Qué hacer antes de vender o donar tu teléfono

Si piensas vender o donar tu teléfono inteligente, debes tomar ciertos pasos importantes antes de decirle adiós a tu dispositivo. Aquí te damos una guía.

No importa qué teléfono tengas, asegúrate de seguir nuestros consejos antes de deshacerte de él.Foto de Josh Miller/CNET

Antes de que reemplaces tu teléfono por un modelo nuevo, piénsalo dos veces antes de deshacerte de él sin más ni más. Además de todo el material de entretenimiento que ha almacenado tu teléfono, este también contiene una importante cantidad de datos personales que no quieres que desaparezcan o caigan en malas manos.

Desde fotos muy preciadas hasta importantes emails y mensajes de texto, el no preparar tu antiguo dispositivo antes de venderlo o donarlo puede resultar en la pérdida de recuerdos muy valiosos o al riesgo de que tu información privada sea víctima de criminales.

Para evitar problemas potenciales, sigue los pasos a continuación para decirle adiós a tu antiguo teléfono y tener la conciencia tranquila.

Guarda tu lista de contactos

Gracias al robusto uso de servidores online y de las nubes de iOS de Apple, Android de Google y Windows Phone de Windows, el almacenamiento y respaldo de información personal como tu lista de contactos y citas en tu calendario se puede realizar velozmente. La transferencia de este contenido entre dispositivos similares (como de iPhone a iPhone, por ejemplo) es especialmente fácil. Sólo asegúrate de que la información más reciente de tu cuenta se ha emparejado con tu cuenta de Apple ID, Google o Microsoft Outlook. La migración de datos, entonces, es tan sencilla como ingresar los detalles de tu cuenta en tu nuevo dispositivo.

backup.jpg
Recuerda respaldar datos y archivos en tu dispositivo iOS, Android o Windows Phone.Foto de Lynn La/CNET

La transición entre dispositivos de distintas plataformas se torna un poco más complicada. Cambiarte a un teléfono Android es sencillo si utilizas una cuenta Gmail como tu repositorio principal de contactos y detalles de tu agenda. Si la mayoría de tu información reside en el iCloud de Apple, tendrás que transferir tu lista de contactos y calendarios manualmente (tendrás que hacer lo mismo si tienes una cuenta de Microsoft Outlook).

Cambiarte de un teléfono Android a un iPhone o un Windows Phone y transferir tus contactos y tu calendario es un desafío menor. Sólo tienes que ingresar tu dispositivo con tu cuenta de Google, y dejar que haga su trabajo. Transferir información personal de Android directamente al iCloud o a una cuenta OneDrive, por otro lado, requiere de un software de una compañía externa.

Respalda tus apps y datos

Transferir tu lista de contactos y tu calendario de un teléfono viejo a uno nuevo no es muy difícil. Pero la cosa cambia cuando se trata de transferir tus aplicaciones y la información que contienen. Este es el caso, particularmente, con Android, debido a que la función de respaldo incorporada del sistema operativo sólo guarda los apps que has instalado y no toda la información que estos han acumulado. Pero, no te preocupes. Existen varios programas de software que pueden realizar esta tarea. Recomiendo Helium, cuya descarga es gratis, y que no requiere que tu teléfono esté "rooteado" para funcionar.

itunes-screenshot.jpg
Es fácil respaldar tus archivos en iTunes.Foto de Lynn La/CNET

Afortunadamente, en iOS, el crear un panorama completo del software de tu iPhone es algo muy fácil. Sólo tienes que utilizar las capacidades de iTunes y tu Mac para realizar el cometido.

Transfiere tu música, fotos y video

Los servicios iCloud de Apple, Google Plus y Microsoft OneDrive ofrecen la opción de transferir fotos, música y hasta video desde tu teléfono a servidores online. Dicho esto, tienes que asegurarte de que cada uno de tus archivos se transfieran al arrastrar y depositarlos del viejo al nuevo dispositivo.

En un dispositivo Android y Windows Phone, puedes transferir los archivos al conectarlo a un puerto USB de tu computadora. Una vez que el dispositivo aparezca en el explorador de archivo, dirígete a la cámara (probablemente llamado DCIM en dispositivos Android) y a las carpetas de música para tomar los archivos que necesitas y depositarlos en la ubicación que desees en tu computadora. Todos los iPhones utilizan un método similar, a través del software de escritorio de iTunes.

Puedes cortar tu tarjeta SIM para ajustarlo al tamaño que requieres.Foto de Sharon Profis/CNET

Conoce tu tarjeta SIM

Todos los teléfonos GSM requieren tarjetas SIM para funcionar, y si quieres mantener la misma operadora GSM (AT&T, T-Mobile), lo único que tendrás que hacer al cambiar dispositivos es cambiar la tarjeta SIM. Una información importante que se descarta con frecuencia es la clase de tarjetas SIM con la que trabajas. Específicamente, es importante saber cuál es el tamaño de tu actual tarjeta SIM y cuál es el tamaño que tu nuevo teléfono acepta. Por ejemplo, la mayoría de los teléfonos de los modelos más recientes utilizan tarjetas micro-SIM, mientras que los teléfonos más avanzados (como el Apple iPhone 6 y Motorola Moto X) utilizan tarjetas nano-SIM.

Si estás transfiriendo archivos desde una tarjeta mini-SIM a una micro-SIM, puedes cortar la tarjeta, siempre y cuando tengas la herramienta apropiada para realizar esto. Puedes también reducir una tarjeta micro-SIM a una nano-SIM, pero existe menos plástico con el que trabajar, y por ello la probabilidad de error es mayor. Y, por supuesto, la manera más fácil es obtener una tarjeta SIM con tu operadora telefónica, que cuesta unos US$15.

La limpieza

Todo teléfono inteligente, ya sea un iPhone, un dispositivo Android, Windows Phone o Blackberry te permite realizar una reconfiguración de fábrica. Esta es una manera de borrar la memoria de tu dispositivo y deshacerte de los apps, las fotos, videos, cuentas de correo electrónico, cuentas personales -- de todo. Tienes hasta la opción de buscar cualquier información que esté albergada en una tarjeta SD instalada -- aunque sugiero que la remuevas del dispositivo y que te la lleves contigo.

Para aquellos que son paranoicos, puedes tomar algunos pasos extra como enlazar el teléfono que has limpiado a una cuenta ficticia, y luego realizar otra reconfiguración de fábrica. Esto aumenta la posibilidad de que, en caso de que el dispositivo caiga en malos manos, los malhechores sólo pueden acceder el software más reciente y tu imagen ficticia -- y no tus datos reales.