Qualcomm apuesta su futuro al Internet de 'todas' las cosas

Ante la presión de crecer y mantenerse a la cabeza en la industria, la fabricante de procesadores está apuntando a colocar sus chips en todo tipo de producto inteligente para llegar a más consumidores.

Qualcomm tiene su sede en San Diego, California. Claudia Cruz/CNET

SAN DIEGO, California -- Es muy fácil perderse en el campus de Qualcomm.

Edificios blancos que muestran el reconocible logotipo azul de la gigante de tecnología en la esquina izquierda de la última planta flanquean calles onduladas que dan la sensación de estar en un circuito de carreras de coches.

El cuidado del exterior se extiende al interior del edificio N, el principal en el campus de Qualcomm, que tiene un aspecto estéril. En la entrada, a la izquierda, un muro presume de las patentes de la compañía que han revolucionado la industria desde la fundación de Qualcomm en 1985. Y, a la derecha, se encuentra un salón que alberga los productos con procesadores Qualcomm para el hogar inteligente.

Y es precisamente en las patentes -- en la redistribución de las mismas -- y en los procesadores donde Qualcomm se apoyará para encausarse en el nuevo camino que ha tomado para cimentar su futuro, después de ver su liderazgo en la industria resbalar con pérdidas millonarias e inminentes despidos.

Ahora la empresa quiere ampliar su negocio más allá del desarrollo de tecnología de patentes para celulares, que fue su estrategia durante años para ganarse el pan. En su carrera por mantenerse entre los líderes del sector de la tecnología, Qualcomm está apostando su futuro en el llamado Internet de las Cosas, ahora que más y más productos -- desde termostatos hasta cerraduras -- se están volviendo inteligentes con la ayuda de un procesador. (Esto explica, en gran parte, la reciente adquisición de Ikanos Communications, una compañía de procesadores y software que conecta a los dispositivos en un hogar por Internet de banda ancha).

Añadirle este tipo de inteligencia a un producto y facilitar que se comunique con otro -- usualmente por un celular o una tableta -- se conoce como el Internet de las Cosas. De hecho, Qualcomm tuvo éxito en adquirir clientes para incorporar su tecnología en celulares, pero ahora quiere más. La empresa quiere que su tecnología esté presente en todos los espacios posibles: desde las ciudades (como en los parquímetros), hasta las casas (como en las lavadoras), los carros (sistemas de entretenimiento e información) y los wearables (como en los relojes y las gafas).

El actual objetivo de Qualcomm -- el que marcará la pauta del camino a seguir -- radica en procurar una clientela más diversa que produzca una mayor gama de cosas que Qualcomm pueda hacer más inteligentes con sus chips.

"Necesitamos dominar la venta de chips", dijo Raj Talluri, el vicepresidente principal de la gestión de producto para Qualcomm en una entrevista con CNET en Español. "Yo le digo a mi equipo que la meta es vender más chips para que funcionen con la mayoría de aplicaciones. Queremos crear experiencias que harán que la gente compre y disfrute más".

Las oportunidades en el Internet de todo

Llavero, monedero, teléfono. Llavero, monedero, teléfono. Llavero, monedero, teléfono.

Esa frase se ha convertido en el mantra matutino de muchas personas antes de salir de casa. Y si fuese por Qualcomm también estarían en la lista reloj inteligente, tableta, laptop o cualquier otro dispositivo en el cual se pueda colocar uno de sus chips.

qualcomm-teddybear.jpg
Qualcomm dice que sus chips podrían ser usados en dispositivos de cualquier tamaño -- hasta un osito de peluche. Este osito tiene un micrófono, una bocina y un chip que le permiten comunicarse con un celular. Claudia Cruz

Pero Qualcomm no siempre había pensado en la diversificación. Su negocio se estableció al desarrollar la infraestructura inalámbrica que ahora conocemos como CDMA -- la red celular que usan operadoras como Verizon, Sprint y U.S. Cellular -- y la fabricación de celulares, algo que dejó de hacer en 1999 para enfocarse en vender chips con la tecnología CDMA y ganar ingresos de las licencias para acceder la red CDMA y la tecnología 3G.

Aunque la cartera de patentes de Qualcomm es la más extensa en la industria de la tecnología móvil, la empresa quiere cambiar la distribución de su negocio y aumentar la venta de chips para dispositivos que no son teléfonos. En otras palabras, Qualcomm quiere posicionarse mejor para aprovechar la siguiente ola en la industria de la comunicación: el Internet de las Cosas.

Pero aunque es uno de los líderes en la venta de chips y vende la licencia de sus patentes a competidores como Intel y Nvidia, su futuro luce incierto.

