CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Tecnología de vestir

Cada vez más relojes inteligentes integran análisis médicos en tu muñeca

Los wearables están agregando funciones para monitorear condiciones médicas que potencialmente podrían salvar vidas.

Fitbit Ionic

Los dispositivos de muñeca pueden alertar a los usuarios de problemas médicos serios.

Sarah Tew/CNET

Mike Glenn pensó que algo estaba mal con su Fitbit.

En mayo, el joven de 34 años estaba acampando en Wyoming cuando comenzó a tener problemas para respirar. Se sentía bien en general, pero su hombro izquierdo comenzó a doler y comenzó a sudar. "Probablemente sea sólo un resfriado", pensó Glenn.

Pero su Fitbit Ionic parecía que se estaba volviendo loco. Su frecuencia cardíaca era de 40, aproximadamente la mitad de lo normal.

"Eso no puede ser correcto", pensó Glenn. Se quitó el reloj inteligente, lo limpió y volvió a ponérselo en la muñeca. Todavía mostraba 40. La esposa de Glenn, una enfermera, presionó su cabeza contra su pecho y escuchó. Ella le dijo que necesitaban ir al hospital inmediatamente.

Glenn estaba teniendo un ataque cardiaco. Su arteria coronaria derecha estaba completamente bloqueada y su arteria central estaba bloqueada en un 80 por ciento. Más tarde se enteraría de que, como diabético, el daño a los nervios causado por su condición, había debilitado sus sentidos por lo que no había sentido un síntoma común de ataques cardíacos: el dolor en el pecho.

"Si no hubiera tenido puesto mi Fitbit, no sé si hubiera captado que todos estos síntomas eran parte de un ataque al corazón", dijo Glenn. "Esa fue la señal para mí de que tenía un problema".

Reproduciendo: Mira esto: Apple Watch Series 4: Mi opinión después de un mes de...
3:53

La tecnología en los relojes inteligentes ha recorrido un largo camino desde los primeros días de los wearables, cuando los contadores de calorías y de pasos eran tan avanzados como los dispositivos. Ahora, una nueva generación de dispositivos está incorporando funciones de monitoreo del corazón, sueño y presión sanguínea, que en conjunto ofrecen la misma precisión ofrecida en un laboratorio médico, pero con la comodidad de tenerlo en tu muñeca.

En septiembre, Apple introdujo una función de ECG aprobada por la FDA en su Serie 4 Watch.

La función, que aún no está disponible, advierte a los usuarios sobre ritmos cardíacos anormales que podrían estar relacionados con la fibrilación auricular. Fitbit y Garmin están desarrollando funciones que pueden ayudar a detectar fibrilación auricular, apnea del sueño y otras afecciones. En abril, Garmin integró la aplicación Cardiogram a sus dispositivos. El algoritmo DeepHeart del Cardiogram ha demostrado una alta precisión en la detección de fibrilación auricular, hipertensión, apnea del sueño y diabetes.

Aumentando la adopción

Esta nueva generación de funciones podría marcar el arranque de esta categoría de relojes inteligentes, misma que no ha logrado estar a la altura de las altas expectativas de la industria tecnológica. Los dispositivos de gama alta están tomando el control de los monitores de actividad más básicos, lo que según los analistas, es una indicación de que los usuarios desean dispositivos que puedan hacer más que sólo contar nuestros pasos. Mejores funciones de salud podrían dar a los usuarios, en particular a aquellos con problemas médicos, una razón para poner este tipo de dispositivos a su muñeca.

"Si [un wearable está] ayudando a manejar una condición médica, probablemente se convierta en una utilidad duradera", dice Eric Topol, vicepresidente ejecutivo de Scripps Research, un instituto científico sin fines de lucro. El conjunto de data que estos wearables pueden almacenar puede ser útil para crear un tratamiento, comentó, porque la data está siendo recolectada en el mundo real en lugar de en un entorno de laboratorio artificial.

Según Parks Associates, una firma de investigación de mercado, el 16 por ciento de los hogares con conexión de banda ancha en los Estados Unidos posee al menos un reloj inteligente. Eso es un aumento del 4 por ciento en el primer trimestre de 2014. Otro 13 por ciento de los hogares dicen tener la intención de comprar un smartwatch el próximo año.

