CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Móvil

¿Qué hacer si te roban tu teléfono? Una guía completa

Actúa rápidamente y sigue estos pasos para recuperar tu vida –y tu tranquilidad.

Andrew Hoyle/CNET

Perder una pieza costosa de tecnología es horrible, pero la experiencia suele ser más desconcertante que dolorosa. Y es que si eres como el resto de los mortales, tu teléfono está repleto de tu información personal, fotografías y videos, sin mencionar las aplicaciones y herramientas que usas todos los días. Afortunadamente, si te encuentras en una situación similar o simplemente pierdes tu teléfono, estos sencillos pasos pueden ayudarte a recuperarte.

Llama a la policía

Llama a la policía y reporta el robo. Debes darles el número de registro del teléfono (IMEI), que puedes obtener de tu proveedor de teléfono si no lo sabes (los teléfonos CDMA, como los de Verizon y Sprint, usan un número similar llamado ESN). Mejor aún, busca el IMEI o ESN en el menú de configuración de tu teléfono cuando lo compres y anótalo en un sitio seguro. Y después de reportarlo, conserva el informe policial o el número de referencia del delito: lo necesitarás si deseas presentar un reclamo de seguro.

Contacta a tu compañía telefónica

Además, ponte en contacto con tu proveedor de telefonía de inmediato. Si alguien está usando tu teléfono para hacer llamadas, podrías ser responsable si no lo denuncias. Una vez que tu proveedor sepa que su teléfono ha sido robado, suspenderá su servicio. Pero ten cuidado: un ladrón aún podría usar un teléfono desbloqueado a través de una red Wi-Fi. También puedes obtener un teléfono de reemplazo del proveedor, pero más sobre eso más tarde.

cnet-magazine-stolen-phone-5

Cambia tus contraseñas.

Andrew Hoyle / CNET

Cambia todas las contraseñas

Idealmente, habrás protegido tu teléfono con un código de bloqueo que inhabilita el acceso a cualquier función desde la pantalla de bloqueo. Si no lo has hecho, hazlo inmediatamente (para mayor seguridad, no confíes solamente en un escáner de huellas digitales). En un teléfono Android, optaría por un código alfanumérico sobre un patrón de deslizamiento, ya que un ladrón puede adivinarlo siguiendo las manchas de los dedos en la pantalla. Y si aún no estás utilizando la autenticación en dos pasos, ahora es el momento de hacerlo. 

Cambia las contraseñas de las aplicaciones o servicios conectados a tu teléfono desde el momento en que ingresas a una computadora. Para asegurarte de que cubrirás todo, haz una lista de cuentas conectadas a tu teléfono y guárdala en un lugar separado. También debes cerrar sesión de forma remota en cualquier sitio Web o aplicación que hayas abierto. Prioriza tu correo electrónico, redes sociales y cualquier cosa conectada a tus cuentas bancarias. Entonces continúa.

Monitoriza tu teléfono

Si instalaste Find My iPhone, Find My Device for Android o el servicio Find My Mobile de Samsung, es posible que puedas ver la ubicación de tu teléfono perdido. Estos servicios también te permiten bloquear tu teléfono de forma remota con un nuevo código de acceso o borrarlo si no esperas recuperarlo. Recuerda que no podrás usar ninguna de estas funciones si el teléfono no está conectado a una red Wi-Fi móvil o pública. Sin embargo, puedes enviar los comandos en cualquier momento y el teléfono los completará cuando se vuelva a conectar.

También puedes usar estas aplicaciones para deshabilitar de forma remota los servicios de pago móvil. Eso debería cubrirlo, pero aún así debes advertir a tu banco sobre posibles cargos fraudulentos.

Móntate en la nube

En esta era de música por streaming y almacenamiento en la nube, la mayoría de la información valiosa a la que accedes en tu teléfono podría no almacenarse allí. Google, por ejemplo, sincroniza automáticamente la configuración de tu dispositivo, los datos de la aplicación y los contactos con la nube. Con un iPhone, o bien lo habrás respaldado en tu computadora (con suerte hace bastante tiempo) o sincronizará tus contactos, información de calendario y configuración con iCloud. Las aplicaciones también se pueden recuperar: solo regresa a tu tienda de aplicaciones para descargar todo lo que descargaste en un nuevo dispositivo.

La mala noticia: si has guardado algo en tu teléfono que no está respaldado en otra parte, es posible que no se pueda recuperar. 

Ten confianza otra vez

cnet-magazine-stolen-phone-3

Hoy en día es muy difícil perder tus datos, pero un respaldo manual no te vendría mal.

Andrew Hoyle / CNET

Después de un día navegando por la ciudad sin la ayuda de Google Maps, tendrás que aceptar que tu teléfono anterior no volverá. Entonces, ¿qué hacer ahora? Si tienes un seguro de tu proveedor o tarjeta de crédito, el viaje termina aquí: recibirás un nuevo teléfono para reemplazar el que has perdido.

Para los menos responsables entre nosotros, hay algunas opciones. Dependiendo de qué tan cerca estés del final de tu contrato, es posible que puedas actualizar de inmediato. Si no, hay otras opciones. Podrías apostar por un teléfono usado o, si tienes suerte, alguien que conoces podría estar a punto de actualizarse y podrás tomar una decisión. Todo depende de cuánto estés dispuesto a pagar. 

Este artículo se publicó originalmente en la revista CNET del invierno de 2017.

Con la colaboración de Laura Martínez.