CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Ofertas ocultas de Amazon The Irishman Los mejores celulares de 2019 Ofertas en audífonos Apple AirPods y Beats Wireless Black Friday 2019: Seis beneficios de Amazon Prime Star Wars The Mandalorian

Estas ratas manejan pequeños carros para recoger cereal y ayudar a la ciencia

Hazte a un lado, Stuart Little. Estos roedores manejan coches para permiten a los científicos estudiar sus habilidades cognitivas.

No será un Tesla, pero este carrito motorizado le permite a las ratas conducir hasta donde está la comida. 

Kelly Lambert / University of Richmond

Los roedores han aprendido a manejar palancas y correr a través de laberintos para hallar comida. Y ahora se han puesto al volante de diminutos carros.

Con el fin de estudiar las habilidades cognitivas de las ratas, científicos en la Universidad de Richmond han construido un minicarrito para que las ratas manejen hasta donde está la comida  —específicamente el cereal conocido como Fruti Lupis. 

Para una serie de experimentos, seis hembras y 11 machos fueron entrenados para manejar el coche en arenas rectangulares de hasta 43 pies cuadrados (unos 4 metros cuadrados). 

Después de que las ratas tocaron unas barras de cobre que impulsaban el plástico hacia adelante, fueron recompensadas con Froot Loops. El equipo de investigación colocó Froot Loops más lejos del punto de inicio para estimularlas a avanzar el carrito hacia donde estaba la comida.

Este ratamóvil motorizado se construyó a base de recipientes de plástico para alimentos. Tiene llantas, un piso de aluminio y barras de cobre que funcionan como una especie de volante.

El conductor rata condujo el auto apretando las barras de cobre con sus patas. Esto desencadenó un circuito eléctrico que impulsa el automóvil. Dependiendo de dónde toque la rata las barras, el automóvil se moverá a la izquierda, a la derecha o hacia adelante..

"Han aprendido a navegar el coche en maneras únicas y han mostrado patrones de conducción que nunca habían usado para llegar finalmente a la recompensa", escribió Kelly Lambert, profesora de neurociencia del comportamiento en la Universidad de Richmond, en un artículo publicado en New Scientist.