Kristen Hanich, analista de Parks, dice que la tecnología inteligente capaz de recolectar e interpretar los datos con mayor precisión, ocasionará que la adopción de relojes inteligentes se acelere.

"Tomemos lo que ya tenemos y usémoslo de una mejor manera para obtener mejores datos, mejores perspectivas, para tener algún tipo de impacto significativo", dice Hanich.

El obstáculo de la FDA

Las empresas aún tienen que pasar por la FDA si quieren comercializar su producto como un dispositivo médico, por lo que los fabricantes están realizando estudios a profundidad para garantizar la exactitud de sus productos. La FDA también lanzó un programa piloto de precertificación el año pasado, diseñado para que empresas que desean acelerar el proceso de aprobación para futuros dispositivos médicos. Algunas de las compañías seleccionadas para este programa son Apple, Samsung y Fitbit.

El permiso de la FDA sirve como una validación para los consumidores, dice Tuong Nguyen, analista de Gartner, esto les dará confianza en un producto que, de otro modo, podría verse como un artículo de lujo en lugar de un dispositivo médico.

Tim Bajarin, analista de Creative Strategies quien sigue a la industria de los wearables, dice que confía en la precisión de sus dispositivos desde que tiene un bypass triple. Ahora, utiliza un Apple Watch Series 4 para monitorear su ritmo cardiaco. También conectó su monitor de glucosa Dexcom Continuous Glucose Monitor a su Apple Watch para que pueda ver sus niveles de azúcar en su wearable, así como su AliveCor's KardiaBand, que es una banda de electrocardiogramas en tiempo real. 

Bajarin, al igual que otros analistas médicos y de la industria, apoya el uso expandido de dispositivos portátiles, pero advierte que un monitor de muñeca no debe considerarse como un reemplazo para la atención médica.

"Los usuarios de relojes inteligentes que usan aplicaciones para monitorear la salud, necesitan verlos como un medio para hacer un seguimiento de su salud y, de ser necesario, advertirles de posibles complicaciones médicas", dice Bajarin. "No son un reemplazo para una verdadera evaluación o diagnóstico médico".

Reproduciendo: Mira esto: Análisis Fitbit Charge 3: Mucha batería en una sencilla...
4:09

¿Qué sigue para los wearables de salud?

Según analistas, más compañías de tecnología, incluyendo a Samsung y Google, desarrollarán dispositivos portátiles con funciones de salud. Y esto va mucho más allá de los wearables que se utilizan en la muñeca.

Compañías como Bose y Samsung ofrecen dispositivos de audición aumentados, conocidos como "hearables", los cuales ayudan a las personas a escuchar conversaciones en entornos ruidosos. Verily, compañía hermana de Google, está trabajando en lentes de contacto para la hipermetropía, condición relacionada con la edad, así como un lente intraocular diseñado para mejorar la vista después de realizarse una cirugía de cataratas. Verily había trabajado anteriormente en lentes de contacto para detectar la glucosa en personas con diabetes, pero archivó el proyecto en noviembre.

En los próximos cinco años se implementarán funciones como son el monitoreo de presión arterial y glucosa en los wearables, según comentan analistas. La duración de la batería significará que no tendremos que quitarnos los wearables por la noche, por lo que podremos monitorear condiciones como la apnea del sueño.

"Vamos a ver una revolución absoluta en nuestras muñecas", dice Paul Testa, médico de emergencias de la Universidad de Nueva York, Langone Health. Cuando los pacientes ingresan a la sala de emergencias con síntomas de un derrame cerebral, dice Testa, los médicos intentan averiguar la última vez que el paciente estuvo en su línea basal, medida conocida como un momento "bueno". "¿No será increíble, en cinco años, cuando un Apple Watch o un teléfono conozcan nuestro último 'buen' momento?" él preguntó.

Glenn, el excursionista de Wyoming, fue rápidamente llevado a un hospital y luego trasladado en avión a una instalación en Salt Lake City, ciudad en la que vive, para ser operado. Pasó por tres meses de rehabilitación cardíaca.

Glenn dice que los últimos datos de su Fitbit lo impulsaron a actuar en el bosque. Sin esa información podría no haberse dado cuenta de que necesitaba ayuda.

"Mi Fitbit es lo que realmente llamó mi atención sobre el problema que estaba teniendo", dice Glenn. "Es mi manta de seguridad".