En su tercer trimestre fiscal de 2015, que concluyó el 30 de junio, sus ingresos por concepto de venta de chips se mantuvieron sin cambios frente al mismo período de 2014, sumando un total de US$225 millones. Asimismo, Qualcomm sufrió un revés en sus ingresos que cayeron 14 por ciento a US$5,800 millones, frente al mismo período del año anterior, y en sus ganancias operativas (que cayeron a US$1,200 millones, frente a US$2,100 millones). Como consecuencia, Qualcomm anunció también una reestructuración estratégica y el despido inminente del 15 por ciento de las casi 30,000 personas en su fuerza laboral en los próximos meses.

Es por ello que un enfoque más allá de los celulares, a las oportunidades en el Internet de todo podría ser el mejor camino.

"Estamos bien posicionados para aprovechar las oportunidades a largo plazo, dado que la computación móvil se expandirá dramáticamente más allá de los teléfonos inteligentes", dijo el presidente ejecutivo de Qualcomm, Steve Mollenkopf, el 22 de julio cuando se dieron a conocer las pérdidas y se anunció la restructuración. "Qualcomm es y seguirá siendo la empresa líder en la industria de tecnología móvil ... Estas acciones de hoy están diseñadas para asegurarnos de estar estructurados apropiadamente para captar esas oportunidades".

Mas allá de los 'wearables'

Dentro del edificio principal del campus de Qualcomm, en un salón para mostrar algunos de los productos con chips de la compañía para el hogar conectado, encontramos de todo: focos con luces inteligentes, televisores, altavoces y hasta un osito de peluche con bocina integrada para reproducir sonidos. Todos estos gadgets se comunican a través de Wi-Fi con un móvil y usan un chip Qualcomm Atheros 4004. En particular, los dispositivos para el hogar conectado con chips de Qualcomm ahora vendrán con el software AllJoyn, un servicio para que se puedan detectar y comunicar uno con el otro.

Qualcomm tiene una variada colección de chips dentro de una amplia gama de relojes inteligentes. Claudia Cruz/CNET

Qualcomm ya tiene sus manos, o mejor dicho, sus chips metidos en diferentes productos que podrían dar fruto a largo plazo. Ya sean juguetes, electrodomésticos, carros, relojes o cualquier otro dispositivo que llegue al mercado, Qualcomm quiere tener un chip listo para ellos.

Pero para estar listo, tendrá que comenzar a investigar los posibles usos que tendrán estos dispositivos en el futuro -- sin importar la forma que tomen.

"A veces nuestros clientes nos dicen lo que están buscando y trabajamos según lo que ellos están produciendo", dijo el director principal de la administración de productos, Pankaj Kedia, a CNET en Español. "Pero somos una compañía que impulsa diferentes tipos de cerebros para diferentes motores. Entonces el asunto es crear algo que utilice bien la energía y se pueda meter en diferentes formas".

Según Kedia, los chips de Qualcomm del futuro harán cinco cosas clave: tendrán que procesar gráficas y ejecutar programas utilizando menos energía; tendrán que ser más pequeños; tendrán sensores incrustados que serán más pequeños; estarán siempre conectados (ya sea por Wi-Fi o un módem celular) y tendrán que proveer una experiencia adecuada para el usuario. Todas estas características deben estar presentes sin importar en qué clase de producto se incorpore el chip.

"Aún desconocemos la forma y el tamaño [del producto] en el futuro, pero todas estas cosas aún serán necesarias", añadió Kedia.

Este panel de instrumentos en el Maserati que tiene Qualcomm para probar su chip Snapdragon tiene tres ventanas con aplicaciones diferentes (navegación, contactos y música) abiertas a la vez. Esto precisa de más procesamiento gráfico y ejecución de software. Claudia Cruz/CNET

Muchos de los chips más reconocidos de Qualcomm son los potentes Snapdragon, disponibles en cuatro versiones (series 200, 400, 600 y 800), que funcionan en teléfonos de cualquier gama y precio, relojes inteligentes y hasta en las gafas de realidad virtual Samsung Gear VR. Estos procesadores tienen capacidad de computación, para el rendimiento gráfico, para una conexión a Wi-Fi o celular, o cualquier otra especificación de un cliente.

Kedia, quien dirige el grupo que diseña los chips para la tecnología de vestir y portaba un reloj LG Watch Urbane en su muñeca izquierda, sacó de un estuche algunos de los relojes inteligentes que tienen un chipde Qualcomm, incluyendo los alta gama Samsung Gear S y el Huawei W1 Watch, y los baja gama para niños como el el Joon2 Kids Smartwatch, que actualmente se vende en Corea del Sur por US$10.

Pero el chip en un Gear S (Snapdragon 400) no es el mismo que en el Joon2 (tiene el QSC 6270) porque cada reloj tiene un chip optimizado para el tipo de utilización que podría tener: si tiene una pantalla que puede mostrar fotos, el chip tendrá una bloque -- o unidad -- de tecnología para el procesamiento de gráficas más poderosa, por ejemplo. Si el reloj no necesita de un módem celular, el chip no tendrá ese bloque de tecnología.

