CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

guía de compras navideñas
Ciencia

Realidad virtual y exoesqueletos dan a los parapléjicos otro chance de sentir

Ocho personas paralizadas por lesiones en la espina dorsal han recuperado parcialmente la sensación y el control de los músculos de sus piernas.

Uno de los pacientes entrena en un ambiente de realidad virtual.

Universidad de Duke

Apenas hemos comenzado a adentrarnos en el potencial de la realidad virtual y las interfaces entre una persona y una máquina, pero estas áreas ya están dando de qué hablar. Una de estas aplicaciones es la rehabilitación física, que intenta tratar a personas que sufren de paraplejía causada por una lesión.

Hemos visto algunos ejemplos de cómo se está utilizando, como un hombre paralizado que utilizó la realidad virtual y la electroencefalografía para caminar con sus propias piernas sin la necesidad de un exoesqueleto. Ahora, investigadores de la Universidad de Duke, liderados por el neurocientífico Miguel Nicolelis, han alcanzado el éxito con ocho pacientes.

Utilizando la realidad virtual y un exoesqueleto robótico controlado por la actividad neuronal del paciente, el Walk Again Project ha visto cómo estos pacientes han recuperado cierta sensación en sus miembros y recobrado el control de los músculos de sus piernas.

"No pudimos haber predicho este sorprendente resultado clínico cuando iniciamos el proyecto", dijo Nicolelis en un comunicado.

"Lo que estamos mostrando ... es que los pacientes que utilizaron la interfaz hombre-máquina durante un largo período de tiempo experimentaron mejoras en su comportamiento motor, las sensaciones táctiles y las funciones viscerales bajo el punto de la lesión de la espina dorsal. Hasta el momento, nadie ha experimentado una recuperación de estas funciones en un paciente después de tantos años de habérsele diagnosticado la parálisis completa".

La realidad virtual le permitió a los pacientes aprender a controlar el exoesqueleto. Las señales eléctricas propias del proceso de pensar sobre caminar se pueden leer utilizando un casco de electrodos EEG, pero no es tan sencillo como suena. El cerebro de cada uno de nosotros funciona de una manera distinta; la actividad neuronal es una especie de huella dactilar.

Para programar los controles, a los pacientes se les dio un casco. Luego tenían que aprender a controlar un avatar de ellos mismos caminando en un ambiente virtual. Los investigadores podían entonces generar una serie específica de comandos para el exoesqueleto basado en la actividad cerebral del paciente, mientras este practicaba refinar el nivel de control que se requiere para el exoesqueleto.

Como parte de este proceso, los pacientes pasaron de la realidad virtual a unos arneses y exoesqueletos que requerían que ejercieran cierto nivel de control sobre sus brazos, postura y equilibrio.

Después de siete meses, algunos pacientes experimentaron cambios. Después de un año, cuatro pacientes experimentaron cambios suficientemente significativos como para que sus condiciones se reclasificaran de parálisis completa a parálisis parcial. La mayoría de los pacientes también tenían un mejor control de su vejiga y funciones intestinales.

El cambio más notorio se vio en una mujer de 32 años que ha estado paralizada durante 13 años después de un accidente automovilístico. Incapaz de pararse al principio, la mujer pudo eventualmente mover sus piernas de manera voluntaria, y se podía parar y caminar con la ayuda de una caminadora, una abrazadera y un terapeuta.

Los pacientes han estado recibiendo sesiones de terapia a través del Walk Again Project durante dos años, y seguirán recibiéndolas. Los investigadores se encargarán de documentar sus avances. Nicolelis y sus colegas empezarán también una nueva prueba con pacientes que han sufrido lesiones más recientemente para ver si una intervención más temprana tiene un efecto en los resultados.