La batalla de las pantallas: iPhone 6 vs. iPhone 6 Plus vs. Samsung Galaxy S5

CNET pone las pantallas de estos dispositivos insignia a prueba. Entérate cuál es superior.

iphone-6-screen-comparison-4.jpg
Desde la izquierda en el sentido de las manecillas del reloj: iPhone 6 Plus, iPhone 6, iPhone 5S, Galaxy S5.Foto de Lori Grunin/CNET

La principal competencia del iPhone 6 y el iPhone 6 Plus -- aparte de entre sí -- es la línea Galaxy de Sumsung, el Galaxy S5 y el próximo a salir Galaxy Note 4. En teoría, las pantallas de los teléfonos de las dos compañías son una de las diferencias más notorias. Apple utiliza una pantalla LCD mientras que Samsung se basa en tecnología OLED y ofrece más alta resolución y un mayor tamaño.

La pregunta es: ¿cuál es mejor?

Siguiendo la tradición de nuestras anteriores pruebas de pantalla, nos encaminamos a contestar precisamente esta pregunta. Empleamos una combinación de medidas objetivas que logramos hacer gracias al equipo de pruebas que utilizamos para evaluar y calibrar HDTVs, y observaciones subjetivas que resultan de nuestros ojos expertos.

Cada pantalla tiene sus ventajas y desventajas, pero para nosotros el Samsung Galaxy S5 tiene la mejor pantalla -- pero le gana a los teléfonos de Apple por un pelín. De hecho, su superioridad sobre los iPhones 6 es tan pequeña que sería difícil para la mayoría de usuarios notar las diferencias en el uso diario.

Los cuatro teléfonos que pusimos a prueba -- incluimos el 5S por si acaso, y aún no hemos recibido un Note 4 para analizarlo -- tienen pantallas excelentes. De hecho, a pesar de utilizar distinta tecnología, tamaños y resoluciones, la calidad de su pantalla es tan similar, que palidecen en comparación a las diferencias en ecosistema, duración de batería y diseño.

Los iPhones son más brillantes y son un poquito más precisos en cuanto a color, pero el Galaxy es bastante brillante y es suficientemente preciso. La resolución y la densidad de pixeles, a pesar de parecer una gran ventaja del Galaxy, son suficientemente buenas, para ser honestos. La mayor ventaja visual que ofrece Samsung es el contraste, gracias a los perfectos niveles de negro de su pantalla OLED. Como en los televisores, esa ventaja es suficiente para convertirla en la más atractiva pantalla de teléfono que hemos probado hasta el momento, y que es un poquito mejor que las pantalla del iPhone 6 y iPhone 6 Plus.

En números

Prueba iPhone 6 iPhone 6 Plus iPhone 5S Galaxy S5
100% (blanco) 573 596 564 352*
0% (negro) 0.37 0.42 0.46 0.0007
Proporción de contraste 1,539 1,435 1,225 503,103
Error en gris 0.97 0.8 5.3 3.42
Error color promedio 2.23 2.52 3.44 8.24
Error tono promedio 3.59 3.95 1.92 6.46

*Puede aumentar en condiciones de mucha luz ambiental (ver abajo).

Nota del editor: en la tabla de arriba, los números más elevados son mejores para el 100 por ciento de la proporción de blanco y contraste. Los números más bajos son mejores para el 0 por ciento de errores en negro, gris y colores. El número de la emisión de luz (blanca y negra) está en nits (cd/m2); la proporción de contraste que se calculó a partir de estos, y las cifras de errores son Delta E2000 del software Calman 5 que utilizamos para este análisis.

screenshot2014-04-22-13-24-44.png

Como la mayoría de los teléfonos, los iPhones no te permiten realizar ajustes a la calidad de la pantalla más allá de inhabilitar el sensor de iluminación ambiental y ajustar el brillo de la pantallas. El GS5, ciñiéndose a la tradición de Samsung, es otra historia. Tiene dos configuraciones adicionales que afectan dramáticamente la imagen en la pantalla.

La primera es el modo de Screen (pantalla), que se encuentra en el menú Settings (configuraciones) bajo pantalla (Display). Allí puedes seleccionar entre Adapt Display (adaptar pantalla), Dynamic (dinámico), Standard (estándar), Professional Photo (foto profesional) o Cinema (película).

La segunda se llama "Auto adjust screen tone" (ajuste automático del tono de la pantalla o AAST por sus siglas en inglés), que se encuentra en la parte inferior del menú Display, y está activado de forma predeterminada. La puedes inhabilitar y la emisión de luz del teléfono aumentará sutilmente, de 301 a 352, mejorando así la proporción de contraste y su capacidad de competir con la luz ambiental.

Al seleccionar "automatic brightness" (brillo automático) en el GS5 permite que sea aún más brillante en condiciones de alta luz ambiental, como la luz solar directa. No medimos esta modalidad, pero la pantalla del S5 se desempeñó muy bien bajo el sol.

