CNET también está disponible en español.

Ir a español

Don't show this again

Deportes

¿Puede México realmente vencer a la campeona Alemania?

[Análisis] Son pocos los puntos flacos de la selección que se tituló en Brasil 2014, pero durante sus amistosos mostró algunas debilidades que puede aprovechar el Tri.

selección mexicana hexagonal

Javier 'Chicharito' Hernández del Tri tras anotarle a la selección de Costa Rica en el Estadio Azteca el 24 de marzo de 2017.

LatinContent/Getty Images

Lo dicen los jugadores, lo asegura el cuerpo técnico y lo desean muchos fanáticos mexicanos, pero, ¿es posible que la selección de Juan Carlos Osorio derrote a Alemania este domingo? La historia de los campeones mundiales, cuando deben defender la corona, dice que esto sí es posible.

Solo hay que echar una mirada al pasado Mundial, realizado en Brasil, para ver los resultados de España, campeón de 2010. Encajó una goleada 5-1 ante Holanda y lo remató Chile en el tercer partido, 2-0.

En 2006, Italia contra todos los pronósticos se tituló, pero en 2010 perdía con Paraguay hasta el minuto 63, cuando Daniele De Rosi empató. De hecho, la azurra no ganó ni un partido de su grupo.

Francia, campeón en 1998, cayó 1-0 en su debut en 2002 ante Senegal y tampoco ganó partido alguno en su grupo. 

Es normal que un equipo que se tituló enfrente problemas después de las modificaciones y el paso del tiempo. Sobre todo si los técnicos no retocan sus piezas (caso de España) o no existe una generación de relevo (Italia).

Para mala suerte del equipo mexicano, Joachim Löw ha tomado nota de esto y ha tratado de mantener viva la llama sin ningún tipo de sentimentalismos, apartando jugadores que le dieron la gloria pero que no se encuentran bien físicamente, como Mario Götze, autor del gol que le dio el título. 

Pero en los amistosos, que obviamente son apenas una prueba y no predicen el futuro, Alemania cayó en varias oportunidades. Una el 27 de marzo de este año ante Brasil. El resultado fue 1-0 y el tanto fue obra de Gabriel Jesús. Así, la canarinha acabó con un invicto de cuatro años del campeón del mundo. 

La otra derrota fue más sorprendente: 2-1, contra Austria, el 2 de junio. El gol germano fue un regalo del portero Jörg Siebenhandl en el minuto 11, después de eso, el equipo austríaco se hizo del balón y remontó el resultado. 

También, Alemania empató 1-1 contra España, el 23 de marzo, en un encuentro celebrado en Colonia. 

Cuando se revisa con detalle cada uno de estos partidos se encuentran varias pistas que podrían ayudar a México a prevalecer en el partido inaugural, a saber:

1- Cuando Alemania enfrentó un 4-3-3, con jugadores talentosos en el mediocampo, tuvo muchos problemas. Fue el caso contra Brasil y España. Específicamente Iniesta fue un incordio para los germanos. Los toques rápidos y en rondo, entre Thiago (en salida), Isco y Asensio literalmente hicieron sufrir a un mediocampoco formado por Khedira, Kroos, Draxler y Ozil.

2- Efectividad. Si se perdona mucho a Alemania, se paga caro. Austria tuvo dos buenas oportunidades y ganó el juego, lo mismo Brasil en el 1-0.

3- Atentos a las salidas rápidas cuando Alemania ataca. Se ve poco, porque casi no hay rivales con tal despliegue físico, pero cuando Alemania va hacia adelante, deja espacios y su defensa retrocede mal. 

Es probable que para los pesimistas aún esté presente el 4-1 que la selección "B" de Alemania le infringió al Tri en la Copa Confederaciones, pero pocos recuerdan que hasta en cuatro oportunidades México falló en opciones bastantes claras con el resultado remontable. 

Es un lugar común decir que México debe hacer un partido perfecto para sacar un buen resultado y seguir con vida en un grupo que no luce tan inaccesible; sin embargo es una realidad.