CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Entretenimiento en casa

Reed Hastings: Netflix llegará a China... algún día

El archipopular servicio de 'streaming' de contenidos ya está prácticamente en todo el mundo, menos en China, pero eso podría cambiar, asegura su presidente ejecutivo.

Netflix CEO Reed Hastings addresses the crowd at the company's CES keynote.

Netflix

Hace unos días, Netflix anunció que su servicio ya estaba disponible en prácticamente todo el mundo, con excepción de un gigante: China.

Sin embargo, ese país podría no ser la excepción por siempre. El presidente ejecutivo de Netflix, Reed Hastings, dijo el martes que Netflix se ha estado reuniendo con reguladores chinos en un esfuerzo por llevar su servicio a ese país.

"Puede ser que pronto tengamos una licencia en China", dijo Hastings durante la conferencia DLD en Munich, Alemania, según reportó el Wall Street Journal. "Podría demorar unos cuantos años, así que vamos a ser pacientes".

Aunque coqueteó con la idea de que Netflix podría llegar a China más temprano que tarde, Hastings dijo: "Estamos ansiosos por la llegada de ese día en que, dentro de una década o dos, la clase media china va a querer y pedir el tipo de contenido que nosotros ofrecemos".

Pero los ciudadanos chinos ya tienen su propio servicio de streaming de contenidos, pues el gigante local de comercio electrónico Alibaba anunció en septiembre el lanzamiento de Tmall Box Office. Pese a ello, parece que todavía hay una demanda por Netflix, pues según la firma de investigación GlobalWebIndex hay más de 20 millones de personas en China que ya ingresan a Netflix a través de una red privada virtual (VPN por sus siglas en inglés). No obstante, Netflix también dijo hace poco que bloquearía VPNs y otras herramientas que permiten ver el servicio en regiones donde no está disponible.

El año pasado Hastings reconoció estar "explorando opciones" en China, y dijo que "necesitamos una licencia; y no estoy 100 por ciento seguro de que lo podemos lograr". El martes en Alemania se refirió a Apple como un ejemplo de que la paciencia sí rinde sus frutos, pues subrayó que a la gigante de Cupertino le tomó seis años de negociaciones para establecer una relación con China para poder producir y vender ahí sus famosos iPhones.