CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

¿Qué le depara a Apple el 2016? Hablamos con los expertos

Tres analistas que siguen los pasos de la gigante de Cupertino nos explican lo que tiene que pasar para que 2016 sea un buen año para Apple; y lo que representaría un fracaso.

1-infinite-loop-apple-store-3962.jpg

Las oficinas de Apple en Cupertino, California. Se espera que en 2016 abran sus nuevas instalaciones en esa misma ciudad.

James Martin/CNET

Apple es, hoy en día, la empresa de tecnología más grande e importante del mundo.

Por ello, especular sobre su futuro es más que un ejercicio ocioso. Es un intento por hacer un diagnóstico y medir la temperatura al corto y mediano plazo de la industria de la tecnología en general.

La gigante de Cupertino tuvo un año movido en 2015. Como se anticipaba, entró a una nueva categoría de productos con el Apple Watch e intentó revitalizar otro segmento importante con el lanzamiento de una gigantesca iPad Pro. También, reforzó su liderazgo en el mundo de los teléfonos inteligentes con la más reciente versión S del iPhone y revivió su presencia en el mundo del streaming de video con la nueva generación de la caja Apple TV.

En el ínter, Apple lanzó nuevas versiones de sus sistemas operativos para computadora y móviles, e intentó revolucionar el espacio del streaming de música con Apple Music.

En su más reciente trimestre fiscal que terminó el 26 de septiembre, la empresa reportó las nada despreciables ganancias de US$11,100 millones sobre ingresos de US$51,500 millones (frente a US$8,500 millones y US$42,100 millones en el mismo periodo del año anterior). Lo más impresionante es que la empresa dice haber tenido márgenes de ganancias de hasta el 40 por ciento en el período -- una bestialidad.

En el año fiscal, Apple, que actualmente está valuada en más de US$660,000 millones, recaudó ingresos de US$234,000 millones, un alza del 28 por ciento frente al año anterior, impulsado principalmente por las muy sanas ventas del iPhone.

"Nuestro continuo éxito es el resultado de nuestro compromiso en hacer los mejores y más innovadores productos en el planeta", dijo Tim Cook, presidente ejecutivo de Apple, como parte del anuncio de esos resultados.

Algunos analistas, como Katy Huberty de Morgan Stanley, ya están hablando de una posible caída en la venta de unidades del iPhone de hasta un 5.7 por ciento, lo cual implicaría vender 218 millones de unidades en el año, en vez de las 231 millones que se vendieron en 2015. El impacto negativo vendrá de "precios más altos en mercados internacionales como China y la maduración de la penetración de teléfonos inteligentes en mercados desarrollados", dice.

Ante todo esto, ¿qué representaría un éxito y qué sería un fracaso para Apple en 2016? Para responder eso, hablamos con tres expertos.

Éxitos y fracasos

Para J.P. Gownder, analista principal de la firma de investigación Forrester, un "excelente" año para Apple sería aquel en el que la empresa añadiera "una nueva línea de producto que realmente apuntara hacia el futuro de un nuevo mercado de masas (como el muy rumorado televisor, un nuevo wearable que le llegue a más consumidores que el Apple Watch o un nuevo escenario del Internet de las cosas para el hogar)".

Gownder considera que Apple depende demasiado de las ingresos del iPhone, además que "las ventas del iPad han caído significativamente". Bajo el panorama más optimista que Gownder plantea para la gigante de tecnología, "sus ingresos crecen más rápido de lo que han estado creciendo -- algo que sería un milagro, dado el tamaño de la empresa".

Un "buen" año, según Gownder, sería aquel en donde las ventas de los iPads -- como el iPad Pro -- repuntaran, el Apple Watch vendiera unas 25 millones de unidades, el iPhone siguiera creciendo y entrando en nuevos mercados. En este escenario, dice, "los ingresos de Apple seguirían creciendo a las tasas actuales".

Por último, el analista de Forrester indica que un "mal año" para Apple sería uno en donde las ventas del iPad no mejora, el Apple Watch se estanca y las ventas del iPhone se desaceleran, "sin una nueva categoría de productos".

