CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Graduados del MIT recrean el revolucionario puente de Da Vinci

La impresión en 3D permitió a los ingenieros del MIT poner a prueba los planes del llamado hombre del Renacimiento.

Scale model of bridge designed by Leonardo da Vinci.

Karly Bast, graduada del MIT, muestra un modelo a escala de un puente diseñado por Leonardo da Vinci que ella y sus colegas usaron para demostrar la viabilidad del diseño.

MIT

Es el año 1502 d.C. y el sultán Bayezid II envía una solicitud de ofertas: quiere que alguien construya un enorme puente que atraviese el llamado Cuerno de Oro y conecte Estambul con la urbe vecina de Galata. Si eres Leonardo da Vinci, no tienes barras de refuerzo ni asfalto modernos para usar. Al renunciar a los tablones de madera e incluso a las juntas de mortero, el diseño de Da Vinci utiliza solo tres principios geométricos: el arco prensado, la curva parabólica y el arco trapezoidal. Con estos, diseñas lo que en ese momento habría sido el puente más largo del mundo, con un tramo único sin precedentes que se alarga hasta los 790 pies.

Después del rechazo del sultán, tendrías que esperar más de 500 años para que el diseño de tu puente sea finalmente puesto a prueba por un equipo de ambiciosos ingenieros del MIT —y su práctica impresora 3D.

"Nos tomó muchísimo tiempo, pero la impresión 3D nos permitió recrear con precisión esta compleja geometría", dijo la graduada del MIT, Karly Bast, en un comunicado de prensa esta semana.

Bast trabajó con un equipo de ingenieros para finalmente dar vida a un modelo a escala de 1 a 500 del famoso diseño del puente de da Vinci, poniendo a prueba la geometría largamente cuestionada del llamado hombre del Renacimiento. Eso se logró al cortar las complejas formas en 126 bloques individuales y luego ensamblándolos solo con la fuerza de la gravedad. El grupo, que presentó recientemente su trabajo en Barcelona, se basó en los bocetos y las descripciones que se encuentran en el plan de da Vinci para ese trabajo, junto con su propio análisis de los métodos de construcción que había en la época.

La estructura se mantiene unida solo por compresión: el equipo del MIT quería mostrar que todas las fuerzas se transferían dentro de la estructura, dijo Bast aunque reconoció que, al principio, tuvo sus dudas. Sin embargo, cuando colocó la piedra angular, se dio cuenta de que iba a funcionar. Cuando el grupo sacó el andamio, el puente se mantuvo en pie.

"Es el poder de la geometría", dijo.