En cada uno de los teléfonos mostrados arriba inhabilitamos el brillo automático y maximizamos la emisión de luz, que ofrecía máximo contraste. En el GS5, activamos el modo de Movie e inhabilitamos AAST.

screentestskatz02.jpg
Foto de Sarah Tew/CNET

Brillo, nivel de negro y contraste

Observa la tabla de arriba y un par de cifras resaltarán: "0% negro" y "proporción de contraste" en la columna de Samsung -- ambas requieren de un número increíble de dígitos para expresarlas. La pantalla OLED del GS5 es infinitamente negra. Los 0.0007 nits que medí son increíblemente bajos, y yo tengo un dispositivo increíblemente preciso (como lo ven en la foto de arriba). Pero aun así, sospecho que la cifra sería aún más baja si no fuera por la dispersión de la luz.

Con un patrón de prueba negro, la pantalla del GS5 era básicamente invisible a la vista; el mismo patrón en las pantallas de los iPhones era mucho más brillante. La diferencia era mucho menos obvia, aunque aún visible, bajo iluminación normal cuando se veía un material con secciones negras y casi negras.

La proporción de contraste es la diferencia entre la imagen más brillante y la más oscura que puede crear una pantalla, y se considera uno de los aspectos más importantes en la calidad de imagen de los televisores. Es bueno, también, tenerla en un teléfono. Según nuestras medidas, el GS5 derrotó la proporción de contraste de los iPhones, con una proporción de contraste más de 325 veces mejor.

Pero, claro, con texto, fotos regulares y videos, al diferencia visible no se refleja en el número que este número implica. Comparamos una variedad de fotos de prueba (cortesía de Lori Grunin de CNET) en las pantallas de los teléfonos puestos lado a lado, utilizando un arreglo similar a las flores mostradas hasta arriba, y la foto de abajo muestra mejor el contraste de Samsung.

Fotos nocturnas hechas con el Samsung Galaxy S5.Foto de Lori Grunin/CNET

No sólo las áreas negras y ensombrecidas se ven más oscuras, pero los toques de luz se veían más brillantes, concediéndole a la imagen más vida. Al transferir los teléfonos a un lugar más oscuro aumentó aún más la ventaja del Samsung. Notamos que a veces las pantallas del iPhone parecían tener como una capa grisácea sobre las áreas negras, especialmente en el iPhone 5S, al compararlo con el negro puro del Galaxy S5. También notamos una sutil especie de neblina cuando se colocan los nuevos iPhones en un ángulo determinado. Esto puede ser causa del nuevo vidrio de sol y los filtros polarizados para la luz solar directa.

En en pasado nos hemos enfocado bastante en la ventaja de brillo de las pantallas LCD, y en nuestra comparación el iPhone 6, en efecto, fue 60 por ciento más brillante que el Galaxy S5. Pero el Samsung aún seguía siendo bastante brillante, y la cifra "100% blanca" no te cuenta toda la historia.

Además del aumento del "brillo automático" en la luz solar que acabamos de describir, la emisión de luz de la pantalla OLED aumentó cuando medimos un área blanca más pequeña. Los 352 nits para una pantalla blanca completa aumentó a 418 nits para un patrón de ventana blanca que ocupa 25 por ciento de la pantalla, y 469 nits para uno que ocupa 2 por ciento.

En otras palabras, mientras más sea la cantidad de material blanco y brillante en la pantalla al mismo tiempo, como un fondo blanco en un website con mucho texto o un app -- como el del New York Times o Kindle que tienen un fondo blanco -- la pantalla OLED se opacaba más si se le compara con las pantallas LCD de los iPhones (que no cambiaba la emisión de luz dependiendo del contenido). Pero, para los materiales de brillo combinado, como fotos de pantalla completa, videos, páginas web y apps que están compuestos mayormente de este contenidos (como Instagram o Facebook), la emisión de luz de los iPhones disminuyó.

Precisión de color

En términos de cifras, los iPhones vencieron a Samsung en esta área, al acercarse al objetivo de puntos de colores Rec. 709/sRGB en nuestras mediciones. Como puedes ver en las comparaciones abajo, en el que los círculos en los bordes representan la medida y los cuadros blancos representan el objetivo, el verde y el turquesa del iPhone eran mejor que en el Samsung.

colorcomparison2.jpg

El color en los tres iPhones fue bastante similar, en particular en el iPhone 6 y iPhone 6 Plus. El área principal en el que se diferenciaron fue en el color gris. El 6 y 6 Plus fueron virtualmente idénticos y estuvieron muy cerca del estándar D65, aunque tirando un poco al lado del azul. El 5S era más azul, y el peor para los errores de gris, aunque no fue terrible -- venció al HTC en la escala de grises, por ejemplo.

Por su parte, el Samsung demostró una muy buena escala de grises, con un tono rojizo, verdoso sutil en los modos Cinema y Pro Photo, y un poco azulado, verdoso en los modos Standard y Dynamic. Los otros tres modos fueron menos precisos que Cinema en alcanzar el objetivo de puntos de colores Rec 709/SRGB. Los modos Standard y Dynamic estaban significativamente sobresaturados, y el Pro Photo se asemeja a los puntos de colores de Adobe RGB. Cabe mencionar que si prefieres los colores más saturados, ricos y menos precisos, la selección de modos de Samsung representa una ventaja sobre los iPhones.