Qualcomm también colabora con empresas más pequeñas como la startup que fabrica el reloj inteligente modular Blocks, un dispositivo al cual el usuario le puede cambiar módulos de la correa para añadirle o quitarle funciones como micrófono o módem. La tecnología del procesador Snapdragon 400 permite esta variedad de usos para el reloj Blocks.

Esta manera de compartimentar los chips en bloques de tecnología para que el cliente pueda encontrar uno que tenga la capacidad de hacer lo que quiere (computación de texto versus gráficas, Bluetooth o Wi-Fi, por ejemplo) y que toda esa tecnología quepa en un espacio pequeño es lo que Qualcomm piensa le dará la ventaja ante su competencia en los próximos años.

"Qualcomm ha podido sobresalir en la creación de estos bloques de tecnología que son más robustos, más pequeños y consumen menos energía", dijo Kedia. "Nosotros desarrollamos chips para cientos de teléfonos, y es el mismo bloque de tecnología pero empaquetado para un reloj".

Pero Qualcomm tiene aspiraciones mayores -- literalmente. El bloque de tecnología también se encuentra en un artilugio mucho más grande que un teléfono: en un auto. A unos 10 minutos del edificio N, hay un almacén que salvo por algunas cajas y tres automóviles está mayormente vacío.

Qualcomm tiene tres carros: un Maserati, un Cadillac XTS y un carro que no pude ver de cerca porque no han divulgado su marca. El Maserati y el Cadillac incorporan la tecnología de procesadores Snapdragon 602A para usos más allá de una conexión de celular al servicio de ayuda automotriz Onstar.

Qualcomm integró chips Snapdragon 602A dentro un Maserati para probar su rendimiento con tantos programas y gráficas para procesar. Claudia Cruz/CNET

El chip, explicó uno de los ingenieros líderes del grupo automotriz, Jeff Dumrauf, tiene bloques de tecnología que ayudan a procesar al menos siete usos diferentes como la detección de imágenes de las cámaras, sensores de gestos, reconocimiento de voz y la detección de otros dispositivos conectados dentro del carro, entre otras cosas. (El Cadillac, en particular, tiene dos procesadores Snapdragon 602A porque tiene siete cámaras que necesitan respaldo en su rendimiento gráfico, añadió).

Entre los competidores de Qualcomm en el área automotriz incluyen ARM, Intel y Nvidia.

La competencia y los retos a futuro

Durante su tercer trimestre fiscal de 2015, Qualcomm notó una desaceleración en las ventas de sus chips más caros a las fabricantes de dispositivos, principalmente para el uso en celulares, y es una de las razones que dio la compañía por sus pésimos resultados del trimestre.

Qualcomm perdió a Samsung como cliente para su más reciente colección de dispositivos, el Samsung Galaxy S6 y S6 Edge. Muchos esperaban que estos teléfonos insignia tuvieran el procesador Snapdragon 810, pero no fue así. En cambio tienen el procesador Exynos que es fabricado por Samsung. Los rumores también son que el Galaxy Note 5 tampoco tendrá un chip de Qualcomm pero en vez tendría el Exynos 7422. Por otro lado, los nuevos celulares como el LG G4, HTC One M9 y el OnePlus 2 vienen con el procesador Snapdragon 810.

Aunque no está claro quién dominará el sector de los chips para el Internet de las Cosas, lo que sí se sabe es que las fabricantes de procesadores tienen más competencia ahora. Tanto así, que algunos de sus antiguos clientes se han convertido en rivales. Samsung y LG, ambas fabricantes de electrodomésticos y dispositivos, también fabrican chips (Samsung tiene los Artik chips y LG los Nuclun) para el Internet de las Cosas.

Una manera en como Qualcomm apunta a mantenerse a la cabeza del mercado de procesadores es enfocándose en el diseño de chips para todo y atacar diferentes mercados verticales a la misma vez: las ciudades, el hogar, el sector automotriz y hasta las personas que cada vez usan más wearables con chips.

Pero ganar el liderazgo en el creciente sector competitivo del Internet de las Cosas conlleva una estrategia de largo plazo -- y paciencia.

"La gente tiene una perspectiva que una casa inteligente o una ciudad inteligente se puede crear y actualizar automáticamente", dijo Talluri. El ejecutivo dio como ejemplo que tener un foco de luz inteligente en una casa no significa que tienes un hogar inteligente. Falta añadirle inteligencia a otros electrodomésticos -- y conectarlos para que se comuniquen entre sí -- para que en conjunto constituyan una casa inteligente. Entonces, si abres la puerta de tu casa, la cerradura inteligente le avisa al foco que debe encenderse y al termostato que ajuste la temperatura, por ejemplo.

"Son pasos graduales y las cosas poco a poco serán más inteligentes y se comunicarán ... [y] antes de que te des cuenta todo estará conectado", dijo Talluri.

Close
Drag