Ramiro López Dau: de los Gokus y el cine animado a la realidad virtual

[Latinos en tech 2015] Tras destacarse como animador en películas de Pixar como 'Monsters University', este argentino de 33 años dirige películas de realidad virtual para Oculus.

ramirolopezdau.jpg

Este argentino pasó de ser genio de la animación 3D en España a brillar con luz propia en los estudios Pixar. Hoy lidera el campo de la realidad virtual en Oculus.

Foto de Oculus

De adolescente, Ramiro López Dau admite haber dibujado miles de Gokus, protagonista de su serie animada favorita, Dragonball. Esa pasión por dibujar ha sido una constante en su vida desde que era niño en Buenos Aires, donde nació en 1982, hasta su época juvenil en Madrid, donde estudió cine y terminó especializándose en animación 3D en el CICE, la Escuela Profesional de Nuevas Tecnologías.

En España, López Dau conoció al profesor Daniel Martínez Lara, pionero de la animación de personajes, quien alentó al joven a dedicarse profesionalmente al cine animado. Su demo reel estudiantil llamó la atención en 2002 de la gente de Ilion Animation Studios, una colosal compañía de animación que produjo un largometraje animado realizado totalmente en computadora llamado Planet 51 (2009), acerca de un astronauta de la Tierra (con la voz de Dwayne Johnson en inglés) que llega a un planeta habitado por una civilización alienígena.

López Dau, de 33 años de edad, fue el animador principal de Planet 51, una película de tal pericia técnica que TriStar Pictures la estrenó en el mercado estadounidense en 2009. En Ilion, el joven animador aprendió el oficio de crear personajes en computadora y tuvo contacto con los últimos avances tecnológicos en software de animación.

top-latinos.png

El éxito de Planet 51 le ganó a López Dau una entrevista en 2009 en Pixar, uno de los estudios de animación más admirados del mundo y creadores de la saga Toy Story.

En ese entonces, a sus 27 años, el joven animador hablaba poco inglés. "El proceso de selección es duro y riguroso, y viniendo de fuera me resultó incluso más complicado por el idioma", contó López Dau en la página web de CICE, instituto donde estudió animación en España. "Si sumas eso al hecho de que estás en Pixar y que las personas que te están entrevistando son los encargados de haber hecho tantas películas que admiras, puedo asegurar que fue uno de los días más intensos de mi vida".

Una vez en Pixar en 2009, López Dau trabajó juntó con su hermana Carolina (también animadora) en dos cortometrajes del estudio y en las películas Cars 2 (2011), Brave (2012) y Monsters University (2013). Esta experiencia única -- trabajó durante cinco años en Pixar -- le abrió las puertas de Oculus en septiembre de 2014, donde hoy trabaja como supervisor de animación en su Story Studio, suerte de laboratorio de innovación en el que Oculus desarrolla maneras de crear historias interactivas para su dispositivo de realidad virtual.

Una vez instalado en Oculus, López Dau dirigió Henry, la segunda película realidad virtual de Oculus, que trata sobre un erizo al que le gusta que lo abracen.

Con Henry, el joven director alcanza un logro inédito: crear al primer personaje animado con una inteligencia artificial que le permite reaccionar a las acciones del espectador. La gente, al ver el cortometraje a través de las gafas de realidad virtual de Oculus, interactúa con el personaje de Henry y lo ayuda en su fiesta de cumpleaños virtual; la animación ya no es pasiva, sino que cambia gracias a la participación del espectador.

Nada mal para un animador argentino que apenas seis años atrás pasó una noche en vela viendo los bocetos originales de las películas de Pixar colgados en los pasillos del estudio de animación, maravillado de que su sueño se había hecho realidad.