Pero los colores van más allá de las medidas, así que volvemos a probar las fotos para comparar los teléfonos. Las imágenes en blanco y negro ilustran bien las diferencia en la escala de grises; el GS5 tiende a inclinarse hacia el verde, mientras que los iPhones, y en especial el 5S, tiende hacia el azul. Las pantallas de los dos iPhone 6 son las que vieron mejor lado a lado.

Los tonos de la piel eran técnicamente más precisos en los iPhones, pero se veían muy bien en el GS5, y un observador lo escogió como el mejor de los cuatro dispositivos.

Foto de Lori Grunin/CNET

También examinamos imágenes muy saturadas, como las flores que se muestran en el tope de la página. Los iPhones daban una mejor imagen, con un rojo más profundo cuando se le compara con el rojo anaranjado del S5. No obstante, los cuatro teléfonos se desempeñaron bien en esta área, y las diferencias serían difíciles de percatar sin una comparación directa, cara a cara.

Tamaño de pantalla y resolución

Cuando se trata de pantallas de teléfonos, el número de pixeles es muy importante, pero no tanto como estos números parecen indicar. Como repaso, te contamos cómo se comparan los cuatro teléfonos.

iPhone 6 iPhone 6 Plus iPhone 5S Galaxy S5
Tamaño de pantalla (pulgadas) 4.7 5.5 4 5.1
Resolución 1,334x750 1,920x1,080 1,136x640 1,920x1,080
Densidad de pixeles 326ppi 401ppi 326ppi 432ppi

Los pixeles extra por pulgada del Galaxy S5 -- 1080p en una pantalla más pequeña frente a la pantalla más grande del iPhone 6 Plus -- no importan demasiado a menos que estés leyendo texto que te pones frente a los ojos o estás editando detenidamente unas fotografías. La resolución de la pantalla llegan a un límite después de un tiempo, y los 326 pixeles por pulgadas de Apple son suficientemente buenos para la mayoría de la gente. En pantallas más pequeñas, no necesitarás más... aunque tener una verdadera 1080p es una buena meta para reproducir videos, es verdaderamente difícil de apreciar.

Al observar de cerca texto pequeño y finos detalles en todos los teléfonos, las diferencias en detalle eran básicamente inexistentes. La escala era excelente en cada uno de los teléfonos, presentando fluidos bordes en los textos aún cuando se hacía zoom. Sólo cuando sostuvimos los teléfonos muy cerca de los ojos fue cuando pudimos apreciar la estructura de pixel. Los detalles en las fotos, como las complejas imágenes abajo, fueron igual de nítidos en cada uno de los teléfonos.

La mayor diferencia -- subjetiva -- fue en el tamaño. Las fotos y los videos en pantallas más grandes tienen más impacto cuando se comparan los teléfonos lado a lado, y la libertad para ajustar el tamaño del texto en las pantallas más grandes es una clara ventaja. Dicho esto, el GS5 y iPhone 6 tienen un tamaño similar, y el Samsung tampoco demostró una gran ventaja sobre su rival.

Foto de Lori Grunin/CNET

Conclusión

Como siempre, todo se resume en la preferencia de cada persona. A algunos les gusta el contraste y la capacidad de poder escoger los colores con los modos de la pantalla del GS5, mientras que otros valoran la simplicidad y mejor precisión de color del iPhone.

Dicho esto, pensamos que Samsung tiene una mejor pantalla para la mayoría de las situaciones de visualización y contenido. Apps y websites están favoreciendo más y más imágenes coloridas sobre texto blanco y negro, y en muchas de las imágenes la pantalla del S5 se veía más brillante que las pantallas de los iPhones gracias a su contraste. El S5 tampoco tuvo que competir demasiado con la luz ambiental cuando se le llevaba a exteriores.

El iPhone 6 y el iPhone 6 Plus son casi idénticos en su desempeño, y son pantallas pequeñas con calidad superior. Dudamos que muchos usuarios se quejen de la calidad de imagen. Las pantallas de los nuevos iPhones también tienen una mejor proporción de contraste y mejores colores que el iPhone 5S, pero la diferencia es mínima.

En el uso diario, diferenciar entre las pantallas IPS Retina de los iPhones y la Super AMOLED del Galaxy S5 es una tarea difícil a menos que coloques los teléfonos lado a lado. Los iPhones tienen pantallas excelentes con muy buenos colores y mucho brillo. Pero, como no son OLED, sencillamente no resaltarán en la mayoría de las condiciones de luz con el mismo contraste vívido de las pantallas de Samsung. Las pantallas de los iPhones son excelentes. Pero, simple y llanamente, la pantalla del Samsung GS5 es, en la mayoría de los casos, un poco mejor.

Finalmente, cabe repetir que consideramos la calidad de la pantalla como un factor menos importante que otras características a considerar, como el diseño del teléfono, el tamaño, la marca, la operadora, el software y el ecosistema. No obstante, la pantalla es aún una parte importante para poner a prueba, especialmente en aquellos dispositivos insignia que utilizamos para consumir contenido de entretenimiento.

Close
Drag