El HTC Vive finalmente me hizo creer en la realidad virtual

Las gafas y el sistema de realidad virtual HTC Vive podrán darle vida a cualquier habitación, ofreciéndote una experiencia fascinante en el mundo virtual que tú quieras.

htc-vive-realidad-virtual
Las gafas de realidad virtual de HTC Sarah Tew / CNET

Hasta el momento, Oculus y Samsung VR han sido los nombres más reconocidos en la categoría de gafas para realidad virtual. Nadie imaginó que una empresa como HTC, totalmente nueva en este espacio, iba a sorprendernos tanto con sus propias gafas: las HTC Vive y con una asociación con Valve, la popular plataforma de videojuegos que cuenta con más de 75 millones de usuarios activos.

Durante la feria de electrónica CES 2015, los ejecutivos de HTC me explicaron la nueva estrategia de la empresa, que busca volverse más que sólo un fabricante de celulares o tabletas. Y en ese futuro que la empresa se planteó en enero parecía ya haber un sitio reservado para los dispositivos de realidad virtual.

Sin embargo, sólo pasaron dos meses para que la empresa presentara las HTC Vive, ofreciendo una experiencia que nunca había vivido en mi vida. Esto es realmente sorprendente teniendo en cuenta que, a diferencia de Oculus, que es especialista en la realidad virtual, HTC es nuevo en la categoría.

Tuve la oportunidad de recibir una demostración de las HTC Vive durante el Congreso Mundial de Dispositivos Móviles (MWC 2015) este mes en Barcelona. Por primera vez, una empresa logró emocionarme verdaderamente con su tecnología de realidad virtual.

Es importante tener en cuenta que la versión para desarrolladores de las HTC Vive, que es la que probé, estará disponible esta primavera. Sin embargo, la versión final para los consumidores no llegará sino meses después y, por supuesto, espero que esa versión sea aún mejor.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

El sistema de realidad virtual HTC Vive

Las gafas de realidad virtual de HTC tienen más de 20 sensores que se comunican con otros dos sensores que se colocan en la pared para determinar tu ubicación y seguir tus movimientos. Estos sensores permiten mapear el cuarto para que que no te estrelles con las paredes. Sí estás muy cerca de la pared o de un área determinada (que se puede modificar), el sistema muestra una red que indica tus límites de acción.

Los dos sensores externos que se colocan en la habitación se parecen a los escáners manuales que se usan en algunas cajas registradoras de supermercado, pero un poco más grandes. HTC me dijo que la versión final tendrá unos sensores más pequeños.

realidad-virtual-htc-vive.jpg
Juan Garzón / CNET

Cuando probé las Vive, los sensores estaban en dos de las esquinas de una habitación de unos 6 metros cuadrados -- una frente a mí y otra a un lado. Además, las gafas Vive incluyen dos controles para las manos que tienen touchpads y botones. Los controles que probé tenían cables, pero HTC dijo que el plan es que sean inalámbricos. También traen unos audífonos para escuchar el audio del mundo en el que te sumerges.

Las gafas estaban conectadas a una computadora que era controlada por un representante de HTC. Ese día, HTC había preparado varias demostraciones, entre ellas un mundo submarino, un mundo de pintura 3D brillante, una demostración de un juego de guerra, una experiencia de cocina y un mundo donde yo estaba encargado de reparar robots.

Fue necesario ponerme un cinturón que mantuviera los cables (de los controles y de las gafas) pegados a mi espalda para moverme con mayor facilidad y no añadirle peso a las gafas de realidad virtual. El representante de HTC dijo que la versión final será mucho más simple, aunque no quiso darme más detalles.


htc-vive-conexiones.jpg
Las conexiones se encuentran en la parte superior. Juan Garzón / CNET

Una experiencia que te sumerge a toda clase de mundos virtuales

Cada uno de los escenarios virtuales en donde me metí ilustraron diferentes características de esta tecnología.

Por ejemplo, en uno de ellos me encontré bajo el mar en un barco sumergido. Pude ver peces pasando frente a mí, al igual que una gran ballena. A diferencia de otras gafas de realidad virtual, me pude mover por el barco, cambiando por completo mi percepción. Logré caminar hasta el borde del barco y mirar hacia abajo para ver la profundidad del mar. Se veía todo tan real que hasta pregunté si podía saltar del barco, pero el representante de HTC me respondió: "claro, pero no lo recomendaría por tu seguridad".