Para Jan Dawson, conocido analista y observador de Apple de la firma de investigación Jackdaw Research, la respuesta es muy clara: "Crecimiento sólido". Eso sucedería, explica, con la combinación de continuas fuertes ventas del iPhone y el repunte de las ventas del iPad, además de ventas muy fuertes de los productos más nuevos de la empresa, como el Apple Watch y el nuevo Apple TV. Las ventas sólidas de los nuevos productos, incluyendo el iPad Pro, son "particularmente importantes", dice Dawson. "Apple necesita demostrar que aún puede crear nuevos productos que emocionan a la gente".

Por otro lado, el analista indica que un "fracaso" en 2016 sería volver a la tasa de crecimiento año sobre año de un solo dígito, "que es hacia donde Apple se dirigía antes del lanzamiento del iPhone 6 el año pasado [2014]".

Otro aspecto fundamental para Dawson es la necesidad de que la gigante de Cupertino corrija algunas de las cosas que "han sido frustrantes tanto para los usuarios como para los desarrolladores". Según el analista, "Apple Music es demasiado difícil de usar, los desarrolladores se quejan de cuán inflexible puede llegar a ser la App Store (especialmente en las Macs) y tanto OS X como iOS han tenido sus problemas los dos últimos años". Apple necesita seguir atrayendo los mejores desarrolladores a su ecosistema, dice Dawson, y para ello "necesita demostrar que aún puede diseñar software y servicios que la gente considera fáciles y divertidos de usar".

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO

Relojes, lanzamientos y sistemas operativos

En 2015, la empresa lanzó la nueva versión de su sistema operativo para computadoras OS X llamada El Capitan y la nueva versión de su sistema operativo para móviles, iOS 9, además de dos versiones de su sistema operativo para su reloj inteligente -- la más reciente, Watch OS 2 --, y un sistema operativo dirigido a las aplicaciones para su nueva caja de streaming, TV OS. Estos sistemas operativos son importantes porque Apple entiende bien la necesidad de tener buen contenido para aprovechar y disfrutar un gadget, y tanto el reloj como la caja de streaming necesitan desesperadamente de una oferta robusta de aplicaciones.

Pero, sin duda, el mayor lanzamiento de 2015 de Apple fue el Apple Watch, que se proyecta venderá unas 12 millones de unidades desde su llegada en abril. Según la firma de investigación IDC, el Apple Watch ya se coloca en el segundo puesto de la categoría de los wearables, por delante de empresas como Xiaomi y Garmin y sólo detrás de Fitbit.

Para Annette Zimmermann, analista de tecnología de vestir de la firma de investigación Gartner, Apple "ha vendido más relojes inteligentes que cualquier otro fabricante y hasta ahora el producto es rentable, por lo que en ese sentido ya se puede llamar un éxito". Zimmermann espera que la empresa le añada nuevas funciones a la segunda generación del reloj -- que anticipa para 2016 -- como GPS, Wi-Fi, una cámara, más opciones de ejercicio y sensores para medir la elevación. Incluso no descarta la capacidad celular que otros relojes (como el Gear S de Samsung) han ofrecido sin mucho éxito.

"Creo que mucha gente no ha comprado el Apple Watch porque están esperando la segunda generación", dice la analista, pero "si viene con las funciones que describí, creo que Apple puede vender más de la segunda que de la primera generación en el mismo periodo de tiempo".

En resumen, los expertos subrayan la importancia de que Apple siga dominando categorías (teléfonos), recupere otras (tabletas) y consolide sus apuestas de 2015 (streaming, wearables), además de seguir fomentando un ecosistema robusto para todos estos aparatos con base en sus sistemas operativos.

Y, en un año en el que se espera que la gigante de Cupertino desvele sus impresionantes nuevas oficinas en esa ciudad -- conocidas como "la nave espacial" -- no estaría de más que Apple también sorprendiera a sus consumidores con un producto que los deje, literalmente, con la boca abierta, como seguramente será la reacción a su nuevo campus.