Proveedor de Samsung en China empleó menores de edad: informe

Samsung niega acusaciones de la organización China Labor Watch de que su proveedor chino HEG Electronics contrate a niños menores de 16 años.

china-labor-watch.jpg
China Labor Watch

Samsung y Lenovo fueron puestos el jueves bajo escrutinio, después de un informe publicado por China Labor Watch, un organismo de control de prácticas laborales de China, afirmando que niños estaban trabajando en una instalación que fabrica productos para ambas compañías.

China Labor Watch emitió hoy un comunicado diciendo que HEG Electronics empleó a más de 10 niños menores de 16 años en un centro de Huizhou, provincia de Guangdong. El chico más joven tenía 14 años de edad, según China Labor Watch. La instalación se utiliza para producir componentes para Samsung y Lenovo, según la organización.

Samsung, sin embargo, dijo en respuesta a las alegaciones del grupo, que condujo una investigación en esa misma línea de producción, incluyendo entrevistas uno-a-uno, y que no encontró niños, ni estudiantes trabajando allí. "Inmediatamente notificamos nuestras conclusiones a CLW y también propusimos que Samsung y CLW realizaran una investigación en el lugar común para una verificación más precisa. Además, propusimos un proceso de contratación en la sesión informativa de Samsung que incluye una verificación de identidad y entrevistas cara a cara," dijo una portavoz de Samsung.

"Nos parece lamentable que CLW emitiera hoy esas acusaciones sin ninguna mención a nuestro comunicado al respecto", agregó la portavoz. "En Samsung Electronics, nos preocupamos profundamente por la salud y la seguridad de todos nuestros empleados y los empleados de nuestros proveedores". Y añadió: "Mantenemos una estricta política de tolerancia cero sobre el trabajo infantil."

Samsung se ha enfrentado a un mayor escrutinio sobre el trabajo infantil en algunas de las instalaciones propiedad de sus proveedores. Durante el último par de años, de hecho, ha sido golpeada con varias quejas en contra de los proveedores que, se alega, han utilizado mano de obra infantil.

Apenas el mes pasado, Samsung dijo que recortaría pedidos de uno de sus proveedores, Shinyang Electronics, después de que llegó la noticia de que la empresa estaba supuestamente violando las regulaciones del trabajo infantil. "Después de la investigación, Samsung decidió suspender temporalmente negocios con la fábrica en cuestión, ya que se encontraron evidencias de presunto trabajo infantil en el lugar de trabajo", dijo la empresa en ese momento. "La decisión fue tomada de acuerdo con la política de tolerancia cero de Samsung sobre el trabajo infantil".

China Labor Watch confirmó que había informado a Samsung de sus resultados la semana pasada y que "exigió" que pagaran los salarios de los trabajadores en HEG que eran estudiantes. No está claro qué otra cosa la compañía podría haber exigido de HEG.

CNET también contactó a Lenovo para hacer comentarios sobre el informe. Vamos a actualizar esta historia cuando tengamos más información.

En 2012, HEG Electronics fue acusada por China Labor Watch por violación de las normas sobre el trabajo infantil en sus instalaciones. Samsung en ese momento se comprometió a abordar la cuestión con HEG y "corregir la situación de trabajo infantil y otras violaciones a lo largo y ancho de su cadena de suministro".

La última investigación, que se llevó a cabo durante las últimas semanas, muestra que "las condiciones en HEG no mejoraron, han empeorado", dijo China Labor Watch. En esta investigación más reciente, China Labor Watch encontró que, además de la mano de obra de menores de edad, HEG tenía más de 100 estudiantes de escuela trabajando sin pagarles horas extra, y hacerlos trabajar el turno de noche. "CLW ha contactado a un número de trabajadores estudiantiles directamente por teléfono", la organización escribió el jueves. "Algunos hicieron productos de Samsung en HEG, mientras que otros hacen productos de Lenovo".

Uno de ellos era un antiguo estudiante universitario de 19 años que dijo al director ejecutivo CLW, Li Qiang, que mientras trabajaba en la línea de producción de Samsung en HEG, trabajó cuatro horas de tiempo extra un día, además de la jornada de trabajo normal de ocho horas, pero que recibió un pago de 8.5 yuanes (US$1.38) por hora por todo el trabajo, a pesar de que la ley china exige el pago de horas extra a 1.5 ó incluso dos veces el salario normal.

Close
Drag
Autoplay: SI Autoplay: NO