En otro momento, una ballena pasó junto al barco y me hizo moverme, porque sentí que me iba a pegar. Con los controles empujé a los peces para que no se estrellarán conmigo y hasta llegué a golpear las gafas varias veces con los mandos por lo metido que estaba en ese mundo virtual.

Las imágenes no son idénticas al mundo real y es obvio que fueron diseñadas por computadora, pero son muy buenas y realmente me hicieron sumergirme en cada uno de los mundos que HTC me presentó.

htc-vive-foto
Sarah Tew / CNET

La demostración más asombrosa fue una que puede a primera vista parecer muy simple: era una de pintura. Con el control de la mano derecha pintaba, mientras que con el de la izquierda podía escoger el color o tipo de brocha que quería usar. Lo más asombroso es que pintaba en el aire con colores muy brillantes y luego podía moverme a través de la pintura (o trazos de pintura) para ver los diferentes ángulos (en 3D) de lo que había creado. Fue realmente una experiencia excepcional porque podía ver todos los ángulos de una creación mía.

Otra experiencia increíble en las HTC Vive me llevó a un mundo donde el reto era reparar unos robots. Cuando miraba hacia arriba podía ver el techo de la bodega, con las luces y diferentes instrumentos. Si miraba abajo veía el piso, que en ocasiones cambiaba y me daba la sensación de que me podía caer. Además, podía ver mucho más allá del lugar donde me encontraba.

Como era de esperarse, no todas las demostraciones fueron perfectas. Una más ilustraba un juego miniatura en donde podía agacharme para ver desde diferentes ángulos a unos soldados que me disparaban. También podía percibir los diferentes aspectos del terreno en el que me encontraba. Pero cuando me acercaba mucho a las imágenes, éstas se distorsionaban bastante. El representante de HTC dijo que era culpa de la aplicación.

htc-vive-realidad-virtual-gafas
Sarah Tew / CNET

La última demostración que recuerdo me permitió cocinar. Usé cuchillos, huevos, carne y vegetales para hacer mi propio platillo. Me pude mover por la cocina con libertad y explorar todo lo que tenía disponible. No fue una interacción perfecta, ya que los cuchillos se rompían al intentar cortar un tomate y otros vegetales. Sin embargo, me imagino que el propósito principal era mostrar cómo el sistema interactúa con objetos de diferentes tamaños, formas y colores -- lo cual hace muy bien.

Una experiencia sin igual

Es difícil describir la experiencia que ofrecen las gafas HTC Vive. Pero puedo decir que a diferencia de otros sistemas de realidad virtual que he usado, las HTC Vive te sumergen mucho más en otros mundos. El sistema de HTC logró llevarme a un mundo donde sin importar a dónde miras o a dónde te muevas, el mundo tiene sentido y se siente coordinado.

Aunque los controles todavía están en desarrollo, te ayudan a navegar e interactuar muy bien en cada mundo virtual al grado que pueden llegar a formar parte de la experiencia porque los puedes ver dentro de los mundos.

HTC me abrió realmente los ojos a las grandes posibilidades que ofrece la realidad virtual y me emociona la idea de algún día poder comprarme unas Vive. Poder viajar en el tiempo, mundos o universos desde un mismo cuarto es fabuloso. Las HTC Vive le dan vida a cualquier habitación, tanta que hacen que te olvides del lugar donde estás.

Claro, éste es un producto en desarrollo y todavía tengo muchas preguntas. Por ejemplo, ¿serán las HTC Vive fáciles de usar en cualquier cuarto y por cualquier persona? ¿Cuánto van a costar? ¿Qué tanto y qué tipo de contenido tendrán disponible?

Pero, en conclusión, junto con el Samsung Galaxy S6 Edge, las gafas de realidad virtual HTC Vive fueron en mi opinión el producto más revolucionario de MWC 2015. ¡Qué ganas tengo ya de conocer y probar la versión final de este dispositivo y viajar a otro mundo virtual con ellas!