CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Seguridad

El reconocimiento facial llega al aeropuerto internacional de Sidney, Australia

La aerolínea Qantas trabajará con el puerto internacional para automatizar el proceso de facturación y embarque de los pasajeros.

qantas-dreamliner.jpg

La aeronave 787-9 Dreamliner de Qantas.

Qantas

Un nuevo experimento en el aeropuerto de Sidney, Australia, podría ayudarte a no perder tu vuelo –pero podría costarte tu privacidad.

Algunos pasajeros de la aerolínea australiana Qantas que viajen desde y hacia ese aeropuerto internacional estarían entre los primeros en todo el mundo en formar parte de una prueba que utiliza el reconocimiento facial para automatizar el proceso de facturación del pasajero, de su equipaje, de su acceso a las áreas premium de la aerolínea –y el embarque final.

"En el futuro, no habrán más malabarismos con pasaportes y valijas al momento de la facturación, y no tendrás que buscar en tus bolsillos o teléfonos inteligentes tu tarjeta de embarque, dijo Geoff Culbert, presidente ejecutivo del aeropuerto de Sidney, en un comunicado de prensa. La idea es usar tu rostro como si fuera tu pasaporte y tarjeta de embarque en cada paso del proceso. Según Culbert, el aeropuerto de Sidney recibe unos 43 millones de pasajeros cada año.

Este esfuerzo de automatización no será limitado a Sidney. Según el comunicado, el gobierno australiano quiere expandir esta tecnología a todos los aeropuertos del país e invertirá US$16.6 millones (AUD$22.5 millones) para hacerlo durante los próximos tres años, según CIO, un medio especializado en informática que forma parte de la firma de investigación IDB. 

Aunque Qantas pedirá el consentimiento de los pasajeros antes de incluirlos en esta prueba, las personas que participen en esta primera fase deberían considerar la cantidad de datos personales que estarán proporcionando a los gobiernos, advirtió un profesor de privacidad en la Universidad de Canberra en una entrevista con el Australian Financial Review. 

La Electronic Frontier Foundation (EFF, por sus siglas en inglés), una organización que da seguimiento a los esfuerzos del gobierno de EE.UU. para llevar la biometría a los aeropuertos nacionales, observa una tendencia similar. 

"Estas agencias no solo recopilan datos biométricos para su propio uso; también los comparten con otras agencias como el FBI y con 'socios privados' para que se usen de maneras que deberían preocupar a los viajeros", escribió Jennifer Lynch, una abogada principal con EFF, a finales del 2017 sobre las pruebas de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés.). TSA comparte estos datos con, por ejemplo, su matriz el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés). 

DHS está en espera de la aprobación del Congreso de EE.UU. para comenzar a usar el reconocimiento facial en el cruce de Anzalduas, en la ciudad de McAllen, Texas, un puerto en la frontera con México en los próximos meses, según The Verge. La oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) ha estado probando el reconocimiento facial en los aeropuertos de los estados de Georgia y Arizona desde el año pasado, según la EFF.

Recientemente, empleados de Amazon escribieron una carta abierta criticando que su compañía vende "AWS Rekognition, una poderosa tecnología de reconocimiento facial, a departamentos de policía y agencias gubernamentales", porque los datos adquiridos podrían caer en manos de DHS. Sus esfuerzos no fueron en vano ya que, por el momento, al menos un departamento de policía dijo que dejaría de usarlo.