de súper baja potencia y las mejoras enfocadas en los relojes deportivos otorgarán a los dispositivos Google WearOS una mayor duración de la batería.

Fossil Group, Louis Vuitton y Montblanc serán los primeros en presentar los chips en los nuevos relojes Google WearOS. El dispositivo de la última empresa, el reloj Montblanc Summit 2, llegará al mercado en octubre. Otros llegarán a finales de este año y en 2019.

"Qualcomm ha sido inteligente al tomar lo que la gente inicialmente pensó que era un nicho, pero no lo es, y seguir adelante", dijo la analista de Creative Strategies Carolina Milanesi, refiriéndose al mercado de relojes inteligentes de moda.

En lugar del voluminoso Toq de hace cinco años, la nueva cosecha de dispositivos se parece más a los relojes regulares. Ofrecen bandas elegantes y extraíbles y materiales premium.

Para todos los que no queremos parecer que tenemos un teléfono gigante atado a nuestras muñecas, ya era hora de que esto ocurriera.